• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Acribillaron a vendedor de pescado por confusión

Edison Bermúdez, de 25 años de edad, fue asesinado de ocho tiros el lunes a las 6:00 pm en el barrio Las Malvinas en El Valle

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por lo menos 257 cadáveres fueron ingresados a la morgue de Bello Monte durante la primera quincena de diciembre, de acuerdo con cifras extraoficiales. En la sede de la Medicatura Forense estaba ayer Santa Torrealba, madre de Edison Bermúdez, de 25 años de edad, para retirar el cuerpo de su hijo que fue acribillado en la calle La Alfarería del barrio Las Malvinas, en El Valle, el lunes a las 6:00 pm aproximadamente.

De acuerdo con la versión de la mujer, Bermúdez fue asesinado de ocho tiros por una pareja de encapuchados que lo habrían atacado por confusión.

“En lo que iba entrando a la casa lo asaltaron los encapuchados y luego subieron unos hombres sin capucha. Le preguntaron si era “el sombra”, y aunque él les dijo que no, le dispararon. Le dijeron que si no era “el sombra” no importa. Lo dejaron allí tirado. Así como mataron a mi hijo pueden matar a cualquiera. Hasta dentro de nuestra propia casa nos pueden asesinar”.

Bermúdez vendía pescado junto con su padre en el mercado de Coche. Era el segundo de cinco hermanos. La tarde antes de ser asesinado había ido a comprar la ropa que se estrenaría en Navidad y fin de año.


“En Petare manda el que tiene pistola”. A tres días del crimen de Yeferson José Mejías, de 13 años de edad, muerto a tiros al quedar atrapado en línea de fuego entre dos bandas delictivas, en el sector La Machaca en San Blas, los familiares aún efectúan trámites para retirar el cuerpo de la morgue de Bello Monte, pues el joven era de nacionalidad colombiana y les exigen varios recaudos para concretar el egreso del cadáver.

“Hace más de cuatro años vinimos a probar suerte a Venezuela y nos trajimos a los muchachos, pero perdimos uno por la inseguridad”, dijo Luzmila Canencia, tía del adolescente que era el menor de tres hermanos.

Explicó que su sobrino fue alcanzado por un disparo cuando salió de su casa con su bicicleta a comprar una tarjeta telefónica: “El niño desgraciadamente no tenía escapatoria; el tiro lo agarró en la cabeza y le segó la vida. Aquí no hay seguridad ni a dónde ir a poner una denuncia, pues nunca se hace justicia. La policía se presenta en el barrio después de que pasa algo. Allí roban, matan y nadie hace nada por nadie. Ninguno de los planes del gobierno sirve para nada, allí manda el que tiene pistola".