• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

En riesgo patrimonio arquitectónico de Macuto

Toda la estructura del hotel está en peligro / Alexandra Blanco - Archivo

Toda la estructura del hotel está en peligro / Alexandra Blanco - Archivo

El hotel Miramar, que fue el primer cinco estrellas del país, quedó en el olvido por incumplidas promesas de recuperación 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las lluvias del miércoles pasado en la noche hicieron colapsar las dos cúpulas del antiguo hotel Miramar, ubicado en Macuto, estado Vargas, que despertaba interés no solo por su significación artística, sino también histórica.

La estructura del arquitecto Alejandro Chataing fue inaugurada en 1928 y representó el primer hotel cinco estrellas de Venezuela y del Caribe, con el primer ascensor eléctrico. Fue visitado por el cantante Carlos Gardel en su única visita al país el 25 de abril de 1934, un año antes de su muerte en Colombia, recuerda Federico Ortega, escritor y periodista, defensor de las obras patrimoniales de Vargas.

A su juicio, lo ocurrido es consecuencia de la desidia oficial: “Están construyendo una ciudad de anime en Vargas. Ahora sí tiene el gobierno local una excusa para demolerlo… Solo están pendientes de invertir en lo que les dejará ganancias a futuro”.

Explicó que con el desplome de las cúpulas de art nouveau, toda la estructura está en riesgo de desplomarse, por lo que Macuto podría perder un bien patrimonial, como ya ocurrió con el viejo puente de Navarrete y pasa con la desaparición de casas antiguas de La Guaira.

“Desde la caída del edificio Galipán en 1999, no había habido una tragedia tan anunciada como la caída de las cúpulas del hotel Miramar”, escribió Hannia Gómez, directora de la Fundación de la Memoria Urbana.

Cuando el hotel cumplió 80 años hubo una protesta simbólica de grupos culturales y vecinos, que pedían su recuperación.

Johnny Martínez, representante del Instituto de Patrimonio Cultural, hizo un informe hace dos años sobre la urgencia de recuperarlo. “Solo se esperaba por los recursos de la gobernación, que nunca llegaron”.

Cinco familias damnificadas ocupan el hotel desde hace cinco años. Hace un mes la primera dama regional, María de García, prometió su pronta reubicación, pero solo se ha hecho la limpieza de las áreas.