• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La última pauta

Simón Alberto Consalvi en la redacción de El Nacional /Raúl Romero

Simón Alberto Consalvi en la redacción de El Nacional /Raúl Romero

Simón Alberto Consalvi fue periodista hasta el último momento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fue periodista hasta el último momento. Simón Alberto Consalvi, editor adjunto de El Nacional, puntual con la hora de cierre, envió su editorial el lunes a las 4:33 pm. En la mañana, participó en una reunión de pauta, en la que los reporteros de la Unidad de Investigación y el cuerpo Siete Días discutían la agenda de temas que se debían cubrir. Vestía guayabera azul y empuñaba su bastón.
Repasó los hechos de la semana: los funerales del presidente Hugo Chávez; el lanzamiento de la candidatura de Henrique Capriles Radonski y su discurso de la noche anterior; la respuesta inmediata del candidato oficialista, Nicolás Maduro; el papel de la Fuerza Armada y de las milicias. “Pongan atención a la elección del Papa”, insistió. De la conversación con él surgieron tres nuevos temas.
El periodismo fue un oficio que Consalvi practicó desde liceísta, cuando comenzó a escribir en la revista Juventud. A los 19 años de edad dirigía el diario Vanguardia, de San Cristóbal. Becado por los dueños de ese periódico, viajó a Caracas en 1946 para estudiar en la Universidad Central de Venezuela, de donde egresó –en la primera promoción de comunicadores profesionales– junto a Miguel Otero Silva, Sofía Imber, Oscar Guaramato y María Teresa Castillo, entre otros.
Fue reportero en La Esfera hasta que la participación en actividades políticas lo obligó a clandestinidad y el exilio. La distancia no detuvo su pluma: en Cuba escribió en la revista Bohemia. A su regreso al país, tras la caída de Marcos Pérez Jiménez en 1958, fundó el vespertino El Mundo con Ramón José Velásquez. Luego dirigió las publicaciones Momento, Élite y Bohemia. Años más tarde se encargó de las páginas de internacionales y del cuerpo Séptimo Día de El Nacional, el diario al que volvió en 2006 –después de un dilatado paso por la administración pública–, en donde escribió sus últimos artículos.