• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“No sé cuánto tiempo más puedo esperar”

Digna Carrión es una de las 350 pacientes con cáncer de tiroides que esperan el yodo radiactivo para completar el tratamiento | Foto: Alexys Vivas

Digna Carrión es una de las 350 pacientes con cáncer de tiroides que esperan el yodo radiactivo para completar el tratamiento | Foto: Alexys Vivas

Médicos calculan que 2.500 venezolanos están en espera de diagnósticos complementarios por falta del material

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Digna Carrión vive con miedo desde agosto de 2013. En el octavo mes del año recibió el diagnóstico de cáncer de tiroides. Se operó en noviembre. Un mes después debía recibir dosis de yodo radiactivo para completar el tratamiento, pero no pudo. Pensó que en diciembre la situación se resolvería, y no fue así. Ha pasado 5 meses en espera del material nuclear, que no llega al país. No hay divisas para importarlo.

Carrión es de Margarita. Explica que su situación de salud es conocida por muy pocos. Solo la familia y amigos más cercanos saben de su lucha contra el cáncer. Sin embargo, la escasez del tratamiento que puede salvar su vida la sacó de la quietud.

“No sé cuánto tiempo más puedo esperar. Pocos saben de esto, pero si mi caso sirve para que se conozca lo que está pasando, no importa. Yo no pensé que esto iba a ser así. Tengo una angustia muy grande”, expresa con la voz quebrada.  

Al otro lado del país, en Maracaibo, Adriana Di Cesare, docente de 40 años de edad, también rompió el silencio. Varias veces ha usado su cuenta en Twitter @adrianadicesare para referirse a la situación. En su perfil se describe como “maestra, mamá y mujer con ganas de vivir muchos atardeceres”. La oración la completa la etiqueta #Quieroganarestabatallaalcáncer. La frase está respaldada por una foto de la hoja de su diagnóstico fechado en octubre de 2013, con la indicación de un tratamiento agotado en Venezuela: yodo radiactivo.

“Llamo casi todos los días a Suradi (empresa importadora del isótopo) y siempre obtengo la misma respuesta. El material no llegará mientras el gobierno no cancele la deuda. Los proveedores no les despachan. Tengo una bomba de tiempo en la garganta”, dice.

Di Cesare es argentino-venezolana. Tras casi seis meses de espera infructuosa ahora está reuniendo dinero para recibir el yodo en Buenos Aires. Sin embargo, no hay boletos disponibles para viajar.  

“Hay mucha gente ayudándome. Algunos representantes hicieron rifas porque el tratamiento cuesta mucho dinero. La dosis que necesito cuesta 1.700 dólares, sin contar los gastos de hospitalización y exámenes durante un mes”, señala.

1.000 personas no reciben tratamiento por escasez de yodo radiactivo

Sin alternativas. Marjorie Chaparro, especialista en Medicina Nuclear del Centro Médico Docente La Trinidad, señala que en esa clínica cerca de 350 personas con cáncer de tiroides dejaron de recibir tratamiento en diciembre de 2013. Aunque no hay un número preciso, se calcula que 1.000 venezolanos padecen el mal y otros 2.500 pacientes no han recibido el diagnóstico, que se efectúa a través de estudios complementarios que requieren del yodo.

“Ya vamos para un mes sin ningún tipo de material radiactivo. Hace cuatro semanas se acabó el tecnecio (isótopo utilizado para diagnóstico) y desde diciembre no llega el yodo”, refirió.

La cifra

30 centros de salud, entre públicos y privados, usan yodo radiactivo y tecnecio 99 para diagnosticar y tratar el cáncer de tiroides en el país.