• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Más de 1.000 trabajadores de Polar podrían perder su empleo

Empleados de la compañía rechazan la medida de expropiación del Centro de Distribución, por el que se reparten más de 800 toneladas de comida diarias a Distrito Capital y a los estados Miranda y Vargas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de 1.000 empleados de Empresas Polar podrían perder su trabajo si se concreta la medida de expropiación del Centro de Distribución de La Yaguara, donde actualmente se distribuyen 800 toneladas diarias de comida para Distrito Capital y los estados Miranda y Vargas.

Un grupo de trabajadores, quienes estuvieron desde la tarde de ayer y la mañana de hoy en la sede de Polar en El Algodonal, manifestó su compromiso con la empresa de continuar con sus labores, pese a la orden de expropiación.

“Tenemos miedo de quedarnos sin trabajo, llevamos años laborando en esta empresa y por tanto es parte de nuestra vida. Asumimos el compromiso de producir comida para el país y por eso no permitiremos, ordene quien ordene, o lo mande quien lo mande, que expropien nuestro segunda casa”, opinó Jackson Medina, trabajador de Polar.

Los empleados informaron que en horas de la tarde de este miércoles, recibieron un documento donde se les notificaba que en ese terreno se comenzaría la construcción de edificios pertenecientes a la Gran Misión Vivienda, por lo que contaban con 60 días para desalojar el espacio.

“Es triste e injusto que nuevamente una empresa deba sucumbir por las malas ante el gobierno que ordena un desalojo forzoso, nosotros no estamos aquí jugando o viendo televisión, aquí se está trabajando con gente que está comprometida con Venezuela”, opinó Alexander Noguera.

Noguera aseguró que en Polar lo que sobran son ganas de trabajar: “Tenemos familias que mantener, casas que sostener, hijos que incentivar, esposas que ayudar, y país al que debemos producir , basta de caprichos, déjenos continuar con nuestras labores que es lo mejor que sabemos hacer”.

Hay a quienes la noticia los tomó por sorpresa, “no sabía que nos habían expropiado, nosotros distribuimos al menos 800 toneladas de alimentos diarios que hoy están paradas por culpa de unos cuantos que no nos dejan circular las gandolas, déjennos trabajar”, opinó Densy Ariza.