• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

"Sin el tratamiento no podemos llevar una vida normal"

Iván José Montilla, Paciente con diabetes insipida | Foto: Daniel Buenaño

Iván José Montilla, paciente con diabetes insipida | Foto: Daniel Buenaño

Iván José Montilla sufre de diabetes insípida desde el año 1998, una enfermedad que requiere medicación constante. Asegura que la única forma de cumplir con sus tareas diarias es estar bajo el efecto de la medicina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Iván José Montilla cuenta que hace 16 años se levantó temprano con la necesidad de orinar, algo completamente normal. Comenzó a sentir una sed “tremenda”, la cual saciaba con varios vasos de agua. Durante el transcurso de la mañana ambas cosas se repetían cada 15 minutos, en ese momento notó que algo estaba mal.

Ante su inquietud fue con un médico internista. El doctor le recomendó que fuera a un endocrinólogo. Después de varios estudios se determinó que el tamaño de su hipófisis, más grande de lo normal, le produjo diabetes insípida.

Desde aquel día debe tomar y utilizar un espray nasal de desmopresina. “La desmopresina es un medicamento ‘vital’ para nosotros. Si no estoy bajo su efecto no podría trabajar ni salir a pasear sin la necesidad de tener un baño al lado”, comentó.

Señaló que desde su diagnóstico el único momento en el que no pudo adquirir el medicamento fue en el 2002. “Durante el paro petrolero, como no trabajó ninguna farmacia no pude tomar la medicina, pero apenas se normalizó el país también lo hice con mi tratamiento”.

Aseguró que ahora es diferente. Desde el 2014 no hacen pedidos para importar la desmopresina y él, como otros pacientes, depende de donaciones y favores de personas que están en el extranjero para adquirir el fármaco: “Estos últimos días he aguantado porque Amarilis Rojas (representante de la asociación Diabetes Insípida Venezuela) nos entregó a todos los pacientes una dosis de desmopresina cuando fuimos a la concentración en Altamira”

Por la escasez de fármacos ha buscado otras medidas para “racionar” o “estirar” las pastillas. Ahora su familia hace un suero casero para evitar que se deshidrate y pierda potasio, además pica las pastillas y se aplica media dosis del spray. Asegura que tiene el mismo efecto pero que tarde o temprano se le acabará.

Iván expresó: “Nosotros no le estamos pidiendo al gobierno que nos regale las medicinas, sólo que lleguen al país. Además no somos solo nosotros, todos los pacientes crónicos claman por lo mismo”.

Montilla dijo estar seguro de que la enfermedad no lo matará ahora mismo, pero no puede rendir en su vida personal ni profesional: “Este es un problema que no me permite dormir y yo trabajo en la noche, entonces tengo un descontrol con el sueño”.

Indicó que en la asociación tienen a una niña de 5 años con esta enfermedad: “Ella es una bebé que todavía no entiende, que no ha comenzado a vivir y ya debe soportar los fuertes síntomas de esta condición porque no tiene las tabletas para tratarse”.

Por último, hizo un llamado al Ejecutivo: “Queremos que escuchen nuestro clamor porque esto es una emergencia nacional. Sabemos que hay desmopresina en México, Estado Unidos e incluso en Colombia, pero no entendemos porque aquí no llega. Escuchamos todos los días que dicen que el gobierno asignó divisas para los medicamentos, pero la realidad es que si vas a la farmacia te dicen que no hay, entonces ¿dónde están esas divisas?".