• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

3 millones de hogares no tienen medidor para comprobar consumo

Fuentes sindicales del sector señalaron que es injusto que 6,5 millones de suscriptores que disponen de estos equipos carguen con el peso de las tarifas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Otro factor que impide disminuir la demanda eléctrica nacional en medio de la crisis energética actual profundizada por la caída de la generación desde la central de Guri, como consecuencia de la sequía de El Niño, es que 3 millones de hogares carecen de medidores o requieren su reposición porque no funcionan,aseguraron fuentes sindicales del sector que pidieron no mencionar sus nombres.

“En la crisis de 2010 había 2 millones de suscriptores residenciales sin medidor. El gobierno anunció entonces un plan de instalación masiva de esos equipos, lo cual representaba una inversión de más de 3 millardos de dólares, tomando en cuenta que el costo de cada aparato es de 1.000 a 1.500 dólares”, explicó una de las fuentes.

Sin embargo, agregó, que desde la fecha mencionada la Corporación Eléctrica Nacional ha instalado un porcentaje muy pequeño de medidores en el sector residencial, además de que con el correr de los años muchos aparatos existentes ya cumplieron su vida útil y están dañados, lo cual requiere su sustitución por otros nuevos. “A esto se suma que la mayoría de los miles de hogares de la Gran Misión Vivienda carece de medidores”, destacó.

Otra fuente consultada advirtió que la no medición hace que los usuarios consuman energía indiscriminadamente. Esto agrava la intención del gobierno de disminuir de forma drástica la demanda eléctrica del país ante la presente indisponibilidad de la hidroenergía generada desde Guri y las limitaciones del parque termoeléctrico nacional, de cuya capacidad instalada de 17.600 megavatios hay disponibles 6.600 megavatios (37%), según la cifra anunciada el martes por las autoridades del sector.

La fuente considera injusto que los 6,5 millones de suscriptores residenciales del país que poseen medidor en sus casas sean los que carguen con el peso de las tarifas, porque no tienen otra salida que pagar la luz o les cortan el servicio. Además, estos usuarios serían los afectados por una posible medida del Ejecutivo, como la que aplicó en la emergencia eléctrica de 2010, de establecer topes de consumo y la aplicación de multas para quienes sobrepasen esos límites en el caso de que la crisis energética actual se agudice.

Asimismo, otra fuente apuntó que un gran porcentaje de los usuarios sin medidor no paga el servicio eléctrico. Sobre los hogares de la Gran Misión Vivienda, precisó que Corpoelec les estableció una tarifa prorrateada mediante la cual los usuarios pagan por el servicio de 25 a 50 bolívares mensuales.

“No obstante, hay habitantes de la Misión Vivienda que se abstienen de cancelar esa cantidad porque no tienen la presión de que les suspendan el servicio”, advirtió. Resaltó que la falta de medición de la energía consumida que Corpoelec deja de facturar –y por lo tanto de cobrar– representa entre 38% y 40% de la electricidad que genera la corporación estatal, lo cual repercute negativamente en las finanzas de la empresa.

“En una empresa bien gerenciada, la gestión eficiente de cobranzas es fundamental para contar con los ingresos necesarios y costear los gastos operativos, administrativos y laborales”, manifestó la fuente. A juicio de los voceros es urgente solucionar los problemas del sistema de medición y cobranzas de la Corpoelec, lo que pasa por modernizar las oficinas de atención al público.