• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

No hay planes de reubicación para otras invasiones

Los habitantes de la torre Fede están dispuestos a pagarle al Estado por sus viviendas / OMAR VÉLIZ

Los habitantes de la torre Fede están dispuestos a pagarle al Estado por sus viviendas / OMAR VÉLIZ

La Torre Viasa, de Candelaria, estuvo abandonada desde 1995 y en 2006 la Alcaldía Metropolitana decretó su ocupación temporal por 60 familias. Hoy, en el edificio habitan 157 familias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Detrás de la fachada sin frisar de la torre Fede, en Chacao, viven 52 familias que se han esforzado por hacer del edificio un lugar acondicionado. “No tenemos nada que envidiarle a los habitantes de cualquier residencia formal del municipio”, afirmó Ismael Villabona, residente del inmueble. Saben de la reubicación que están haciendo en la Torre Confinanzas, pero si les propusieran lo mismo se negarían a irse.

El edificio pertenecía a la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas, adscrita al Ministerio de Educación, cuando ocurrió la toma hace siete años. “Lo que nos falta es la fachada y el ascensor; formalizamos el servicio eléctrico y ahora estamos en gestiones para instalar un sistema hidroneumático para que el agua llegue a los pisos más altos”, aseguró Juan Guillén, presidente de la Asociación Civil Pobladores Unidos del Edificio Fede.

Las cifras de la Asociación de Propietarios de Inmuebles Urbanos indican que en Caracas hay 157 invasiones. Para Zulma Bolívar, presidente del Instituto Metropolitano de Urbanismo, los planes de reubicación de las 1.156 familias de Confinanzas no responden a una política de Estado.

“No es una señal; pienso que simplemente se trata de un caso fortuito. Por su magnitud y visibilidad, siguen haciendo mercadotecnia y demagogia con actuaciones públicas”.

En uno de los sótanos de Fede hay otra invasión que ocurrió hace 4 o 5 años, relatan los habitantes de la torre. Aunque los ocupantes iniciales intentaron sacarlos no lo lograron y aún así mantienen su plan de quedarse.

“Nosotros tenemos actas que han salido de nuestras asambleas y de los censos que se han realizado en la que dejamos constancia de que estamos dispuestos a pagarle al Estado por nuestros apartamentos”, aseguró Guillén.

La Torre Viasa, ubicada en Candelaria, estuvo abandonada desde 1995 y en 2006 la Alcaldía Metropolitana decretó la ocupación temporal del inmueble por 60 familias damnificadas. Hoy, en el edificio habitan 157 familias. A principios de este año se les planteó –aunque no formalmente– la posibilidad de llevarlos a Pueblo Nuevo, en los Valles del Tuy, pero después de realizar una visita al urbanismo no aceptaron mudarse por la inseguridad. Desde entonces no les han presentado otras alternativas.

“Si nos van a mudar que sea a un lugar digno. Estamos dispuestos siempre que sea a Guatire, Guarenas, La Guaira, Los Teques o Fuerte Tiuna”, dijo Yureima Romero.