• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Adiós a las armas

Juan Arango | Henry Delgado

Juan Arango | Henry Delgado

¿Quién será el nuevo director técnico de la Vinotinto? ¿Se apartará Juan Arango? Junto al capitán, otros jugadores pasados de los 30 años de edad, podrían tomar el mismo sendero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si no la recuerdan los mayores, si a los jóvenes el título no les pulsa los botones de la memoria, vamos a decir que Adiós a las armas fue una película filmada en 1957. Basada en un libro de Ernest Hemingway, recrea la historia del soldado Frederick Henry (interpretado por Rock Hudson), quien, después de sobreponerse a los tormentos de una herida, va de nuevo a la guerra y luego, herido otra vez, huye en procura de Catherine Barkley, (Jennifer Jones) su amada, quien había perdido la esperanza del reencuentro. Perseguido por las fuerzas italianas, llega a Suiza a verse con ella, quien queda embarazada, con el infortunio de que muere, al igual que el bebé. Frederick, desamparado, comienza a andar por las calles sin rumbo fijo y diciendo, en los más hondo de su ser, "adiós a las armas".

Es una historia hermosamente triste, o tristemente hermosa. En realidad, todos los seres humanos, menos los perros de la guerra, quisieran decir adiós a las armas. Y adiós a las armas se aplica, en sentido metafórico, a muchas cosas de la vida.

Y entonces, por estos días está por terminar el Premundial Suramericano de fútbol, y la selección Vinotinto está rodeada de las dudas y las incertidumbres para el próximo ciclo, que prenderá sus turbinas en 2015: ¿quién será el director técnico que sustituya a César Farías? ¿Quién será el caudillo que aparezca en el medio campo y en el corazón del equipo por Juan Arango? Finalmente y ante la edad de algunos jugadores, ¿con cuáles futbolistas se contará? El tiempo, ese dios que a diferencia de Dios no perdona, hablará claro y despiadadamente a aquellos que rebasan los 30 años. ¿Quiénes serán los que digan adiós a las armas?

Aquí van, de mayor a menor: Renny Vega, 34 años de edad, arquero, Deportivo La Guaira últimamente ha sido desplazado del puesto por Dani Hernández, pero no se le puede negar que ha sido vital en los éxitos de la Vinotinto. Fue al Colo Colo chileno con fortuna desigual, y a su regreso volvió al Caracas sin porvenir garantizado. No hay dudas: su calidad ha mermado, no es aquel hombre atrevido y bromista que pasaba la pelota por encima de los atacantes rivales. Es muy improbable que vuelva a ser llamado.

Leo Morales, 34 años, arquero, Aragua: Se le ha visto convocado en los últimos partidos, pero casi siempre ha sido suplente de alguien. No ha sido un arquero de mucho alcance, pero su colocación ha sido su bastión más importante para ser titular por muchos años en el fútbol local. Parece estar entero, y cuenta con la poca presencia de otros en su puesto.

Tal vez tenga la esperanza de un llamado.

Juan Arango, 33 años, mediocampista de ataque, Borussia Monchengladbach: No hay dudas de que ya no corre como antes, pero sabe administrar los partidos. Ha anunciado su adiós de la selección si Venezuela no clasifica al Mundial.

Sería un dolor del país no verlo en Brasil 2014, porque si alguien merece ser mundialista, es él.

Tal vez su desvinculación del equipo Vinotinto tenga que ver con su decepción, pero también por saber que en cualquier momento el tiempo le va a comenzar a pasar la cuenta. No hay, por ahora, quien puede ser el nuevo Arango, un jugador al que todos miran cuando las situaciones del juego son conflictivas: Arango nos da una mano, dicen los compañeros, y así ha sido siempre.

Franklin Lucena, 32 años, cabeza de área, Deportivo La Guaira: siempre ha sido un consecuente "hombre de Farías" -como se dice en el fútbol-, por la seguridad que ha dado salvaguardando a los mediocampistas y resguardando a los defensas centrales. Sin embargo, en los últimos partidos ha perdido seguridad, sobre todo en el pase, y, parafraseando una película de Steven Spielberg, "rescatando al soldado Lucena" podría explicar las luces que se le han ido apagando. Sin embargo, ha hecho de la voluntad su gran proclama y podría volver, aunque se piensa que es tiempo de buscarle sustituto.

Giacomo Di Giorgi, 32 años, mediocampista mixto, Táchira: Últimamente ha sido olvidado por la dirección técnica, tal vez por falta de continuidad en su juego. No es jugador que se luzca, porque prefiera sacrificarse para el colectivo; tal vez esta condición, que exige multiplicación, ya esté cobrando y Di Giorgi ya no sea el mismo. En su lugar han surgido varios valores de nueva data, y eso lo aleja de la selección nacional.

César "Maestrico" González, 31 años, mediocampista de ataque, Táchira: Siempre ha sido otro de los muchachos de confianza de Farías, porque tiene don de liderazgo y de levantar a los compañeros cuando estos caen en los vacíos de los partidos. A veces, por su temperamento, es irregular, y por eso es capaz de alternar grandes y bajos partidos. Pero mantiene su nivel, y aunque tiene 31 años de edad (los cumplirá el próximo primero de octubre), podría tener opciones en la próxima era.

Al límite. Aunque todavía no llegan a las fronteras de la edad, hay algunos jugadores que están cerca de ella. Claro que, por su condición de ser hombres del último valladar, tipos duros de la defensa, suelen durar más. Oswaldo Vizcarrondo y Gabriel Cichero tiene 29 años de edad, y salvo lesiones insalvables, aún tendrán vida dentro de dos años, fecha del pistoletazo de salida del Premundial Rusia 2018.

Hay que recordar ahora a Alejandro Moreno, muy utilizado por Richard Páez y César Farías en el frente del ataque, principalmente por ser un jugador táctico. Moreno, quien tiene 34 años de edad, tenía otros intereses al margen de la cancha y se retiró este mismo año. Por ahí anda, como comentarista de la Major League Soccer, y ejerciendo su profesión de administrador.


Tomás Rincón tiene la palabra
Además de la edad, el liderazgo preocupa en los cuarteles generales de la selección. Ido Arango, no insurge el jefe. Se ha dicho que la heredad podría caer en Tomás Rincón, quien tiene posiciones de vanguardia, pero este mediocampista asume funciones de mando en su comarca, pero no en el sentido global que el equipo necesita en los partidos. ¿Valdría la pena probar con él?

Con Milla en la memoria
A los 42 años de edad, Roger Milla marcó a Rusia un gol en Estados Unidos 1994, para convertirse en el jugador de más edad en anotar en un Mundial. En Italia, cuatro años antes -a los 38-, enredó en las redes cuatro balones, dos de ellos a Colombia para sacar a los suramericanos en octavos de final. Nacido en Yaoundé, Camerún, se le recuerda por su mal genio y también por ser, como una fiera acechante, un terror en las inmediaciones del área.