• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“La resolución convierte la convivencia en adoctrinamiento”

La sociólogo y profesora Mabel Mundó / Williams Marrero

La sociólogo y profesora Mabel Mundó / Williams Marrero

La investigadora afirma que una cosa es que se participe y otra que la escuela esté al servicio de un objetivo distinto a la enseñanza. Se seguirán profundizando las desigualdades, advierte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


La Resolución 058 que establece los Consejos Educativos pondrá en evidencia la fragilidad de las escuelas y de los consejos comunales como estructuras.

Mabel Mundó, socióloga e investigadora del Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad Central de Venezuela, califica la medida de un riesgo y una amenaza para la eficacia en la toma de decisiones de las instituciones educativas, que contribuye a la partidización. Basa su razonamiento en el hecho de que la mayoría de los consejos comunales legalizados en el país son afines al partido de Gobierno, lo que representa un desequilibrio en las nacientes estructuras.

––¿Los consejos educativos garantizan realmente la unificación entre las escuelas y las comunidades?

––No. Con esa propuesta están haciéndole la arquitectura a la Ley de Educación, pero la escuela es frágil y las comunidades también lo son. Van a unir a dos instituciones con muchos conflictos y no creo que vaya a servir mucho para las escuelas ni para la actividad educativa. Los consejos comunales son débiles, les falta mucho por cubrir todavía, están subyugados al Partido Socialista Unido de Venezuela y tienen una organización débil. Al unirlos con las escuelas se está haciendo una sinergia de las debilidades. Una cosa es que se participe y otra que la escuela esté al servicio de otro objetivo distinto a la educación de los niños. Se van a seguir profundizando las desigualdades.

—¿Hay alguna forma de mantener el sesgo político-partidista fuera de los planteles?

—No creo. Uno de los problemas es que los consejos comunales que se han legalizado, en su mayoría, están asociados al partido del Gobierno. En mi comunidad, por ejemplo, no hemos podido legalizarlo. Pareciera que el problema es la falta de asociación al PSUV. En este momento ni la escuela es estable para que entre el consejo comunal, ni el consejo comunal está preparado para entrar a las escuelas. Con eso convierten el principio de convivencia en un proceso de adoctrinamiento. Yo creo que esa resolución es poco factible. Ese proyecto tiene mucho riesgos y amenazas para la eficacia en la toma de decisiones dentro de la escuela, que ya es bastante escasa.

––El ministerio alega que se abrió un espacio que antes no existía. ¿La resolución es una novedad?

––La idea de que haya un acuerdo y participación entre la comunidad y la escuela es un proyecto que nace con la ley de participación de 1980.

Ese proceso en el que los padres participan es importantísimo, pero se ha logrado muy poco, sólo en los sectores donde tienen más holgura económica han tenido éxito. En cambio, donde hay deterioro económico la participación es cada vez menor. Hay representantes que dejan a los niños en la escuela para poder ir a trabajar y los retiran en la tarde-noche, por eso no participan. Las escuelas donde los padres disponen de tiempo para participar tienen éxito.

––Se abrió el lapso de un año para revisar el contenido de la resolución, ¿cuál es la recomendación para la sociedad civil?

––Creo que eso reconoce el crecimiento de la oposición en las elecciones pasadas. Dice que ahora, cuando hay 10 personas en una organización la diferencia entre ambos bandos es de una persona, y eso hay que aprovecharlo para la revisión.