• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Hay 33% de nuevos pobres desde 2013 por el deterioro de los ingresos

Los Palos Grandes II, sector rural que fue escogido por el Ejecutivo Nacional para implementar las Bases de Misiones, proyecto creado para las zonas consideradas de extrema pobreza | Foto: Alexandra Blanco/El Nacional

Los Palos Grandes II, sector rural que fue escogido por el Ejecutivo Nacional para implementar las Bases de Misiones, proyecto creado para las zonas consideradas de extrema pobreza | Foto: Alexandra Blanco/El Nacional

49% de los beneficiarios de las misiones no se encuentra en condición de pobreza y solo 8,4% está en pobreza extrema, reveló encuesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las universidades Católica Andrés Bello, Simón Bolívar y Central de Venezuela divulgaron ayer los primeros resultados de un estudio que elaboraron en conjunto sobre las condiciones de vida de la población venezolana. Desde 1998 no se hacía una evaluación similar en el país.

La investigación, realizada entre abril y septiembre de 2014 en 1.500 hogares de todos los estratos sociales y grupos de edades, pretende ser un aporte de las casas de estudio para dar luces sobre los principales problemas existentes en el territorio nacional.

La Encuesta sobre Condiciones de Vida Venezuela 2014 reveló que se ha profundizado la precariedad en el acceso a requerimientos básicos y que existe un sector de la población que aún sigue vulnerable.

48% de los hogares se encuentra en situación de pobreza en relación con el ingreso recibido, lo que significa que alrededor de 3.500.000 hogares enfrentan dificultades para satisfacer sus necesidades básicas, señaló el sociólogo e investigador de la UCAB, Luis Pedro España. Esta proporción se ha mantenido casi igual desde 1998, cuando se ubicó la pobreza en ingresos en 45%.

El deterioro de la capacidad adquisitiva, principalmente ocurrido entre los años 2013 y 2014, causó que 33% de hogares cayera recientemente en la pobreza. España advirtió que de no atenderse el problema de los “nuevos pobres”, o pobres recientes, será más común observar jóvenes abandonando la escuela y familias que dejarán de consumir los nutrientes requeridos para su alimentación, por lo que pasarán de una pobreza coyuntural a una estructural.

España también hizo referencia a la influencia de las misiones para superarla. 86% de los encuestados aseguró no ser beneficiario de los programas sociales. La investigación determinó que estos programas sociales no están enfocados a resolver condiciones de exclusión: 49% de los atendidos no está en condición de pobreza y que apenas 8,4% pertenece al sector de pobreza extrema.

La Misión Alimentación y la Misión Barrio Adentro son los únicos programas sociales que cuentan con una cobertura masiva, apuntó España. La primera atiende a 1.923.383 venezolanos y la segunda a 1.713.070. El resto de las misiones tiene una cobertura mucho menor, dijo el investigador.

La encuesta hace énfasis que entre el sector no beneficiado por las misiones (86%), 37% se siente excluido de estos programas. De hecho, 4 de cada 10 venezolanos expresó estar de acuerdo con la premisa de que las misiones son solo para partidarios del gobierno.

España insiste en que en los últimos tres años la cobertura de las misiones ha descendido 20%. “Pasaron de ser programas para atender la exclusión, a simples medios para alcanzar aspiraciones como vivienda, vehículos, pensiones o ayudas”, afirmó.

Ante esta situación, España propuso diseñar un plan de superación de la pobreza basado en el esfuerzo y la productividad.

“Hace falta una política económica que genere oportunidades, que reduzca la dependencia, no solamente un programa social”.


Formación para el trabajo. Dos de cada cuatro jóvenes entre 15 y 24 años de edad está buscando empleo sin éxito, apuntó la socióloga Genny Zúñiga.

El estudio relacionó la tasa de desempleo con los niveles educativos: en 7% se ubicó el porcentaje de desocupación en el país. El promedio de escolaridad de este grupo es de 9,6 años; es decir, llegó hasta tercero o cuarto año de bachillerato.

65% de los jóvenes que busca trabajo desertó del sistema escolar cuando tenía 15 años de edad, o menos; 32%, porque no quiso seguir estudiando, 31% dijo haber terminado sus estudios y 21%, porque “tiene que trabajar”.

Zúñiga alertó que falta una política seria de salarios relacionada con la productividad, pues 24% de los trabajadores labora más de 35 horas a la semana, pero su ingreso es igual o inferior al salario mínimo.

Además, 30% está en empleos de baja productividad: 13% está en trabajos de muy baja calificación y 17% se califica de “vendedor”.

También faltan puestos de trabajos estables y protegidos por beneficios: 6 de cada 10 ocupados no cuentan con estabilidad laboral que les permita mantener su condición de vida.


Mayor violencia e impunidad. 8 de cada 10 venezolanos considera que la violencia ha aumentado, señaló ayer el profesor de la UCV Roberto Briceño León, presidente del Observatorio Venezolano de Violencia, en la presentación de la Encuesta sobre Condiciones de Vida Venezuela 2014.

La proporción varía al hacer referencia a la seguridad local: 6 de cada 10 encuestados opina que la violencia se ha incrementado en su propia comunidad. Uno de cada 10 hogares tiene, al menos, dos miembros de la familia que han sido víctimas de algún delito.

En cuanto a la percepción sobre seguridad, 55% manifestó tener miedo a ser atacado o robado en su casa; 65%, durante el día en la calle, y 79%, en el transporte público.

“No hay calidad de vida cuando la probabilidad de perder la vida es alta y se es víctima de robos; cuando hay miedo y no se puede salir, y cuando no se confía en la policía. Hay un proceso de privatización de la seguridad”, sentenció León. El estudio reveló que 13% de la población está dispuesta a armarse para protegerse y un tercio de los encuestados expresó sentir necesidad de mudarse o irse del país, debido a la inseguridad.

La impunidad tiene expresión en un alto porcentaje –65,70%– de personas que no denuncia ante las autoridades los delitos de los que fueron víctimas. La desconfianza a los cuerpos de seguridad explicaría esta situación: 74% de los venezolanos estuvo en desacuerdo con la premisa: “Los policías me protegen de los delincuentes”.

El sistema judicial también carece de credibilidad. 9 de cada 10 calificó de regular a muy malo el trabajo de la justicia penal en Venezuela.

Briceño León explicó que el país enfrenta una crisis social que debe resolverse con un mensaje sobre el respeto a la resolución pacífica de conflictos, aumentando la protección de las personas e incrementando el castigo.


48% de los hogares está en pobreza en relación con el ingreso; es decir, 3.500.000 tienen dificultades para satisfacer necesidades básicas


65% de los jóvenes (entre 15 y 24 años) que busca trabajo actualmente, abandonó el sistema escolar cuando tenía 15 años de edad o menos


13% de la población está dispuesta a armarse para protegerse y un tercio ha sentido necesidad de mudarse o irse del país debido a la inseguridad



amontilla@el-nacional.com