• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

100 solicitudes de nulidad matrimonial aguardan por decisión de la Iglesia

El sacerdote Miguel Acevedo opina que los clérigos deben prepararse para asumir cambios | Foto Cortesía

El sacerdote Miguel Acevedo opina que los clérigos deben prepararse para asumir cambios | Foto Cortesía

El sacerdote Miguel Acevedo, responsable de esta instancia jurídica, recalca que la institución católica no promueve el divorcio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El padre Miguel Acevedo, presidente del Tribunal de la Provincia Eclesiástica de Caracas, hace su máximo esfuerzo para ser pedagógico y aclarar que los dos documentos papales emitidos hace tres días (referidos a la reforma de las causas de declaración de nulidad matrimonial tanto en el Derecho Canónico como en las iglesias orientales) no promueven el divorcio sino que buscan acercar la justicia y la verdad a los fieles.

Con una experiencia de 24 años de servicio sacerdotal y un doctorado en Derecho Canónico, con especialización en Derecho Penal, de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma; Acevedo enfatiza que la Iglesia no anula matrimonios porque hacerlo sería asimilar que acepta el divorcio, sino que declara cuándo el sacramento nunca existió.

El Tribunal de la Provincia Eclesiástica de Caracas, que abarca las Diócesis de la capital, La Guaira, Guarenas y Los Teques, y está ubicado de Torres a Mijares en el centro de la ciudad, instruye al menos 100 solicitudes de nulidad del matrimonio. Sin embargo, Acevedo, quien tiene decenas de expedientes sobre su escritorio y en los tramos de las bibliotecas de su oficina, insiste en que el sumo pontífice solo quiso brindar acceso a la justicia de manera más expedita y accesible.

“El papa no ha desmontado los tribunales; él quiere que la Iglesia asista y escuche a los fieles y llegue a la verdad respecto a los casos en los que, de raíz, nunca hubo un consentimiento. Por ende, nunca existió el matrimonio”, añade.

De acuerdo con las reformas introducidas por el papa, que entrarán en vigencia el 8 de diciembre, los procesos de nulidad matrimonial podrán ser “breves”, a diferencia del proceso actual u ordinario.

Causas de nulidad. Se considerarán como causas para la “vía expresa”: la falta de fe que pueda generar la simulación del consenso, la brevedad de la convivencia conyugal, el aborto para impedir la procreación, la continuada permanencia de una relación extra conyugal, ocultar la esterilidad o una grave enfermedad contagiosa, ocultar tener hijos nacidos en una anterior relación, de haber estado encarcelado, violencia física para obtener el consentimiento del matrimonio, un embarazo imprevisto antes de casarse o no estar en uso de facultades mentales.

El padre Acevedo asegura que lo detienen en la calle para preguntarle sobre las reformas. “Me buscan, me llaman, me mandan correos hasta de 40 páginas explicándome sus casos”, y él, como célibe, se llena de paciencia para comprender y ayudar a la pareja que no logró alcanzar los ideales dispuestos en el Evangelio. Cree que los clérigos deben agilizar el proceso: “Con esto se busca que los obispos se involucren en la administración de justicia, y que párrocos y laicos se capaciten en el tema”, expresó.

Respecto a los costos, el Vicario insiste que dentro del proceso ordinario siempre existió la gratuidad, de acuerdo con las posibilidades de los fieles: “Tomo las cosas con calma, ya veremos cómo conseguir otros medios para servir, para pagar el aire acondicionado, el papel, los estacionamientos, entre otros”.

El proceso es sencillo: los interesados deberán acudir a la parroquia a la que pertenecen, plantear el caso al párroco y, si se llegase a sustentar la nulidad, este deberá remitirlo al Vicario Judicial, quien determinará qué tipo de proceso debe asumirse: ordinario o breve. Luego se remitirá al abogado para que elabore la demanda.

Como requisito solo se pide el expediente matrimonial eclesiástico y la constancia de divorcio civil. En el ínterin se llamará a las partes, se hablará con los testigos, se estudiarán las pruebas, habrá entrevistas y, de llegar a ser necesario, se pedirá la asistencia de un perito psiquiátrico.

“Con esta reforma el papa asiste a los pobres que, con angustia, buscan la verdad sobre su matrimonio. Se trata de agilizar en justa simplicidad el acceso de los fieles a la justicia eclesiástica”, concluyó Acevedo.

La Cifra
45 días puede durar el proceso de nulidad matrimonial, de acuerdo con las reformas anunciadas por el papa Francisco

 

Novedades de la reforma para la nulidad
1) El obispo de la diócesis a la que pertenece la pareja tiene la potestad para juzgar los casos de nulidad más evidente cuando en los procesos ordinarios, como hasta ahora, los casos eran estudiados por un tribunal formado por tres jueces cuyo presidente debía ser un religioso, mientras que los otros dos podían ser laicos.

2) El plazo para la primera audiencia, que puede ser también la última si las dos partes están de acuerdo, será de 30 días a partir de la fecha cuando se realiza la petición, con la extensión de 15 días adicionales en caso de requerir algún otro documento. En el proceso ordinario el tiempo mínimo requerido era de 1 año y medio.

3) En el “proceso breve” se introduce una sola sentencia a favor de la nulidad ejecutiva del matrimonio. Hasta ahora el Derecho Canónico establecía que, luego de concluir una primera fase, un tribunal superior tenía que confirmar la sentencia para que fuera considerada firme. La reforma actual abre la posibilidad de apelar ante la sede apostólica, o llamado Tribunal de la Rota Romana.

4) Las diócesis tendrán que hacerse cargo de los gastos y pudieran aceptar donativos, pero el procedimiento para los cónyuges deberá ser gratuito. El papa Francisco dijo que para que este procedimiento sea ágil se requerirá de “tiempos largos”.