• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

42% del presupuesto de Min Salud de 2016 se gastará en pago de salarios

Hospital de niños J.M. de los Ríos| William Dumont / Archivo

Hospital de niños J.M. de los Ríos| William Dumont / Archivo

Especialistas advierten que no se tomó en cuenta la inflación para elaborar la planificación, y anticipan que los fondos serán deficitarios para atender las crisis de insumos y medicamentos que afectan al sector salud

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El proyecto de Ley de Presupuesto para 2016 contempla otorgar al ministerio de Salud 86,710 millardos de bolívares. Aunque en dinero es más del doble que el aprobado el año pasado, 38,705 millardos, en proporción el aumento es de apenas unos dígitos: en 2015 los recursos de Min Salud eran 5,2% del presupuesto total de la nación y en 2016 serán 5,5%.

Si se compara el monto estimado para este despacho con el Producto Interno Bruto proyectado para 2016 (8,07 billones de bolívares) la proporción es aún menos alentadora. La Organización Mundial de la Salud recomienda que las naciones inviertan entre 8% y 10% del PIB en salud: Venezuela presupuestó 1,07%, el monto más bajo desde 1996.

Los diputados de la Asamblea Nacional Bernardo Guerra, de la subcomisión de Salud, y Dinorah Figuera de la comisión de Familia, coinciden en que el presupuesto no se ajusta a la inflación que ha sufrido el país y el Fondo Monetario Internacional ubica en 158% para el cierre de este año.

“En 2015 terminaron ejecutándose 110,520 millardos de bolívares para Min Salud, sumando los créditos adicionales. Desde ya, se trata de un presupuesto deficitario”, advirtió Figuera.

Bernardo Guerra pidió que se explique por qué aunque se asegura que se asignan divisas a 6,30 bolívares por dólar, sigue habiendo fallas en la dotación de medicinas e insumos y en la reparación de los hospitales. “Lo que vemos son pacientes que deben llevar los utensilios para operaciones y comprar sus propios medicamentos”, reclamó.

Los gastos en pago de personal se llevan 41,8% (36,248 millardos) de lo que será asignado al despacho de salud. La Misión Barrio Adentro sigue en ascenso progresivo pues pasó de obtener 5,12% del presupuesto del ministerio en 2013 a quedarse con 10,21% en 2016. En cambio, las transferencias a los organismos descentralizados adscritos al ministerio disminuyeron en los últimos dos años, así como la asignación de recursos a la mayoría de los proyectos específicos. “Min Salud, empobrecido, desmembrado y desarticulado, tiene que competir por recursos financieros, que ahora le son restados y asignados a la Misión Barrio Adentro, o se traspasan al Despacho de la Presidencia, al adscribir a esa cartera a la Misión Niño Jesús. Bajo estas condiciones no se puede dar respuesta efectiva a las demandas de salud”, advirtió José Félix Oletta, ex ministro de Sanidad.

Prevención barata. La última medición de enfermos de malaria reveló que el país batió su propio récord epidemiológico: hasta la semana 41 (hasta el 17 de octubre) se reportaron 105.757 casos de paludismo.

La urgencia no se refleja en el presupuesto. A la vigilancia epidemiológica y la salud ambiental se destina apenas 0,05% del total presupuestado. A la “consolidación de la gestión en salud ambiental, desde el ámbito nacional para el mejoramiento de las condiciones sanitario ambientales” le otorgaron 38 millones de bolívares, que serán distribuidos en 1.326.622 actuaciones. Eso equivale a 29 bolívares por cada actividad de saneamiento.

La partida para la prevención de VIH-Sida, enfermedad pulmonar obstructiva, asma, tuberculosis y bancos de sangre sigue reduciéndose. De 1,99% en 2014, pasó a recibir 1,10% del dinero de Min Salud.

Lo asignado para el “fortalecimiento de hospitales” (1,93% del presupuesto) es entre 8 y 9 veces menor a lo que recibirá Barrio Adentro el año que viene. Para la Fundación de Edificaciones y Equipamiento Hospitalario se calcularon 302 millones de bolívares, 95 millones menos que en 2015, y para Espromed Bio (fábrica de vacunas) estimaron un gasto de 532 millones, lo que representa un leve reducción con respecto al año anterior.

Bien sea porque cambiaron los nombres de las partidas, porque las adscribieron a otros ministerios o porque desaparecieron definitivamente del presupuesto, no se pudo ubicar en el proyecto de Ley a la Corporación Nacional de Insumos, la partida para atención de patologías de alto costo ni la de medicamentos esenciales y equipamiento.

Programas que quedaron en tinta

La falta general de fondos impide que se continúen programas de Min Salud como el de control de endemias rurales y el de prevención de enfermedades, o que se materialicen nuevas apuestas como el Sistema Integral de Abastecimiento de Medicinas, anunciado en abril de este año, o las micromisiones que se activaron por etapas para solucionar problemas estructurales en los hospitales. En esa idea coinciden María Yánez, ex presidenta de la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas, y Rafael Orihuela, ex ministro de Sanidad.

“El programa de control de endemias tuvo una reducción gráfica de 2014 a 2015. La prevención de enfermedades quedó casi en el tintero y explica el repunte que hubo de esos males este año”, indica Orihuela. Mencionó también las deficiencias en la vacunación contra la varicela que dejaron, hasta octubre, 45.957 casos de lechina.

Sobre el Siamed, Yánez cree que dado que déficit de medicamentos sigue “en un estado alarmante”, el programa no cumplió su objetivo. “Sobre todo en atención a los pacientes crónicos, como hipertensos o diabeticos, o en los casos de enfermedades como cáncer. El problema es que no liquidan las divisas para el sector farmacéutico y por lo tanto no se importa ni se producen internamente los remedios. Pareciera que la crisis no tiene solución pronta”.

Hasta el 3 de agosto, el Siamed había registrado a 137.000 personas y distribuido 40.000 unidades de medicinas. No fue incluido en el presupuesto de Min Salud para 2016. 

EL DATO

El gasto total del Estado en salud, no está reflejado en el total asignado y ejecutado por Min Salud, que solo representa alrededor de 60% del gasto público en esa área, explica el doctor José Félix Oletta, ex ministro de Sanidad. “Un caso emblemático es la Fundación Misión Niño Jesús, encargada de planificar, gestionar y ejecutar acciones en salud materno infantil, que ahora está adscrita al Despacho de la Presidencia. Eso desmembra una de las principales estrategias de Min Salud”.

10,21% de los fondos de la cartera de salud serán para la Misión Barrio Adentro, que además recibe dinero del Despacho de la Presidencia y de Petróleos de Venezuela

0,01% corresponde a la partida de vigilancia epidemiológica. Hasta mediados de octubre, en Venezuela se reportaron 105.757 casos de malaria, 31.081 de dengue y 14.185 de chikungunya.

mjorge@el-nacional.com