• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La violencia de género es un mal común en América Latina

Entre 17% y 53% de las mujeres de 12 países de la región admitieron que han sido agredidas en algún momento de su vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Insultadas, golpeadas y violadas por sus parejas. Esa violenta realidad es vivida por miles de mujeres en la región. Un informe de la Organización Panamericana de la Salud, que se publicó el jueves, revela que entre 17% y 53% de las mujeres de 12 países de América Latina han experimentado abusos en algún momento de su existencia.

El estudio, denominado Violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe, presenta los resultados de entrevistas que se realizaron a 180.000 personas entre 2003 y 2009. Se trata de uno de los trabajos más completos que se han adelantado sobre este asunto, considerado un problema de salud pública.

Bolivia es el país en el que se reportó más cantidad de casos, con 53% de mujeres afectadas por la violencia de género. Las entrevistadas aseguraron que habían recibido alguna vez cachetadas, empujones, puñetazos, amenazas de lesiones con armas. Además, señalaron que en algún momento sus parejas las habían obligado a tener relaciones sexuales.

También, indica el informe, las mujeres son víctimas de violencia emocional, que se traduce en insultos, humillaciones, intimidaciones y amenazas. Inclusive, las entrevistadas señalaron que han soportado comportamientos controladores –también considerados violentos–: por ejemplo, cuando el hombre aísla a la mujer de sus amigos y familiares, cuando insiste en saber dónde se encuentra a cada momento o cuando restringe su acceso al dinero.

Esos actos de violencia emocional, dice el texto, están estrictamente ligados a la física. Entre 61,1% y 92,6% de las mujeres que reportaron agresiones corporales en los últimos 12 meses también informaron ser víctimas de daños emocionales.

El estudio señala que entre 28% y 64% de las mujeres entrevistadas no buscaron ayuda después de sufrir la agresión. Las razones que esgrimieron para no denunciar fueron las siguientes: vergüenza, miedo a la retaliación, desconocimiento de los lugares de atención y dudas de que alguien pueda apoyarlas.

 

Todos los estratos. Los casos de violencia de género no sólo ocurren en zonas pobres. El estudio de la OPS señala que las agresiones de parejas pueden presentarse en cualquier hogar, independientemente de sus ingresos o su educación.

“En algunos países, los altos niveles de violencia por parte de la pareja fueron reportados por mujeres en el intermedio, no en el bajo nivel de riqueza o educación”, señala el informe.

Del mismo modo, las víctimas indicaron que hay situaciones que disparan los comportamientos violentos en sus parejas. La más común es el uso de drogas y alcohol. Entre 29,8% y 53,4% de las mujeres señalaron que las agresiones ocurrieron cuando sus compañeros estaban bajo esas circunstancias. El mayor número de casos se presenta en Ecuador.

La violencia contra el sexo femenino produce también efectos intergeneracionales. El documento especifica que niños que ven comportamientos violentos entre sus padres, tienen tendencia a ser víctimas o victimarios. Por ejemplo, las mujeres que reportaron ser abusadas en la edad adulta revelaron que también fueron víctimas en la niñez.

La OPS considera que los resultados del informe deben considerarse para generar políticas públicas eficientes. Por ejemplo, el hecho de que las mujeres se resistan a buscar ayuda debe llevar a las naciones a mejorar sus mecanismos de atención. También, indican, es indispensable apuntar a la prevención.

En Venezuela

En el país no hay cifras globales sobre la violencia contra las mujeres. Sin embargo, en 2011 el Ministerio Público informó que recibía entre 15 y 45 denuncias diarias de violencia de género.

Alba Carosio, directora del Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad Central de Venezuela, señaló que en el país se ha avanzado en la protección de las féminas. Está, por ejemplo, la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, publicada en 2007. Hay, asimismo, más de 40 tribunales especiales, y desde 2010 han surgido fiscales especiales para esos casos.

Sin embargo, ese trabajo se debe profundizar aún más. “Se han hecho esfuerzos en la sensibilización, pero hay que avanzar. Nuestra idea no es sólo que se castigue a los culpables, sino que esos casos de violencia no ocurran”, dijo.