• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La protesta se mantuvo pese a la militarización

Ciudadanos opinaron que los militares intentaban intimidarlos | Foto Williams Marrero

Ciudadanos opinaron que los militares intentaban intimidarlos | Foto Williams Marrero

Residentes del casco central y vecinos de la plaza Francia salieron en la tarde a manifestar 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Jóvenes con morrales y motorizados fueron requisados | Foto Alexandra Blanco

Después de 33 días de batallas con piedras, lacrimógenas y perdigones, cada esquina de Chacao se convirtió en zona militar. Grupos de cinco o seis guardias nacionales o del Pueblo se desplegaron en la avenida Francisco de Miranda, desde Chacaíto hasta el Parque del Este, como parte de un plan del Ministerio de Interior, Justicia y Paz para declarar a Chacao “Municipio de paz”, con el despliegue de funcionarios y la colocación de colchones inflables alrededor del obelisco de la plaza Francia.

En la mañana hubo mucho control. Alberto Caballero debió mostrar la cédula en la salida de la estación Altamira a petición de los militares. “Soy extranjero. Les mostré el pasaporte y me dejaron continuar”, dijo. Requisaron a transeúntes y motorizados. Se enfocaban en los ciudadanos con morrales, con aspecto más estudiantil o que iban con grandes paquetes.

En la tarde, la presencia militar no evitó manifestaciones ni intimidó. Los vecinos del casco de Chacao y de la plaza Francia salieron en masa a protestar de manera pacífica. Un grupo de mujeres, con letreros pegados a las franelas, salió desde la iglesia Don Bosco hasta la cuadrícula. Allí rezaron un rosario, como lo harán cada tarde en el lugar por nueve días. Otro grupo dibujó un SOS humano en silencio en la plaza, que congregó mucha más gente que en los días previos de protesta. 

Quienes residen en el municipio dudan de que, luego de un mes de represión, la militarización logre acabar con el conflicto. “Es un acto de represión. Deberían militarizar las zonas donde hay delincuentes. Esta es una provocación cuando la gente únicamente está protestando por la inseguridad y la escasez”, afirmó William Ravelo, habitante de Chacao.

En la plaza Francia el ambiente estuvo tenso en la mañana. Seguidores del Gobierno y de la oposición se enfrentaban tratando cada uno de hacer valer su opinión. A Ravelo, un manifestante del oficialismo le rompió la pancarta que tenía en las manos.

Vecinos como José Antonio García y Marlene Vanegas, por su parte, se mostraron de acuerdo con la militarización, pues no están a favor de las guarimbas.

El ministro de Interior, Miguel Rodríguez Torres, informó que desplegaron más de 1.200 funcionarios de la GNB, la Policía Nacional y el Cicpc. Cuadrillas de Supra Caracas, de la Corporación de Servicios de Libertador y del Ministerio de Transporte Terrestre limpiaron el municipio. Jorge Rodríguez, alcalde de Libertador, especificó que recogieron 26 toneladas de basura y atendieron 2,8 kilómetros en labores de aseo y barrido.


¿Intervención?
Chacao no es el municipio con el mayor récord de delincuencia en el Área Metropolitana de Caracas. En esa jurisdicción han ocurrido dos asesinatos en lo que va de año: Roberto Redman y Asdrúbal Rodríguez, ambos en las manifestaciones.

Pero Miguel Rodríguez Torres, ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, refirió que el despliegue militar obedeció a motivos de  seguridad ciudadana. “Vamos a devolver a este municipio la normalidad y la calma. Esto es netamente de seguridad ciudadana”, dijo.

Ramón Muchacho, alcalde de Chacao, opina que no se puede hablar de normalidad cuando en las calles están desplegados “más militares que civiles”. Para Luis Cedeño, director de Paz Activa, hay una situación especial en el municipio: “La instalación obedece a orden público. El margen de actuación que tiene Polichacao es corto, legalmente no tienen competencia en esa materia”.

En relación con el uso de los recursos de Libertador en la limpieza de Chacao, es un asunto que debería ser revisado por la Contraloría de Libertador. Paola Bautista, miembro de la Fundación Caracas Mía, indicó que habría que investigar el uso de fondos, que constitucionalmente están dirigidos a una circunscripción específica, fuera de ese territorio.