• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La organización de padres y maestros evitó el adoctrinamiento educativo

Las escuelas que no son centros de votación deberán trabajar de manera ininterrumpida, afirmó la ministra | Leonardo Noguera

En 14 años, leyes y decretos fueron usados para instaurar el pensamiento único y crear el “hombre nuevo”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los últimos 14 años han transcurrido entre leyes, decretos y nuevas normas para la educación básica venezolana. Algunas, como la vigente Ley Orgánica de Educación, han logrado ser implementadas. Otras –como el Decreto 1011, que creó la figura del supervisor itinerante en 2001, y la introducción del Currículo Nacional Bolivariano en 2007–, han sido reformuladas o descartadas debido a las protestas.

Olga Ramos, coordinadora del Observatorio Educativo de Venezuela, señala que desde el inicio del gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez se elaboraron resoluciones para facilitar el adoctrinamiento e instaurar el pensamiento único. Sin embargo, la experta agrega que muchos de los esfuerzos han encontrado resistencia entre padres y maestros.

“Ha habido un claro intento de que la educación sirva en la formación de cuadros y partidarios del Gobierno, pero sus esfuerzos no tienen asidero. No puedes hacer cambios profundos sin contar con la aprobación de la gente que no está ganada a que le inculquen una ideología a los niños independientemente de su posición política”, expresa.

Ramos recuerda que en 2001, por ejemplo, se aprobó en primera discusión de la Asamblea Nacional una ley de educación que contaba con el consenso de varios sectores antagónicos, pero que fue desaprobada por el Presidente porque no seguía la línea política de su partido.

“Esa ley es presentada por los escuálidos. Si la aprueban, de Miraflores no pasa. Tengo el bate de Sammy Sosa preparado para devolverla”, dijo el entonces mandatario el 8 de octubre de ese año.

Nancy Hernández de Martín, miembro del consejo consultivo de la Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes coincide con Ramos. Indica que el Gobierno trató de transformar la educación para crear el llamado “hombre nuevo”.

“Desde el principio, la intención fue convertir la educación en el aparato ideológico para la instauración del pensamiento único en todos los niveles educativos. La ley de educación anterior estuvo vigente por 30 años. Solo hasta 2009 se logró el cambio porque no había ninguna voz disidente en la AN”, aseguró.

 

Aprobado y aplicado. Previamente a la aprobación de la vigente Ley Orgánica de Educación, el gobierno de Hugo Chávez reformó parte del sistema educativo: se cambió de niveles y etapas del aprendizaje a los subsistemas educativos: Educación Inicial con Simoncitos, Educación Primaria de 1° a 6° grados, Educación Secundaria con liceos bolivarianos y escuelas técnicas robinsonianas y zamoranas, Educación Especial, Educación Intercultural y Educación de Jóvenes y Adultos. Los cambios favorecieron la promoción de los colectivos y los consejos comunales tomaron parte en las escuelas. A estos últimos se les legitima el poder a través de la Resolución 058 de octubre de 2012, que ordena la creación de los consejos educativos, en los que los miembros de la comunidad tienen el mismo poder de decisión que padres y maestros.

También se lanzó el Proyecto Canaima Educativo, que dotó de computadoras a los niños de primaria, y se distribuyeron los libros de la Colección Bicentenario, de uso obligatorio. El contenido de las computadoras y de los libros ha sido duramente criticado por favorecer el chavismo.

 Contra la 058

Los padres se organizaron para oponerse a las normas del Ministerio de Educación. Con la promulgación de la Resolución 058, por ejemplo, se activaron asambleas y se han introducido recursos de nulidad por considerar que la medida viola el derecho de los representantes a decidir en la educación de los hijos.

Lila Vega, vocera de la Red de Madres, Padres y Representantes, explica que la lucha del sector comenzó con el Decreto 1011, cuando se agruparon para tener personalidad jurídica e inscribirse ante el ministerio, para ser consultados sobre las decisiones.

“Se logró que no se implantara el cambio del calendario escolar porque se hizo de manera inconsulta. Nos apegamos a la Resolución 751 de las comunidades educativas y ahora pretenden cambiarla con la 058, que tampoco consultaron”, dice.

Nancy Hernández de Martín, vocera de Fenasopadres, recuerda que también hubo tensión entre los padres y el ministerio en el período 2004-2005 debido a la prohibición del cobro de matrícula en planteles oficiales y la fijación de un tope en las tarifas de los colegios privados.

“Se impidió que las comunidades determinaran sus necesidades y quedaron condenadas al olvido. También se condenó a la educación privada al limitar los montos de la matrícula para ir ahorcándolas aún más”, indica.

 Las misiones

El Ejecutivo prometió a los adultos excluidos de educación básica su inserción en el sistema formal. Para ello se lanzaron las misiones Robinson I y Ribas.

Luis Bravo Jáuregui, coordinador de la Memoria Educativa Venezolana, analiza periódicamente las cifras ofrecidas por el Gobierno nacional y demuestra la existencia de una contradicción constante entre las cifras.

Señala que en 2005, por ejemplo, el entonces presidente Chávez declaró a Venezuela como territorio libre de analfabetismo y afirmó que contaba con el aval de la Unesco. Indicó que 1,5 millones habían sido alfabetizados. Los datos del Censo Nacional de Población de 2011 revelan que 4,9% de la población del país, equivalente a 1.334.168 personas, sigue siendo analfabeta.

Bravo afirma que las misiones sirven para abultar los indicadores del ministerio en el estudio del período 1999-2012: “Es el componente que infla los números del sistema educativo a partir de 2003. Las misiones educativas son el factor que empuja al alza los indicadores del sistema educativo. Su crecimiento entre 2003 y 2007 define la ampliación de oportunidades educativas para las mayorías populares, y su disminución marca un hito en la dinámica de la extra escolaridad, al producirse una caída espectacular de la contabilidad de la opción más popular de todas las que ha tenido el Estado venezolano”.