• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“¡Qué viva el Santísimo Sacramento!”

Los Diablos Danzantes fueron reconocidos como Patrimonio Cultural / AVN

Los Diablos Danzantes fueron reconocidos como Patrimonio Cultural / AVN

La esperada decisión de la Unesco fue festejada por toda Venezuela, en especial en las localidades de la costa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"¡Que viva el Santísimo Sacramento! Él es el rey de reyes.

Nuestro amo, y nosotros somos sus esclavos". Así dijo emocionado, desde París, Francia, Ernesto Herrera, presidente de la cofradía de los Diablos Danzantes de Yare, una de las once comunidades de promeseros que le rinden honor al Santísimo Sacramento, y que desde ayer son Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad, por decisión de la Unesco.

Herrera quiso compartir, con el párroco de la iglesia San Francisco de Paula en Yare, sacerdote Francisco Mijares, la alegría que sintieron los 22 representantes de las diabladas de todo el país cuando recibieron el anuncio, por esto lo llamó a la 1:30 pm, cuando en París ya casi anochecía.

Para este promesero, el reconocimiento rinde tributo a su familia, pues su bisabuelo Luis Francisco Zamora fue en 1952 el primer presidente de la cofradía, y su abuelo, Pedro José Herrera, lo siguió en el cargo en 1964.

Mientras, según Herrera, en Francia hasta los representantes de la Unesco estaban emocionados y agitaban sus cuerpos con los bailes de los diablos de Ocumare de la Costa, que danzaron ante los jurados; en la liturgia que oficiaba el padre Mijares en Yare los feligreses lloraban de dicha.

Precisamente uno de los asistentes a la ceremonia de acción de gracias fue el alcalde de San Francisco de Yare, Saúl Yánez, que paga promesas desde hace diez años. Luego de ir a misa, Yánez emitió un decreto para declarar el viernes 7 de diciembre Día de Júbilo y Día Histórico de Naturaleza Cultural sobre los Diablos Danzantes.

El funcionario informó que hoy se entregará un reconocimiento a los promeseros del lugar, en un acto al que se espera que acuda el ex vicepresidente de la República, Elías Jaua. La ceremonia aplaudirá la labor de preservación del acervo cultural y religioso de los Diablos quienes, según cuenta la tradición, rinden tributo al Santísimo Sacramento del Altar desde 1749, cuando bailaron por primera vez para agradecer la lluvia que cayó justo cuando la cosecha estaba a punto de perderse. Desde entonces cada año se celebra esta festividad religiosa.

Decisión

Desde ayer 6 de diciembre los Diablos Danzantes de Venezuela forman parte de la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Unesco, luego de que por tercera vez el Estado venezolano hiciera tal solicitud. Para llegar a este fallo, anualmente se reúnen, entre el 3 y el 7 de diciembre, cerca de 600 expertos de más de 110 países en la sede de la Unesco, en París, donde analizan los progresos llevados a cabo por los Estados para preservar del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y las medidas en curso para salvaguardarlo. El Comité de Salvaguardia inscribió ayer a otros seis nuevos elementos procedentes de Rumania, España, Turquía, Omán y Vietnam.

Actividades

El padre Mijares explicó que ante la trascendencia de declarar a los Diablos Danzantes del Corpus Christi de Venezuela, Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad; el obispo de Miranda, Freddy Fuenmayor, autorizó que bailaran hoy, pues a la cofradía de Yare sólo se les permite hacerlo cuando se cumplen nueve jueves después del Jueves Santo.

Para celebrar tal anuncio, la parroquia se llenó de bromelias, astromelias, gladiolas, margaritas, yerberas y pompones, flores que se colocarán alrededor de la base del Santísimo, el cual saldrá en procesión alrededor de la plaza Simón Bolívar de Yare, luego de la misa solemne pautada para las 10:00 de la mañana.

Según dijo el primer capataz de los Diablos, Pablo Azuaje, Yare se cubrirá hoy de fuegos artificiales y hasta el cementerio acudirán los promeseros para rendir tributo a aquellos que ya se han ido, como Gumersindo Palma, Mocho Sanoja y Miguel Ravelo.

Azuaje comentó que bailará hasta que las piernas lo sostengan y la vista lo guíe, pues cuando tenía cuatro años quedó ciego y sólo después de que su madre lo ofreció al Santísimo volvió a caminar y a ver.

Con esa convicción hablaba desde la Casa de los Diablos, , donde afirmaba con orgullo que era el único con máscara de cuatro cachos, lo que significa los puntos cardinales".