• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La nueva presidenta de la SIP pide apoyo hispano a la libertad de prensa

Elizabeth Ballantine es la nueva presidenta de la SIP/ Cortesía McClatchy

Elizabeth Ballantine es la nueva presidenta de la SIP/ Cortesía McClatchy

Nada más ser elegida durante la sesión de clausura de la asamblea general de la SIP, celebrada en Denver (Colorado, EE.UU.) desde el pasado viernes, Ballantine afirmó que la "creciente marea hispana en Estados Unidos también debe ser parte de la lucha a favor de la libertad de prensa"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La nueva presidenta de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), la estadounidense Elizabeth Ballantine, pidió hoy que los hispanos residentes en EEUU se sumen a las gestiones para preservar la libertad de expresión tanto en este país como en sus países de origen.

En su primer discurso, nada más ser elegida durante la sesión de clausura de la asamblea general de la SIP, celebrada en Denver (Colorado, EE.UU.) desde el pasado viernes, Ballantine afirmó que la "creciente marea hispana en Estados Unidos también debe ser parte de la lucha a favor de la libertad de prensa".

"Queremos llegar a la diáspora latina en Estados Unidos, que ya tiene un impacto político, por ejemplo, en la elección del presidente Obama", comentó en el acto de cierre de la 69º asamblea general.

Ballantine, editora de The Durango Herald (en Durango, Colorado), es hija y nieta de editores de periódicos. Su prioridad durante su año como presidenta de la SIP será "restructurar a la SIP, comenzando por América de Sur".

Con ese motivo, Ballantine y sus colaboradores visitarán varios países sudamericanos en los próximos meses.

Esas visitas, explicó, serán para conocer la situación creada por lo que caracterizó como "democracias dictatoriales", es decir, gobiernos democráticamente elegidos pero que usan medidas antidemocráticas para permanecer en el poder.

Ballantine se refirió específicamente a los casos de Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela.

"Esperamos que nosotros, en Estados Unidos, no vayamos por el camino de una democracia dictatorial debido a la preocupación por la seguridad nacional", confió Ballantine.

Jesús Sánchez, periodista de El Comercio (en Denver) y fundador y exeditor de La Verdad (Maracaibo, Venezuela), concordó con el llamado de Ballantine a una movilización de los latinos y de los medios hispanos para defender la libertad de prensa "aquí y allá".

"Una de las cosas que quedó en evidencia en esta conferencia es que en las Américas padecemos de un virus, aunque no lo sepamos. Es el virus que alguna vez nos llevó a ser 'repúblicas bananeras', ahora mutado para adaptarse al siglo XXI", declaró Sánchez.

El "virus" consiste en dejar que gobernantes democráticamente elegidos asuman el control de la información, de modo que "el poder ejecutivo se convierte en la única voz".

Después del final de la Guerra Fría y del retorno a la democracia en América Latina, "nos creíamos curados, pero los mecanismos para recortar la libertad de expresión por medio de coacción y autocensura son reales", lamentó Sánchez.

Y esos mecanismos "afectan no solamente a los medios, sino también a la sociedad civil", puntualizó.

Durante los cinco días de la asamblea de la SIP en Denver el tema de los ataques a la libertad de prensa, sea por medio violentos en América Latina o por medio del espionaje en Estados Unidos, dominó las conversaciones de los más de 300 delegados.

En su informe anual presentado el domingo pasado, Claudio Portillo, presidente de la comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, dijo que este había sido "el peor semestre de los últimos cinco años para los periodistas en las Américas".

En su discurso, Ballantine reafirmó esa postura, sosteniendo que existen "amenazas sin precedentes para la libertad de prensa" en todo el continente.

"En Estados Unidos, la mayor amenaza es el conflicto entre los medios y el gobierno sobre la difusión de información de inteligencia", dijo Ballantine.

Esa intromisión del gobierno en el periodismo es "sin precedentes e inconstitucional" y se extiende a los gobiernos estatales y locales.

"La eterna vigilancia en contra de los secretos del gobierno debe ser el estilo de vida (de editores y periodistas) en los 50 estados", afirmó la nueva presidenta.

Poco después, redujo las amenazas a la libertad de prensa en América a una sola palabra: impunidad.

"Más del 90 por ciento de los asesinatos de periodistas nunca se resuelven", denunció. Y la situación se complica, dijo, por la creciente interferencia de los carteles de la droga en contra de los periodistas.

Para el venezolano Sánchez, la complicada situación del periodismo, aunque descorazonadora, debe a la vez servir de inspiración.

"Seguiremos dando pelea. Hay mucho por hacer en la región de las Américas para conservar la libertad de expresión", concluyó.