• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

El último adiós al Hermano Hoyos, defensor de la biodiversidad

Los últimos años de su vida los dedicó al asesoramiento en materia ambiental

Los últimos años de su vida los dedicó al asesoramiento en materia ambiental

Jesús Hoyos Fernández fue miembro fundador de la comunidad de La Salle y se destacó como editor de la revista Natura. Escribió diversos artículos y 17 libros sobre naturaleza venezolana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer se realizó el sepelio del sacerdote Jesús Hoyos Fernández en el Cementerio del Este. De acuerdo con una nota publicada por la Fundación La Salle de Ciencias Naturales, el miembro fundador de esa institución falleció el domingo en la madrugada, a los 85 años de edad.

El Hermano Hoyos era biólogo especialista en botánica egresado de la Universidad Central de Venezuela. Se desempeñó en los cargos de profesor de Biología en el colegio La Salle de Valencia, editor de la revista Natura y asesor botánico de los jardines ecológicos Topotepuy en El Hatillo. También fue director de la Sociedad de Ciencias Naturales de La Salle por más de 50 años.

Hoyos fue cofundador de la Sociedad Venezolana de Palmas (Avepalmas) y de la Sociedad Amigos del Árbol (Sadarbol). En el ámbito laboral fue merecedor de varios reconocimientos y galardones, como el Premio Nacional de Divulgación Científica, la Orden Francisco de Miranda, la Orden de Andrés Bello en Primera Clase, Premio Nacional de Conservación Ambiental y Premio Alan Smurfit en Investigación y Desarrollo Forestal, entre otros.

Larga vida

Oriundo de Cantabria, España, Hoyos se enamoró de Venezuela desde que pisó por primera vez sus tierras en 1945. Consideraba que el verdadero tesoro de El Dorado eran las maravillas naturales que ofrecía el país y por ello dedicó su vida a divulgar el mensaje de preservación de la naturaleza y la botánica, a través de numerosas charlas y diversos artículos y libros, entre los que destacan Árboles de Caracas, Arboricultura urbana, Flora emblemática de Venezuela y Flora de la isla de Margarita.

Igualmente, publicó varios libros de texto de biología para bachillerato, que aún siguen siendo utilizados por los liceístas.

Los últimos años de su vida los dedicó al asesoramiento en materia ambientalista para convertir las áreas urbanizadas en municipios ecológicos.

Sus últimos estudios se centraron en la investigación de la flora emblemática de las Américas.

Sus restos se velaron en la iglesia San Juan Bautista del colegio La Salle La Colina.