• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Joven quemó a vigilante para quitarle su perro

Frank Rivero, hermano del vigilante quemado por el joven para quitarle el perro | Foto: Omar Veliz

Frank Rivero, hermano de la víctima, relató los hechos | Foto: Omar Veliz

Esteban Marino, de 33 años, murió 12 días después de ser atacado con un fosforito mientras dormía en el Deportivo Gran Colombia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un adolescente de 14 años de edad cumplió con la amenaza de muerte que el 6 de enero le hizo al vigilante del Deportivo Gran Colombia, Esteban Marino Machado, de 33 años de edad, cuando discutieron por un perro golden retriever que días antes el dueño de un taller mecánico le regaló al custodio del campo de fútbol ubicado en el sector Prado de María de la parroquia Santa Rosalía.

El hermano de la víctima, Frank Rivero Machado, explicó que su familiar sufrió quemaduras de segundo y de tercer grado luego de que el 7 de enero a las 10:30 pm, aproximadamente, el adolescente le arrojara un fosforito por la rendija de la puerta del galpón del Deportivo Gran Colombia donde solía dormir después de terminar con sus labores de limpieza y de vigilancia de ese espacio público del barrio Gran Colombia.

“Mi hermano se quedó dormido y como estaba tomado, no se dio cuenta de que el colchón agarró fuego. Luego un vecino lo auxilió cuando vio las llamas en el galpón. Yo no le hice nada a ese muchacho para no meterme en problemas. Él mismo me admitió que quemó a mi hermano. Espero que se haga justicia en el caso y que ese joven pague la condena que le corresponde porque si no me tendrán que meter preso a mí”, manifestó.

Machado denunció que el adolescente ha estado involucrado en hechos de agresión en el sector popular y que, de acuerdo con la información que manejan, el joven fue aprehendido por funcionarios del Cicpc.


Ruleteo hospitalario. Después de ser auxiliado por el vecino del barrio Gran Colombia, Marino fue llevado al CDI de la zona, al hospital de Coche, al Pérez Carreño y al hospital de Lídice, pero en ninguno de los centros asistenciales fue recibido por falta de insumos. Fue la mañana siguiente del ataque que lo atendieron en el hospital Vargas, donde falleció 12 días después de recibir cuidados intensivos y de haber sufrido 4 paros respiratorios.

Los familiares de Marino advirtieron que agotarán todas las instancias para exigir que se haga justicia en el crimen del hombre que tenía más de cuatro años a cargo de la vigilancia del Deportivo Gran Colombia.

“No es justo que eso le haya pasado a mi hermano que era un hombre tranquilo y trabajador que hasta le llegó a dar plata a la familia de ese muchacho mala conducta para que comiera”, dijo el hermano de Marino.