• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Localizaron dos cádaveres en la Autopista Regional del Centro

El Cicpc encontró los cuerpos en la parte baja del sector El Samán, en el kilómetro 16 de la ARC | FOTO ÁLEX DELGADO

El Cicpc encontró los cuerpos en la parte baja del sector El Samán, en el kilómetro 16 de la ARC | FOTO ÁLEX DELGADO

A Manuel Dos Ramos Pereira y Celeste Ananda Yépez Montes de Oca se los llevaron el miércoles del negocio del portugués

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer, a las 5:00 am los habitantes del sector El Samán se toparon con comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas que realizaban las pesquisas en relación con el hallazgo de dos cadáveres en los terrenos del club Monte Claro, en la Autopista Regional del Centro, kilómetro 16.

Como Manuel Dos Ramos Pereira, de 51 años de edad, y Celeste Ananda Yépez Montes de Oca, de 25 años de edad, fueron identificados los cuerpos que estaban maniatados y presentaban múltiples heridas por armas de fuego.

El hombre era oriundo de Portugal y desde hace varios años tenía un negocio en el sector Los Lagos, en Los Teques. El miércoles en la noche se encontraba en su comercio conversando con Yépez cuando fueron sorprendidos por varios hombres que los sometieron y los plagiaron. Al parecer, el Cicpc de Los Teques inició las investigaciones para dar con el paradero de los secuestradores y en el transcurso de la noche realizaron varias detenciones.


Hipótesis. Una de las versiones manejadas por el cuerpo policial es que los delincuentes, al enterarse de los procedimientos realizados por los funcionarios en Los Teques, optaron por asesinar y abandonar los cadáveres, según información extraoficial.

Otra de las hipótesis que tomó relevancia en las investigaciones preliminares es que los familiares se negaron a cancelar el rescate. Dos Ramos Pereira no poseía los recursos económicos para pagar su liberación, dijo una fuente policial.

Botadero de cadáveres. Habitantes del sector El Samán indicaron que este sería la cuarta vez en el año que delincuentes utilizan las zonas boscosas para abandonar cadáveres y despistar a las autoridades.

“Esto es sólo en las noches y no hay iluminación. Es un sitio perfecto para los malandros que quieren huir”, manifestó uno de los vecinos que quedó atrapado en la cola mientras el Cicpc realizaba las pesquisas en el lugar.

Otro ciudadano residente de la zona aseguró que hace unos meses fue víctima de un secuestro exprés junto con su hija de dos años de edad, cuando se encontraba saliendo del sector en horas de la mañana.