• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“¿Quiénes son los que quieren tumbar al gobierno?”

Durante el ataque 12 estudiantes resultaron heridos | Foto Cortesía @VivaLaUCV

Durante el ataque 12 estudiantes resultaron heridos | Foto Cortesía @VivaLaUCV

Ese fue el grito de guerra de los civiles armados que ingresaron a la FAU la tarde del miércoles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Había una regla entre los estudiantes que se reunieron la tarde del miércoles en la planta baja de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela: cero catarsis y cero política. La asamblea sería para definir si reanudarían las clases luego de un mes de sobresaltos.

En la reunión participaron alrededor de 200 jóvenes preocupados por el futuro del semestre. Acababan de dividirse en mesas de trabajo cuando la tensión se hizo presente.

Ocho hombres subieron al octavo piso de la facultad para deshacer la palabra “seguridad” que los estudiantes habían dibujado en el muro calado de la fachada utilizando trozos de papel. Querían cambiar ese mensaje por la palabra “Chávez”. Un par de estudiantes intentó mediar con ellos. Dijeron ser ucevistas y estudiantes de “sociales”. Ninguna carrera de las que dicta la casa de estudios lleva ese nombre ni se le conoce así.
Uno de los jóvenes que estaba en la asamblea afirmó: “Dijeron que por ser alumnos y por tratarse de una democracia ellos tendrían el derecho a poner en la pared lo que quisieran”.

Los estudiantes que aún continuaban abajo obstruyeron la salida del ascensor –el único de los cuatro que funciona­ y por donde habían subido– con escombros. Lo mismo hicieron con el acceso a las escaleras. Temían que uno de ellos pudiese estar armado. Había profesores reunidos en los pisos uno y cuatro. Los estudiantes los contactaron para informarles lo que estaba sucediendo y dejarlos salir.

“O nos dejan salir o llamamos a los colectivos”, respondieron los desconocidos, de acuerdo con la versión de uno de los estudiantes que se encontraba en la facultad.

Algunos querían dejarlos salir, otros no. Había miedo e incertidumbre. “Había mucha confusión y desespero. La duda era cómo protegernos sin abandonar los espacios. Exigían la presencia de algún representante estudiantil, pero a quienes estábamos nos dio miedo ir por temor a que nos identificaran y se pudieran dar futuras represalias”, dijo una estudiante.
En la FAU quedaban 2 vigilantes y unos 60 alumnos. “Los vigilantes nos dijeron que estaban de manos atadas porque ellos no tienen armas”, afirmó un miembro del centro de estudiantes.

Decidieron hacer una cadena humana y permitirles salir. Mientras esto ocurría un grito paralizó la escena. “¿Quiénes son los que quieren tumbar al Gobierno. Quiénes son los de la guarimba?”, gritó un hombre encapuchado, armado y la cabeza de una treintena de personas también encapuchadas.
 
“Llegaron los colectivos”. En ese momento los estudiantes le perdieron la pista a los desconocidos. Había pasado algo más de una hora desde su llegada. “Llegaron los colectivos, gritaron, y se escuchó una detonación. Tenían palos, tubos, armas de fuego. Tenían un tubo atravesado con una cabilla y una pata de cabra”, contó un estudiante.   
Había hombres y mujeres entre los atacantes. Acorralaron a los alumnos, en un área de la facultad conocida como la Anfiteátrica y lanzaron, al menos, tres bombas lacrimógenas.

“A mi me agarró un encapuchado, alto y gordo, me lanzó al suelo y luego me cayó a patadas. Me dejó ir porque otro de sus compañeros se lo pidió. Terminé con un labio partido y un golpe en el ojo”, declaró uno de los agredidos que pudo salir de la FAU 15 minutos después de que comenzara el ataque.

Hubo quienes se escondieron en el baño y otros en medio del material de oficina descontinuado que se acumula cerca de las salas anfiteátricas y que la universidad no ha podido desincorporar. “Ese mismo material también lo utilizaron para golpearnos. Hubo un momento en que iban a permitir la salida de algunos, pero al tiempo que corríamos para huir, nos golpeaban con los tubos. Estaban ubicados a cada lado del pasillo. Yo iba con la cabeza siempre gacha y el último golpe que sentí fue el que me causó la herida”, afirmó un joven al que hubo que tomarle 14 puntos de sutura en la cabeza.

Al tiempo que los golpeaban los amenazaban con las armas. Fue entonces cuando les ordenaron desnudarse. “Querían asegurarse de que no lleváramos nada pegado al cuerpo. Nos amenazaban diciéndonos que si nos encontraban algo nos matarían. A las mujeres también les ordenaron desvestirse. Después nos ordenaron correr”, narró otro joven.

Denunciaron que fuera de la facultad dos bomberos universitarios estaban golpeando a estudiantes.

Al final del ataque los miembros del colectivo gritaron: “Nos retiramos gobierno”.
 
Tensa calma. Este jueves la Universidad Central de Venezuela estuvo prácticamente sola. Luego que la rectora Cecilia García Arocha anunciara la suspensión de las actividades académicas el miércoles por la noche, tras la agresión a los estudiantes en la Facultad de Arquitectura.
Los estudiantes afirman que fueron más de 12 los agredidos. “Esos fueron quienes recibieron atención en la clínica Las Ciencias y en el HCU, pero fueron muchísimos más los golpeados”, dijeron.

Pese a que la mayoría de los espacios de la UCV estaban vacíos, en Tierra de Nadie y en las cercanías de la Facultad de Humanidades y Educación se leían mensajes en algunas cartulinas y pedazos de papel que fueron colocados como señal de protesta en contra de la inseguridad y la escasez de alimentos.

Por ejemplo, en el suelo de la fachada de la FHE se leían dos láminas. La primera con el mensaje “Ya no queremos escuchar más: en Venezuela esta carrera no da”, mientras que en la segunda hoja se leía: “Sigamos siendo la casa que vence la sombra. UCV, ¡no te arrodilles!”.

En un recorrido que El Nacional realizó por la UCV, quedó documentada en video la presencia de motorizados recorriendo la casa de estudios que, desde la semana pasada, está sin ningún tipo de vigilancia pues el personal de Seguridad se unió a un paro en rechazo a la destitución del ex director del departamento José Cruz; el subdirector, Nelson Terán; y el jefe de Operaciones, Álvaro González por parte de la rectora Cecilia García Arocha.

El viernes 14 de marzo las autoridades rectorales de la UCV dieron una rueda de prensa para explicar que los tres funcionarios fueron removidosde sus cargos por considerar que éstos incurrieron en un error al entregar a funcionarios a cuatro estudiantes durante la concentración estudiantil del 12 de marzo en la universidad y al no dejar constancia de los procedimientos en un informe.


En Maracay  Un video tomado de una cámara de seguridad que circula por las redes sociales muestra la agresión de la que fue víctima Jaime Yespica, estudiante de Ingeniería Civil, en el núcleo de Maracay de la UCV.

Las imágenes muestran a al menos cinco hombres, con la cara cubierta golpeando y pateando al estudiante. Incluso se aprecia a uno de los agresores levantando una piedra y lanzándosela contra la cabeza a Yespica.
Más temprano el estudiante participó en las manifestaciones ocurridas en San Jacinto.