• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Una pareja gasta hasta Bs 2.000 al mes en pasaje

Transporte público/ Omar Véliz

Transporte público/ Omar Véliz

Las tarifas de los autobuses se incrementan con frecuencia debido a factores ambientales, protestas que obstaculizan las vías y la habilitación de unidades alternas para los traslados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ludy Segovia baja de lunes a viernes de su casa en Nueva Casarapa, Guarenas, para ir a su trabajo en Caracas. A las 7:00 am se monta, con su esposo en un carrito por puesto, que agarra a cuadra y media de su casa y que la traslada por 10 bolívares hasta La California, donde toma el Metro para llegar a su oficina. De regreso el procedimiento es similar. Llega a La California en Metro y se monta en una vans en la que le cobran 25 bolívares por llevarla hasta su casa.

Mensualmente Segovia y su esposo destinan en promedio 2.000 bolívares para el pago de trasporte público. Únicamente en ticket del Metro, cada uno gasta más de un boleto multiabono -con un valor de 13,5 bolívares por 10 viajes- a la semana. Asegura que aunque podría ahorrar en el pasaje de retorno a Guarenas prefiere pagar más, pero viajar con más seguridad y comodidad.

"Te puedes ir en camioneta por Petare o La California, que cobran menos, pero se hacen largas colas de personas y el servicio es muy inestable. Además, Petare es un sitio muy inseguro donde hay un alto índice de robos y atracos", expresa.

El pago del trasporte público es una de los gastos que 21,3% de las personas entrevistadas por la empresa Datos, para el estudio Pulso del Consumidor de este año, considera inamovible. Casi ocho puntos por encima de la medición realizada por la empresa en 2.009, cuando 14,8% de los encuestados aseguró que prioriza en el dinero que destina para su traslado.

Las personas que viajan de El Junquito a Caracas también dirigen buena parte de su presupuesto mensual al pago de transporte. Nathaly Maldonado vive en el kilómetro 13 de El Junquito y tiene clases de lunes a viernes en la Universidad Central de Venezuela.

A diario paga 5 bolívares en una camioneta por puesto que la deja en La Yaguara o en El Silencio, y desde allí continúa en Metro hasta la universidad.

Señala que en promedio desembolsa 100 bolívares a la semana sólo en pasajes porque al monto diario le debe sumar los gastos adicionales que tiene cuando debe hacer diligencias en la ciudad.

Variaciones. Aun cuando la mayoría de las rutas suburbanas e interurbanas tienen tarifas de pago establecidas por el Ministerio de Transporte Terrestre, los montos suelen tener algunos incrementos.

Maldonado explica que en el caso de las rutas de El Junquito, ya no le sorprende tener que pagar más del valor fijo del pasaje para poder trasladarse, sobre todo cuando va de regreso a su casa.

"Cuando llueve, cuando trancan la vía por protestas o cuando roban a uno de los transportistas y sus compañeros se paran para manifestar su rechazo, el resto de los choferes que continúa prestando el servicio sube el pasaje", cuenta.

Cristina González, residente de Guatire coincide con Maldonado. Dice que para llegar a su casa se presenta una situación similar. "En la redoma de Petare ocurre que cuando llueve las líneas de transporte que bajan a Guatire no quieren salir porque la vía esta trancada. Siempre llegan autobuses piratas dispuestos a llevarse a los pasajeros pero cobrándoles más del doble".

Expresa que aunque irse en esos autobuses y pagar con sobreprecio es una decisión de los pasajeros, prácticamente se ven obligados a hacerlo porque lo que desean es llegar temprano a sus destinos.

"Tienes la opción de seguir esperando a uno de la línea en el que pagas 10 bolívares, pero lo que quieres es llegar rápido a tu destino".

Una pareja gasta hasta Bs 2.000 al mes en pasaje

Las tarifas de los autobuses se incrementan con frecuencia debido a factores ambientales, protestas que obstaculizan las vías y la habilitación de unidades alternas para los traslados




MARÍA FERNANDA SOJO
mfsojo@el-nacional.com









Ludy Segovia baja de lunes a viernes de su casa en Nueva Casarapa, Guarenas, para ir a su trabajo en Caracas. A las 7:00 am se monta, con su esposo en un carrito por puesto, que agarra a cuadra y media de su casa y que la traslada por 10 bolívares hasta La California, donde toma el Metro para llegar a su oficina. De regreso el procedimiento es similar. Llega a La California en Metro y se monta en una vans en la que le cobran 25 bolívares por llevarla hasta su casa.

Mensualmente Segovia y su esposo destinan en promedio 2.000 bolívares para el pago de trasporte público. Únicamente en ticket del Metro, cada uno gasta más de un boleto multiabono -con un valor de 13,5 bolívares por 10 viajes- a la semana. Asegura que aunque podría ahorrar en el pasaje de retorno a Guarenas prefiere pagar más, pero viajar con más seguridad y comodidad.

"Te puedes ir en camioneta por Petare o La California, que cobran menos, pero se hacen largas colas de personas y el servicio es muy inestable. Además, Petare es un sitio muy inseguro donde hay un alto índice de robos y atracos", expresa.

El pago del trasporte público es una de los gastos que 21,3% de las personas entrevistadas por la empresa Datos, para el estudio Pulso del Consumidor de este año, considera inamovible. Casi ocho puntos por encima de la medición realizada por la empresa en 2.009, cuando 14,8% de los encuestados aseguró que prioriza en el dinero que destina para su traslado.

Las personas que viajan de El Junquito a Caracas también dirigen buena parte de su presupuesto mensual al pago de transporte. Nathaly Maldonado vive en el kilómetro 13 de El Junquito y tiene clases de lunes a viernes en la Universidad Central de Venezuela.

A diario paga 5 bolívares en una camioneta por puesto que la deja en La Yaguara o en El Silencio, y desde allí continúa en Metro hasta la universidad.

Señala que en promedio desembolsa 100 bolívares a la semana sólo en pasajes porque al monto diario le debe sumar los gastos adicionales que tiene cuando debe hacer diligencias en la ciudad.

Variaciones. Aun cuando la mayoría de las rutas suburbanas e interurbanas tienen tarifas de pago establecidas por el Ministerio de Transporte Terrestre, los montos suelen tener algunos incrementos.

Maldonado explica que en el caso de las rutas de El Junquito, ya no le sorprende tener que pagar más del valor fijo del pasaje para poder trasladarse, sobre todo cuando va de regreso a su casa.

"Cuando llueve, cuando trancan la vía por protestas o cuando roban a uno de los transportistas y sus compañeros se paran para manifestar su rechazo, el resto de los choferes que continúa prestando el servicio sube el pasaje", cuenta.

Cristina González, residente de Guatire coincide con Maldonado. Dice que para llegar a su casa se presenta una situación similar. "En la redoma de Petare ocurre que cuando llueve las líneas de transporte que bajan a Guatire no quieren salir porque la vía esta trancada. Siempre llegan autobuses piratas dispuestos a llevarse a los pasajeros pero cobrándoles más del doble".

Expresa que aunque irse en esos autobuses y pagar con sobreprecio es una decisión de los pasajeros, prácticamente se ven obligados a hacerlo porque lo que desean es llegar temprano a sus destinos.

"Tienes la opción de seguir esperando a uno de la línea en el que pagas 10 bolívares, pero lo que quieres es llegar rápido a tu destino".