• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Un templo remozado para celebrar  aniversario de José Gregorio Hernández

El 1° de marzo de 2013 comenzó la renovación de la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria. El domingo el templo estará abierto después de año y medio en obras 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Judith Mendoza busca un milagro del doctor José Gregorio Hernández: “Yo siempre le pido y ahora lo hago con más fe porque tengo un familiar que lo necesita”, dice. Reza apoyada en la reja de entrada de la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria. Allí instalaron la mesa donde los creyentes colocan las velas y los floreros, mientras los obreros continúan la restauración del templo.

Trabajan contrarreloj, pues este domingo se conmemoran 150 años del nacimiento del médico. Las velas y las flores están frente a la capilla sur de la iglesia, donde reposan los restos del Venerable desde el 23 de octubre de 1975. En esa nave comenzó la restauración el 1° de marzo de 2013.

La capilla de José Gregorio prácticamente no tuvo cambios. Se recuperó el vitral que da hacia la plaza que representa la pila bautismal –la capilla sur era antes el bautisterio de la iglesia– y fue restaurada la lápida que tenía la tumba de Hernández mientras estuvo en el Cementerio General del Sur. La reja que protegía la capilla fue eliminada y en su lugar pondrán un cristal.

“El techo también es nuevo. Eso fue lo que nos demoró. Es de cedro y ese es un material que está vedado. Lo poco que se consigue hay que comprarlo con la autorización del Ministerio del Ambiente”, explica Gloria Marcano, arquitecto que trabaja como enlace entre la Iglesia y la Fundación Propatria 2000, adscrita a la Presidencia y responsable de los arreglos. La restauración estaba antes en manos de la Cancillería. Con su elección como presidente, Nicolás Maduro se llevó la tarea de concluir los trabajos. 

Todo el techo del templo es nuevo, está impermeabilizado y se pudieron conservar las vigas originales. Ningún aspecto escapa de la renovación. Incluso hicieron arreglos en los bancos. “La restauración buscar recuperar la configuración original de la iglesia”, indica la arquitecto.

Actualmente hay más de 100 personas trabajando día y noche.

Lo hecho. El órgano de la iglesia se desarmó para cambiar el entablonado del piso. Ahora rearman el instrumento y contratarán a un especialista que lo haga sonar nuevamente.

El retablo mayor, los principales y los de cada imagen fueron recuperados. La mayoría son de madera y están hojillados en oro. Las lámparas lucen dorado brillante. Eliminaron los aditamentos puestos al pasar de los años y ahora lucen el aspecto que tenían en 1708 –cuando concluyó la construcción del templo–, pero con focos LED.  

Para determinar los colores de las paredes hicieron varias calas en lugares estratégicos. Encontraron más de cinco capas de pintura y en función de la más antigua se eligió un color ladrillo para los nichos, marfil para el resto de los muros y blanco para las columnas. En algunas de las paredes dejaron al descubierto la pintura que reveló la cala para que los visitantes puedan apreciarla. En los intradós del altar mayor recuperarán la pintura original en su totalidad. Además, quitaron las cortinas que tapaban el baldaquino junto al altar y lo están hojillando en oro.

A la espera del altar. El templo será abierto el domingo en su totalidad, pero queda trabajo por hacer. Falta restaurar las imágenes y renovar el piso de piedra en la entrada. “No podemos decir que la iglesia quedará inaugurada porque se mandó a hacer un altar nuevo, de mármol, ese será el aporte moderno que dará la renovación”, señala Marcano. El altar actual lo colocarán en su posición original pegado al retablo. “Cuando se traiga el nuevo hay que consagrarlo y será entonces cuando quedará inaugurada la iglesia”.

Esperan los arreglos en la casa parroquial y también aguardan por el milagro. “Estoy convencida de que beatificarán a José Gregorio. Lo que hay que tener es paciencia hasta que aparezca un milagro bien documentado. Me sentiría orgullosa de tener un santo venezolano. Todos le tienen fe, por eso es un privilegio trabajar en esto”.

Memoria funeraria

En el arco del muro testero de la iglesia de Candelaria encontraron un enterramiento secundario. En una urna hallaron varias osamentas que -por su ubicación en el templo- se presume pertenecían a los sacerdotes fundadores o colaboradores en su construcción.

Luis Guillermo Román, antropólogo encargado del proyecto arqueológico en Candelaria, explica que el arco fue un vano de ladrillo que daba acceso a las criptas. "Durante las obras en la casa parroquial encontramos los restos del antiguo cementerio de la iglesia, que data del siglo XVIII y que fue cerrado entre 1820 y 1825. Además, estaba el osario o fosa común del cementerio". El osario se conservó, al igual que los huesos en el muro testero, que fueron identificados con una ficha técnica y colocados en una urna nueva.

Comercio para el turista

Cuando se recuperó la plaza Núñez Ponte, de Candelaria, se destinó un espacio junto a la iglesia para que fuese ocupado por los comerciantes que se dedican a la venta de velas, estampitas, rosarios e imágenes alusivas a José Gregorio Hernández. Son 12 vendedores que temen que el 26 de octubre no les permitan ocupar sus puestos ante la posible visita del presidente Nicolás Maduro a la misa conmemorativa del nacimiento del Venerable. "Siento que hace falta más orden. En lugar de estos toldos deberíamos tener kioscos. Algo más estructurado como lo que hay en México con la Guadalupe o en Colombia en Monserrate. Acá viene gente de todos lados y esto se podría aprovechar mejor para el turismo", opinó Ligia de Velásquez, encargada de uno de los puestos. La vendedora ha atendido visitantes hasta de Australia que vienen a visitar el lugar donde reposan los restos del médico.