• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Agentes del Sebin operan bandas de secuestro

Estos grupos también estarían integrados por funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Personal venezolano de inteligencia opera bandas de secuestro y extorsión, de acuerdo con denuncias efectuadas por dos víctimas: José Daniel Stekman y el capitán retirado de la GNB, Juan Carlos Nieto cuyos relatos fueron publicados por el Nuevo Herald.

A mediados de agosto del 2013 a Stekman lo hicieron salir bajo engaño de su apartamento y cuatro hombres lo secuestraron; posteriormente lo torturaron para obligarlo a confesar dónde estaban el dinero y los autos de su tío, teniente coronel Francisco Navas Lugo, ex gerente de Cadivi, acusado presuntamente de prácticas de corrupción, pero sus agresores eran supuestamente funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar de Venezuela.

“Este es un modus operandi muy común”, dijo Anthony Daquín, ex asesor del Ministerio de Interior y de Justicia de Venezuela. “Funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar y del Sebin operan estas bandas de secuestro y extorsión”.

Sus víctimas son los acusados por las cortes chavistas de cometer algún delito y los secuestros son perpetrados por los mismos agentes de los organismos, generalmente dos o tres días antes de que sean entregados a la orden de los fiscales para ser procesados.

El objetivo es sacarles la mayor cantidad posible de dinero y propiedades a las víctimas, frecuentemente bajo tortura, antes de que sean entregadas a la justicia.

Stekman está preso bajo cargos de haber cometido irregularidades en la tramitación de divisas; en su testimonio dijo haber sido sometido a repetidas golpizas por parte de sus captores.

 

Caso de Nieto. Juan Carlos Nieto, quien también se encuentra encarcelado en Venezuela, fue atacado en abril por agentes de la Dgcim cuando se encontraba con su esposa e hija en Plaza Las Américas, en Caracas, pero en vez de ser entregado a las autoridades para su procesamiento, bajo los cargos que posteriormente le presentaron –que estaba vinculado con un presunto complot contra el régimen de Nicolás Maduro– los funcionarios lo torturaron para obligar a sus familiares a pagar rescate.

Fue sometido por tres agentes a más de 30 horas de tortura que incluyeron brutales golpizas, según el testimonio que brindó Nieto a las autoridades.

La agresión le causó un “traumatismo cráneo encefálico severo”, entre otras graves lesiones, se lee en un informe médico del Hospital Militar, centro asistencial en el que estuvo internado.