• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

"La salud tiene que estar fuera de la diatriba política"

El general Siso considera que el reto de los hospitales militares es ser tomados en cuenta como parte del sistema de salud para recibir los mismos beneficios | Foto: Manuel Sardá

El general Siso considera que el reto de los hospitales militares es ser tomados en cuenta como parte del sistema de salud para recibir los mismos beneficios | Foto: Manuel Sardá

Afirmó que pugnas internas en el Min Salud han causado retrasos en el Sistema de Procura de Órganos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de la reciente manifestación de los médicos del Hospital Militar Carlos Arvelo para exigir el aumento salarial decretado por el despacho de Salud, el general Earle Siso, director del centro asistencial, informó que los facultativos adscritos al Ministerio de la Defensa fueron incluidos en el decreto luego de que sostuvieran una reunión con Carmen Meléndez, ministra de Defensa.

“Ahora, todo lo que genere beneficios para el sector salud también será extensivo a los médicos adscritos a Defensa”,  dijo Siso. Aclaró que los residentes estaban incluidos en el anuncio, oficializado en la disposición 405 publicada en Gaceta Oficial 40253.

Explicó que por ser un instituto paralelo al despacho de Salud y por encabezar los centros sanitarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, tienen garantía de recursos. "Normalmente no tenemos problemas de insumos, quizás porque la Fuerza Armada es un poco más organizada”, agregó. Sin embargo, señaló que la apertura de los hospitales militares a la población civil obligó a asumir la deuda de pacientes rezagados por el sistema de atención convencional. Precisó que 90% de las personas atendidas en el Carlos Arvelo están desvinculadas de las FANB, encargada de cotizar el servicio.

Siso, quien atribuyó la apertura de esos centros a la crisis desencadenada en abril de 2002, aseguró que el problema de los facultativos que allí laboran radica en que la FANB también sea vista como parte del sistema de salud. Subrayó que la lucha del gremio médico está orientada en lograr la homologación de los beneficios percibidos por medio del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, el Ipasme y otras instituciones.

Retos del sistema público. A diferencia de los centros asistenciales que dependen del Ministerio de Salud, que encaran problemas de organización, afirmó que el hospital militar de Caracas se perfila como el primer nosocomio en practicar un trasplante de riñón. También destacó su gran rendimiento en el área de cirugía cardiovascular y neurocirugía avanzada. “La salud tiene que estar absolutamente fuera de la diatriba política”, expresó.

A su juicio, el reto de Francisco Armada como ministro de Salud está en optimizar los servicios preventivos mejorando los niveles primarios de atención, entre los que destacó Barrio Adentro. “El venezolano culturalmente está acostumbrado a ir a los hospitales y eso agota de manera extraordinaria la prestación de servicio”.

En relación con el Sistema de Procura de Órganos y Tejidos, admitió que existe una crisis que ha paralizado el proceso, pero destacó que el hospital militar mantiene operativos los trasplantes de vivo a vivo. “Hay una pugna de poderes internos dentro del Ministerio de Salud, que debe acabarse a la mayor brevedad”, afirmó.

Respecto a los reclamos de los pacientes oncológicos por la paralización del servicio de radioterapia, Siso enfatizó que en Venezuela hay un retraso del tratamiento de cáncer y refirió como causa principal la carencia de equipos: “El que no reconozca eso no vive en Venezuela. (En el Militar) Tenemos acelerador lineal, todo lo concerniente a quimioterapia y en este momento estamos incluyendo un nuevo equipo, un acelerador de última generación”.

Sostuvo que el control de divisas y la burocracia han creado problemas de desabastecimiento. “Nosotros, por ejemplo, que dependemos muchísimo de una industria externa, a veces somos los conejillos de Indias de una serie de medicamentos que en el primer mundo están desechados”.

Sobre el Estado Mayor de Salud, el director del hospital militar considera que el Gobierno tendría que dar recursos a los directores de los hospitales públicos para garantizarles libertad gerencial.