• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Aumentaron secuestros de niños y adolescentes en 2013

El Cicpc logró liberar a la comerciante Yelitza Hernández / Álex Delgado

El Cicpc logró liberar a la comerciante Yelitza Hernández / Álex Delgado

Casi 13% de las personas plagiadas en todo el país durante 2013 tiene menos de 18 años de edad 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un importante incremento en el secuestro de menores de edad se ha reportado en todo el país, y especialmente en el Distrito Capital y el estado Miranda, desde la primera semana de noviembre.

De acuerdo con cifras extraoficiales de la policía judicial, entre el 1 y el 9 de noviembre fueron plagiados en todo el país 9 personas con menos de 18 años de edad. Los casos fueron reportados en Cojedes (1), Distrito Capital (2), Miranda (3), Nueva Esparta (1), Aragua (1) y Trujillo (1). Antes de estos casos, marzo era el mes con mayor número de menores plagiados, con 6.

En 2012, del total de personas secuestradas, 11,5% tenía menos de 18 años de edad. Este año, la porción se elevó a 12,8%.

Esto ha sucedido en parte porque los cuerpos de seguridad están abrumados por la carga de trabajo. El consultor Fermín Mármol García indicó que en Caracas son necesarios 500 funcionarios en unidades antiextorsión y secuestros. Pero solo hay 100 entre Cicpc y GNB.

Una vez liberada la víctima, los agentes concentran sus energías en el siguiente cautivo. A finales de octubre, el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestros de la GNB instruyó a sus funcionarios en todo el país para que hagan seguimiento a todos los casos, aún después de la liberación de la víctima, por considerarse que esa es la única manera de garantizar que las estructuras delictivas no continúen operando.

Otro factor que ha ocasionado este repunte es la excesiva exposición en la que incurren los adolescentes en horas y lugares conocidos por la frecuencia de los secuestros.

“Secuestrar a menores se está haciendo muy fácil. Además, cuando ocurren las liberaciones es muy poca la información que dan”, explicó el subcomisario retirado Francisco Javier Gorriño.

La liberación de 2.800 presos como consecuencia del plan Cayapa, del Ministerio de Servicio Penitenciario, y las fugas de los internados judiciales de Rodeo y Yare, también son considerados por los expertos como detonantes de este delito. Según Mármol, muchos de ellos se han reagrupado para operar entre Guarenas e Higuerote.

En pubertad

De los 44 menores de edad secuestrados este año, 19 (43,1%) tienen entre 11 y 15 años de edad. Los plagios han ocurrido en los alrededores de sus viviendas o cuando se trasladan a hacer deportes o actividades académicas.

Así sucedió con un prospecto de béisbol, de 15 años de edad, plagiado en Cagua el 11 de agosto. El joven quedó en poder de los captores cuando iba a la Academia Carlos Guillén. Por él pedían 3 millones de bolívares. Fue liberado dos días después.

En 9 casos, las víctimas tienen menos de 10 años de edad. Rara vez son el objetivo de los delincuentes. Quedan secuestrados pues van con sus representantes en un mismo vehículo. Así ocurrió con la comerciante Yelitza Hernández, de 49 años de edad, y su hija de 6 años de edad, raptadas el sábado 2 de noviembre cuando entraban en un Ford Fussion a un edificio de la avenida O´Higgins. Fueron liberadas tres días después sin que se pagaran los 3 millones de bolívares que pedían los captores.

Los secuestradores pueden aprovechar la angustia que pasan los padres al tener a sus hijos en cautiverio y exigir cuantiosos rescates, aseguró Mármol. Sostuvo que lo mejor es siempre denunciar ante las autoridades.

“Uno sabe cómo comienzan estos casos, pero no cómo terminan. Generalmente, mueren en cautivero 4% de las víctimas. Es un porcentaje bajo, pero es una realidad. Al no denunciar se pierden evidencias que hacen que las investigaciones se interrumpan”, explicó.

Delincuentes inexpertos

Entre el 1 de enero y la primera semana de noviembre las autoridades han recibido denuncias sobre los secuestros de 343 personas. A este ritmo, 2013 finalizaría con una disminución general de aproximadamente 40% en las denuncias de este delito con respecto al año pasado.

No obstante, lo ocurrido este mes ha elevado el porcentaje de menores victimizados por los grupos de secuestradores. Hasta el 10 de noviembre fueron plagiadas en todo el país 44 personas con menos de 18 años de edad.

Una de las razones tiene que ver con un repunte general del secuestro en el país.

Casos se prolongan

Fuentes de Cicpc y de la Guardia Nacional Bolivariana aseguran que las bandas dedicadas a este delito están poco estructuradas e intentan cobrar los rescates antes de que se cumpla el primer día de cautiverio. Aún así, han adquirido paciencia y logística para permanecer con sus víctimas por lapsos más prolongados. De hecho, están cada vez más organizados y vigilan a sus posibles víctimas para asegurar la mayor ganancia.

Este fue el caso de la analista contable de 31 años de edad que trabaja para una distribuidora de bebidas gaseosas en el oriente del país. Quedó en poder de los plagiarios el jueves 7 de noviembre al mediodía, junto con dos sobrinos de 11 y 7 años de edad, luego de ser interceptada en el Instituto Universitario de Higuerote. Dos días después se reportó su liberación. Los captores exigieron inicialmente el pago de 2 millones de bolívares, y según las autoridades se trata de un grupo dedicado al secuestro breve.

El día anterior, a las 8:00 am, un estudiante de 13 años de edad desapareció cuando se dirigía a un colegio en la urbanización Nueva Casarapa de Guarenas. Los antisociales usaron una vieja camioneta verde para llevarse al joven. Luego se comunicaron con su representante para exigir el pago de una suma millonaria.

Vigilancia complicada

Los secuestros en los que las víctimas son menores de edad atraen la atención pública y representan muchas complicaciones para los delincuentes en lo relacionado con la custodia de los secuestrados. Esto los obliga a incorporar a mujeres para llevar a cabo esta tarea.

Por eso, según Mármol García, los plagiarios más experimentados evitan tener entre sus cautivos a personas con menos de 18 años de edad. La posibilidad de un desenlace fatal es alta, como ocurrió en el caso de los hermanos Faddoul Diab, en 2006.