• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Una obra teatral cuestiona a la sociedad costarricense

La puesta en escena de "Un mundo feliz", adaptación de la novela de Aldous Huxley, es el reflejo de una sociedad completamente basada en el consumo, el entretenimiento y el placer, donde no existen las guerras ni la pobreza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las fuertes críticas sociales planteadas por Aldous Huxley en su novela "Un mundo feliz" resuenan en Costa Rica desde el escenario de un teatro donde la obra, basada en el famoso libro, se presenta con gran éxito.

La puesta en escena de "Un mundo feliz", publicado por primera vez en 1932, llegó a San José bajo la dirección del inglés Paul Stebbings y está en cartelera en el Teatro Expressivo, al este de la capital.

Aunque la obra es dirigida por un inglés, la carga dramática recae sobre seis actores costarricenses, la mayoría de ellos con una sólida carrera en el país centroamericano, que hacen las delicias del público, a veces con un poco de humor, otras con una interpretación profunda de los conflictos de su personaje, según pudo comprobar Efe.

La novela de Huxley anticipa el desarrollo en tecnología reproductiva, cultivos humanos e "hipnopedia" que, dan como resultado una sociedad completamente basada en el consumo, el entretenimiento y el placer, donde no existen las guerras ni la pobreza.

"Todos son felices, pero para alcanzarlo, se tuvo que erradicar aspectos esenciales de la humanidad como el amor, la familia, la literatura, la diversidad cultural, el arte, el avance científico, la religión y la filosofía", indica el texto de presentación de la obra.

El gerente del Teatro Expressivo, Carlos Salazar, explicó que la elección de la obra se hizo por la actualidad y relevancia de la temática.

"Ese mundo feliz que nos planteó Huxley ya nos llegó. Es una obra que nos hace reflexionar sobre cómo las peores pesadillas de nuestros abuelos son ahora una realidad", afirmó.

Los actores empezaron a trabajar el texto desde junio y la obra se estrenó este mes con una puesta en escena minimalista.

Sobre el escenario, además de los artistas, solo se ve una estructura de hierro que cumple varias funciones, entre ellas un "helicohete", un basurero industrial o el interior de un laboratorio de reproducción humana.

Paul Stebbings, el director de la obra, es además director artístico del TNT Music Theatre y de The American Drama Groupe Europe en Inglaterra.

A lo largo de su carrera ha sido actor en el Nottingham Playhouse, y guionista y director en compañías como South Yorkshire Theatre (Inglaterra), Parangon Ensemble Glasgow (Escocia), Tams Theatre Münich (Alemania), Teatro Estatal de Comedia de San Petersburgo (Rusia) y Terruño Espressivo (Costa Rica).

"Un mundo feliz" ha sido su más reciente éxito en Europa con una gira de nueve meses por todo el continente antes de presentarla en Costa Rica.