• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Con ayuno y protesta silenciosa pidieron mejoras para las universidades

Por 10 horas mantuvieron el ayuno voluntario en apoyo a los huelguistas de la ULA y la Nunciatura | HENRY DELGADO

Por 10 horas mantuvieron el ayuno voluntario en apoyo a los huelguistas de la ULA y la Nunciatura | HENRY DELGADO

Un estudiante se sumó a la huelga de hambre que se lleva a cabo en Mérida desde hace 31 días

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela realizó nuevas protestas para exigir la atención del Gobierno central al conflicto universitario.

La jornada comenzó a las 6:30 am, con el cumplimiento de 10 horas de ayuno voluntario por 13 alumnos, en la entrada de la Nunciatura Apostólica, en Plaza Venezuela, donde se encuentran 2 dirigentes de la ULA desde el 15 de junio.

Los manifestantes desplegaron una pancarta sobre las escaleras en la que esbozaban 10 solicitudes o razones para su acción: 1) homologación de becas a 1.200 bolívares, 2) aumento de la matrícula, 3) dotación de transportes, 4) creación de nuevas rutas estudiantiles, 5) elecciones en Fames, 6) sanción del TSJ sobre las elecciones universitarias, 7) providencias estudiantiles equivalentes a 20% del presupuesto universitario, 8) dotación de los comedores, 9) contra la violencia y la represión y 10) por una universidad libre y democrática. Cada hora marcaba el cumplimiento de una razón para la lucha que llevan a cabo las universidades autónomas de todo el país.

“Esta es una actividad simbólica en apoyo a nuestros compañeros que ya tienen un mes en huelga de hambre y que apenas el miércoles se les dio reconocimiento a su lucha. Esta es una demostración de que no están solos y vamos a seguir con las protestas”, señaló Tammy Suárez, presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela de Estudios Políticos de la UCV.  

A las 10:00 am, otro grupo de ucevistas se colocó frente a la agencia internacional de noticias Reuters, cerca de la plaza Isabel La Católica en La Castellana, para pedirle a ese medio de comunicación y a sus pares extranjeros con presencia en el país que informen al mundo sobre la crisis que atraviesa el sector.

Los manifestantes usaron pancartas escritas en varios idiomas y sellaron sus labios con cinta adhesiva con la inscripción SOS-UCV.

“Aquí hay violencia, amenazas y un grave déficit presupuestario y el mundo no se está enterando de esto. Por el contrario, tenemos un Presidente en gira por el mundo diciendo que el país está perfecto, cuando no es verdad”, aseveró Emerson Cabañas, representante estudiantil.

Otras 5 actividades de protesta promovidas por ucevistas se llevaron a cabo ayer en la ciudad. En la plaza Brión de Chacaíto hubo un foro sobre el concepto de autonomía y la importancia de una universidad plural. La plaza Los Palos Grandes tuvo la actividad Intervención de calle: Vive la UCV, en la que artistas de esa casa de estudios se expresaron a favor de la lucha. También hubo manifestaciones académicas en el campus ucevista, como una tertulia musical y poética, un laboratorio de contra argumentación y el foro titulado Memoria y Conflicto Universitario en la Prensa Venezolana.

Los dirigentes estudiantiles informaron que los días 5, 6 y 7 de julio habrá protestas en las zonas turísticas del país, para informar a la comunidad sobre la problemática.


Protestas seguirán. Juan Requesens, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, calificó como un reconocimiento al conflicto iniciado en abril, el recibimiento de las federaciones docentes y las representaciones estudiantiles en la Comisión de Desarrollo Social de la Asamblea Nacional. Sin embargo, anunció la radicalización de la protesta hasta lograr una respuesta efectiva a las exigencias.

“Vamos a continuar la agenda de concienciación del pueblo venezolano. Si el Gobierno nacional acepta, cumple las peticiones y establece mesas de trabajo para una conversación bilateral y seria entre la universidad y el Estado, avanzaremos en la solución de este conflicto. Este movimiento estudiantil quiere universidades de calidad”, dijo.


17 huelguistas

Otro estudiante se sumó a la huelga de hambre que llevan a cabo 16 personas en el Rectorado de la Universidad de los Andes en Mérida.

Carlos Girón, cursante del segundo año de Medicina en esa casa de estudios, respaldó así la protesta que hoy llega a 31 días.

El decano de la Facultad de Medicina, Gerardo Tovitto, y varios profesores de esa dependencia expresaron su solidaridad con los universitarios.

Con la incorporación de Girón suman 16 alumnos y 1 profesora los miembros de esa comunidad que mantienen su negativa a ingerir alimentos hasta obtener una solución al conflicto universitario.

Ayer también hubo una protesta bautizada "La marcha de las togas", que recorrió la ciudad de Tovar. La movilización estuvo encabezada por el rector de la ULA, Mario Bonucci. Participaron decanos y otras autoridades del núcleo de la ULA en esa población, que recibieron el apoyo de todos los habitantes de la zona del Mocotíes.