• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

En riesgo 4.106 hemofilicos

El aparato de aire acondicionado del laboratorio de hemostasia y trombosis se dañó, lo que compromete la operatividad de los equipos | Foto: Henry Delgado / El Nacional

El aparato de aire acondicionado del laboratorio de hemostasia y trombosis se dañó, lo que compromete la operatividad de los equipos | Foto: Henry Delgado / El Nacional

El Banco Municipal de Sangre afronta una paralización operativa por crisis presupuestaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El único centro del país en el que se diagnostica la hemofilia y otras coagulopatías afronta una grave crisis por falta de presupuesto.

Arlette Ruiz de Sáez, jefe de Investigación y Docencia del Banco Municipal de Sangre y coordinadora del Centro Nacional de Hematología, señala que el recinto hospitalario recibe el presupuesto equivalente a un ambulatorio tipo II, aunque el número de pacientes y las especialidades que trata corresponden a las de un hospital tipo IV. La clasificación corresponde a la que tenían antes de su transferencia de la Alcaldía Metropolitana de Caracas al Ministerio de Salud en 2008. Allí se atienden 4.106 hemofílicos de todo el país.

“Necesitamos por lo menos 2,5 millardos de bolívares al año para funcionar, pero en lo que va de 2013 apenas nos han enviado dinero en 3 oportunidades. Hace un mes entregaron 100.000 bolívares, que no alcanzaron para nada. Aquí vemos a los pacientes, pero no tenemos con qué atenderlos”, expresó.

El banco, que en realidad funciona como un centro nacional para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades hematológicas, recibe 3.500 pacientes mensuales en las consultas de control. 65% proviene del interior del país.

Varios laboratorios del banco están sin aire acondicionado desde la semana pasada. Los equipos para procesar las muestras empezaron a fallar. Ruiz de Sáez explicó que requieren una temperatura de 22°C, pero sin el aparato de aire acondicionado es imposible. El personal decidió abrir los ventanales y colocar ventiladores para paliar la situación, pero la medida facilita el ingreso de las palomas, que defecan y ponen sus nidos en el área.

“El laboratorio de hemostasia y trombosis es altamente especializado, aquí se hacen estudios que no están disponibles en el resto del país. Pero aquí los congeladores fallan constantemente por los bajones de luz; la refrigeración se interrumpe, lo que obliga a descartar las muestras porque se dañan”.

El centro tampoco cuenta con un área de hospitalización por lo que los pacientes que lo requieren son trasladados a centros asistenciales.

Sistema fallido. José Luis López, jefe de Consulta Hematológica, indica que la operatividad del instituto, ubicado en San José, está amenazada por la falta de especialistas, de reactivos de laboratorio y de equipos para el procesamiento de las muestras y por fallas en la infraestructura.

“Este año renunció la mitad de los bioanalistas. En la tarde no se atienden donantes. Cuando se logra la captación, no tenemos reactivos para procesar la sangre. Tampoco tenemos transporte para las muestras, por lo que le pedimos apoyo a los bomberos que vienen cuando disponen de una unidad. Nos dijeron que el presupuesto de este año se recondujo y por eso se recibió el equivalente a lo asignado en 2008”, informó.

El médico indicó que el agregómetro, equipo usado para el estudio de la función plaquetaria, tiene más de 30 años de funcionamiento y es el único en Venezuela. Advirtió que podría paralizarse por la falta de material.

Descontento

El aumento de 75% de los salarios de los médicos es aplaudido por los trabajadores del sector, pero también creó una disparidad en los ingresos que perciben los otros empleados del área.

Marianela Betancourt, secretaria general del Sindicato de Trabajadores del Ministerio de Salud, señaló que próximamente harán una marcha para reclamar reivindicaciones salariales.

“A nosotros se nos debe un retroactivo de 75% por la firma reciente del contrato, pero también se tiene que ajustar el sueldo de acuerdo con lo que recibirán los médicos. Vamos a pelear y a estar en la calle. Estamos cansados de la burla del Gobierno”,  dijo.