• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Lo mejor de los realizadores latinos llega al Festival de Cine de Chicago

Entre las películas más esperadas en esta vigésimo novena edición del festival figuran las argentinas "Elefante blanco", de Pablo Trapero, "Días de pesca", de Carlos Sorín, y "Matrimonio", de Carlos M. Jaureguialzo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La epopeya histórica mexicana "Cinco de Mayo: La Batalla" abrirá mañana, jueves, el Festival de Cine Latino de Chicago, por cuyas pantallas pasarán a lo largo de dos semanas más de cien largometrajes y cortos.

El colombiano Pepe Vargas, que dirige desde hace 29 años el festival, dijo a Efe que "nada sucede sin trabajo arduo, y aunque las condiciones económicas son muy limitadas el reto se hace más grande y es una oportunidad de probar que sí se puede".

Vargas se refirió así a los obstáculos que tuvo que superar este año por la escasez de patrocinadores.

El realizador Rafa Lara estará presente en la gala de apertura o Noche Mexicana para presentar su película sobre la batalla de Puebla, y en los días siguientes será posible ver a más de 50 directores, productores y actores que compartirán con el público sus experiencias frente y detrás de las cámaras.

El actor y director cubano Jorge Perugorría recibirá el Premio Gloria a la trayectoria artística, celebrará los 20 años de "Fresa y chocolate", la película que lo hizo conocido en el mundo, y presentará su última realización como director, "Amor crónico".

Entre las películas más esperadas en esta vigésimo novena edición del festival figuran las argentinas "Elefante blanco", de Pablo Trapero, "Días de pesca", de Carlos Sorín, y "Matrimonio", de Carlos M. Jaureguialzo.

Asimismo, "La precoz y breve vida de Sabina Rivas", de Luis Mandoki (México); "Broche de oro", de Raúl Marchand Sánchez (Puerto Rico), y "Cuchillos en el cielo", de Alberto Chicho Durant (Perú).

De España llegarán "Todo es silencio", de José Luis Cuerda, y "Miel de naranjas", de Imanol Uribe.

Entre las nuevas voces figuran "Casagrande" de Joanna Lombardi (Perú), "La Sirga", de William Vega (Colombia), y "Tres Marías", de Francisco González (Costa Rica).

En la noche de clausura, el día 24, se exhibirá la comedia "El hombre del futuro", escrita y dirigida por el brasileño Claudio Torres.

El festival tendrá un segmento especial dedicado al cine chileno, con "La pasión de Michelangelo", de Esteban Larraín; "Paseo de oficina", de Roberto Artiagoitia, y "Ulises Morales (El reformador social)", de Víctor Cubillos.

Asimismo, habrá películas hechas en Chicago y EE.UU. con una perspectiva latina en el segmento "Made in USA", y segmentos dedicados a "Mujeres en filmes" y "Conexiones entre las culturas judía y mexicana".

"Los retos económicos de financiar y distribuir una película se mantienen, pero las nuevas tecnologías más baratas han facilitado el trabajo de jóvenes y veteranos, incrementando la variedad, calidad y cantidad de títulos disponibles", dijo Vargas.

El festival latino de Chicago comenzó en 1984 con fondos muy limitados y la proyección de 14 películas para 500 personas en una pared de un edificio donde funcionaron los estudios Essanay, utilizados en 1915 por Charlie Chaplin y otras estrellas del cine mudo.

En la actualidad el presupuesto supera los 2 millones de dólares para satisfacer a un público anual de 35.000 personas que asisten a las exhibiciones y fiestas de gala en varias salas de la ciudad.

"Esto no es Canadá, donde la gente abarrota las salas para ver películas extranjeras. Aquí tenemos que empujarlos casi a la mala, pero es un sacrificio que vale la pena", señaló Vargas.

Además de las proyecciones, el director destacó las galas o noches de México, Argentina y Brasil como "puntos de encuentro para que cineastas, líderes empresariales, culturales y artistas" puedan celebrar lo mejor del cine y cultura de esos países.

Vargas dijo que el festival celebrará 30 años en 2014 y se impone el reto de "cuidarlo, mantenerlo y mejorarlo", porque es un proyecto que "no desfalleció en el proceso y es significativo llegar a estas alturas".

En su opinión, el cine es la mejor arma para combatir "el racismo, la discriminación y los estereotipos".

"Es una forma de mostrar la esencia, alma y espíritu de lo que somos los latinos; de que nos acepten como gente importante que tiene algo para contribuir, porque somos parte de esta sociedad", afirmó.