• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La sequía ocasionará más gastos a los venezolanos

Los habitantes de las partes altas de los barrios deben bajar con sus tobos para que la cisterna los surta / OMAR VÉLÍZ

Los habitantes de las partes altas de los barrios deben bajar con sus tobos para que la cisterna los surta / OMAR VÉLÍZ

Los ciudadanos enfrentan el aumento de más de 400% en el precio de los tanques de agua para viviendas, que ya eran demandados en 2015 ante los cortes del servicio. Una cisterna cuesta entre 1.200 y 6.000 bolívares 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La sequía lleva tres años y los embates del clima se hacen notar hasta en el llenadero habilitado por Hidrocapital para abastecer cisternas en la Cota Mil, a la altura de Sebucán. Los conductores observan que se redujo el caudal de agua de la llamada “Toma” de donde sale el agua que surte a sus camiones.
Pese a sus observaciones, los choferes saben que tendrán más trabajo –por lo menos durante 4 meses más– porque desde el lunes de esta semana se reprogramaron en todo el país los cortes de servicio que llevan ya 20 meses. “En los lugares en los que el corte de agua era de solo un día, pasará a ser de dos. Esto busca garantizar la estabilidad de las reservas en los embalses”, declaró Guillermo Barreto, ex ministro de Ecosocialismo y Aguas.
 
Estrategias ante la sequía

Vender agua a domicilio no es nuevo, pero el servicio sí es más demandado. Marcos Briceño, de la Asociación Los Cuatro Palos, explica que la cooperativa tiene 80 camiones cisternas, de los cuales 40 trabajan de forma continua con 2 viajes al día como mínimo, para abastecer a las urbanizaciones Miranda, El Cafetal, Los Naranjos, Sebucán y Los Chorros, por un costo entre 1.200 y 1.600 bolívares. El flete garantiza el traslado a domicilio de 10.000 litros de agua.
Mientras, los 50 camioneros que llenan sus cisternas en El Paraíso para abastecer a sus clientes del oeste cobran 6.000 bolívares el viaje.
El mismo gasto que se tiene en las urbanizaciones del este de Caracas, afecta en mayor proporción a las zonas populares. El anuncio de Hidrocapital alegando que se harán más estrictos los cortes del servicio para ahorrar el líquido, hace espetar a los habitantes del Barrio Píritu, del municipio Sucre: “Qué más sequía que tres meses castigados sin agua”.
En los últimos tres meses del año 2015 no hubo una sola gota de agua que saliera por las tuberías del lugar. Después de trancar la calle, a la altura del distribuidor Metropolitano en la autopista, el 28 de diciembre, empezó a llegar el agua cada cuatro días, pero el Instituto Municipal Autónomo de Aguas y Acueductos de Sucre anunció que el nuevo plan de racionamiento cambió los días en que los alimentadores del municipio reciben altas presiones. En 2015 eran martes y sábado, y este año serán sábados y domingos. Este programa será evaluado durante un mes.
Adelino Rodríguez, vecino de la zona popular, explica que desde octubre hasta diciembre la estrategia de lavar ropa y almacenar el agua para bajar las pocetas o pasar el coleto en la casa para ingeniarse un ahorro, se hace insuficiente. Cuando invierten en cisternas o el IMAS les lleva agua, los vecinos que no viven al principio del barrio deben bajar tobos para que la cisterna los llene.
En comercios como tintorerías, restaurantes y peluquerías evaluarán si los tanques alcanzan para mantener un ambiente salubre o si deben invertir más en almacenaje.
 
Nicho de mercado

Desde hace un año comenzaron los almacenajes en viviendas para prepararse ante la sequía. Los tanques de agua ya no son solicitados solo por dueños de casas, sino también por quienes viven en apartamentos.
A principio de 2015 el sistema completo que comprende tanque y bomba costaba 30.000 bolívares en páginas web dedicadas a vender productos, pero a principios de este año se vende en 160.000 bolívares porque creció la demanda tanto en venta por Internet como en ferreterías. Ello supone un aumento de más de 400%.

Las consecuencias

Valdemar Andrade, ingeniero hidrometeorológico de la UCV, alertó que los continuos cortes de agua también traen problemas a la red de distribución, que podrían acarrear filtraciones y pérdidas de agua.
“Los planes de racionamiento varían la presión de las tuberías. Si hay un racionamiento más intensivo, se generará mayor estrés en la red de distribución. Con los cortes se llenan las tuberías de agua y eso se debe desalojar, porque podrían ocurrir fisuras de las tuberías en la red de distribución y de las casas”, explicó Andrade. Precisó que la sequía no terminará hasta abril de 2016 y que para los meses siguientes no hay datos sobre la llegada de las lluvias.

El dato
La planta de mantenimiento de Sebucán tiene una filtración desde hace 3 años que aún no se solventa. La limpieza de tuberías y reparaciones la hacen los mismos trabajadores que surten las cisternas en la zona. A la altura del distribuidor La Castellana, en la avenida Boyacá, hay 15 tubos que emanan agua del Ávila y que es famoso desde hace 40 años entre habitantes de Caracas, Guarenas y Valles del Tuy, porque ofrece agua gratis a la orilla de la vía. De 15 tubos que han abastecido siempre a quienes asisten al lugar, ya 7 están totalmente tapados por falta de mantenimiento. Lo único que continúa son los estudios cada dos semanas para evaluar la calidad del líquido que emana de la montaña.

El Niño se siente en Táchira

En los municipios de San Cristóbal comienzan a sentirse los cambios de temperatura. Jacinto Colmenares, presidente de Hidrosuroeste, filial de la estadal hídrica, señaló que la zona norte del Táchira ha sido de las primeras en ser afectadas por El Niño, especialmente en los municipios Ayacucho, Michelena y Lobatera, por estar ubicados cerca del vértice del sur del Lago de Maracaibo que es donde golpea mayormente el fenómeno. Explicó que debido a la entrada de la sequía, los ríos y quebradas que aportan al Acueducto Regional del Táchira han disminuido su caudal. “Normalmente resguardamos la quebrada La Jabonosa y el río Queniquea y esas captaciones ya están funcionando. En pocas semanas entraremos en un racionamiento, producto de la época de verano, además por el fenómeno de El Niño”, dijo. Proyecciones de Protección Civil Táchira calculan que la sequía sea de 7 meses, la mayor que se ha tenido desde 2009 y 2010, años en que fue de 5 meses.

Se agudiza sequía en Falcón

Desde el 4 de enero arreció el racionamiento del suministro de agua potable debido a lo bajo de los niveles pluviométricos de los embalses, aunado a la extensa sequía que padece la región. Andrés Lugo, presidente de Hidrofalcón, ha anunciado que solo se contará con 16 horas de agua potable 3 veces por semana y que los municipios más afectados son Tocópero, Zamora, Colina (La Vela) y el municipio capital Miranda (Coro). Las llaves de las estaciones de bombeo, en el caso de la ciudad de Coro, abrirán en dos bloques: Sur-Oeste abrirá de lunes a jueves, mientras que para el Centro-Noreste será de martes a viernes. Los fines de semana serán alternos entre 8:00 am y 12:00 del mediodía y entre las 2:00 y 6:00 pm, respectivamente. Informó que –dado el bajo nivel de los embalses– se invierten 759 millones de bolívares provenientes del Consejo Federal de Gobierno para captar el agua almacenada en el embalse El Isiro y equipar los 5 pozos en Siburúa.

A Zulia le queda poca agua

A Tulé, Manuelote y Tres Ríos, los principales embalses que surten al estado Zulia, solo les quedan 125 días de suministro, por lo cual la Hidrológica del Lago (Hidrolago), informó a través de Freddy Rodríguez, su presidente, que mantendrán en la región el esquema de 36 horas de agua por 108 sin el servicio. El 30 de diciembre Rodríguez destacó que para los primeros meses de 2016 esperan que continúe la sequía extrema. El fenómeno natural obliga a mantener la medida iniciada a principios del año pasado para garantizar la disponibilidad en los embalses. Advirtió que eso dependerá del comportamiento responsable de la población en el uso del agua potable en los próximos meses. Aseguró que el plan “Cero Botes de Agua 2015”, en los municipios Maracaibo y San Francisco permitió la atención a más de 3.000 casos de fugas de agua, de destape y reparaciones de tuberías.

Afectados pozos en Aragua

Las alcaldías han invertido recursos con la perforación de pozos para garantizar el abastecimiento de agua a la ciudadanía y contrarrestar los racionamientos que ha tenido que aplicar Hidrocentro ante las averías en el Acueducto Regional del Centro, que surte a todo el estado. La alcaldía de Girardot rehabilitó siete pozos de agua potable. El presidente del Instituto Autónomo de Obras Públicas Municipales, Giovanni Prada, informó que Hidrocentro construyó pozos en los sectores Los Chaguaramos, Residencias La Independencia, Las Acacias, Fundación Mendoza, Santa Ana, Las Delicias, La Placera y San José de Maracay. Aragua recibe agua potable desde la represa Pao Cachinche, en el estado Carabobo, que surte también a la región de Cojedes. Los sectores del norte de la población de La Victoria son los que han sufrido más el racionamiento: hasta cuatro meses sin recibir agua por tuberías, debido a que descendió el nivel de los pozos.