• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

En más de tres meses las micromisiones no avanzaron

Los trabajos de remodelación de algunas áreas del J.M. de los Ríos aún no han sido culminados | Foto José Pacheco

Los trabajos de remodelación de algunas áreas del J.M. de los Ríos aún no han sido culminados | Foto José Pacheco

En el hospital de Coche y en el J. M. de los Ríos hay servicios cerrados por déficit de médicos y enfermeras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 27 de diciembre se cumplen cuatro meses de que fue publicado, durante la gestión de la ex ministra de Salud Eugenia Sader, el decreto que establece la aplicación de planes especiales de recuperación de 11 hospitales. En Caracas, el Leopoldo Manrique Terrero, de Coche, y el J. M. de los Ríos, de San Bernardino, serían los beneficiados, pero hasta ayer el plan no había comenzado en esos centros.

En ambos hospitales persisten las carencias: áreas inhabilitadas por deficiencias en la infraestructura y déficit de personal médico. En el hospital de niños se necesitan 300 enfermeras y el servicio de Pediatría solo funciona en 50% por falta de áreas físicas y de personal médico.

Huníades Urbina Medina, jefe del Servicio de Urgencias del Hospital J. M. de los Ríos, considera que con el cambio de gestión de ministros no se le ha dado continuidad administrativa al plan de Gobierno de las micromisiones.

“Tenemos medio hospital en remodelación. Las aguas negras y los botes retrasan la dinámica de trabajo. Llevamos años pidiendo otra sede. Lo supo Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez, Luis Herrera, Jaime Lusinchi, Chávez e inclusive Nicolás Maduro lo sabe. El presidente tiene información recibida con puño y letra de que estamos pidiendo una sede nueva”, explicó el médico.

El colapso que hay en algunos servicios del hospital es asumido en el área de urgencias del centro de salud. Aunque Urbina destacó que el deber ser en ese centro es estabilizar a los pacientes y trasladarlos en un máximo de 72 horas, en algunas ocasiones deben dejarlos allí cuando no hay cupos en pediatría.

“Hay casos de pacientes que no podemos trasladar si no están compensados y, por otro lado, el hospital está en remodelación. Por más que quiera cumplir las 48 horas de un paciente aquí, a veces no se puede porque se debe esperar que se desocupen los cupos arriba. En 1937, cuando fue inaugurado, había 440 camas y en la actualidad solo hay 200. Se tienen que hacer inversiones. Estamos esperando que el nuevo ministro de Salud, Francisco Armada, nos visite para que conozca cómo está el hospital. En mi área se necesitan 60 enfermeras por día y solo tenemos entre 15 y 18. Sin embargo, ellas se redoblan porque lo quieren, para dar un servicio de calidad.

A finales de septiembre, El Nacional solicitó una entrevista con el director del J. M. de los Ríos, Víctor Siegert, para consultarle qué estrategia aplicaron para realizar el diagnóstico en el centro de salud. Sin embargo, la asistente de Siegert aseguró que no podía atender a los periodistas. En esa fecha solo la Sociedad Médica del hospital accedió a dar información. La directora de la sociedad, Yamila Bataglini, informó que en el hospital hay 9 obras inconclusas.

“El sistema de aguas está colapsado en todo el edificio. Eso nos ha obligado a cerrar servicios, porque las tuberías se rompen. El área de Nefrología, que tiene capacidad para atender 30 pacientes, está cerrada desde principios de año. Además, se debe completar la remodelación de las áreas de Hospitalización y la mitad de Medicina 3. Se le debe poner aire acondicionado a las residencias médicas, hay que remodelar la cocina del comedor y reparar las máquinas de la lavandería”, dijo Bataglini en esa oportunidad.

Falta de suministros y de especialistas

En el centro asistencial Leopoldo Manrique Terrero, también conocido como Periférico de Coche, hay varias áreas inhabilitadas por falta de suministros y especialistas y por obras inconclusas. Giovanni Provenza, traumatólogo del centro de salud, advirtió que los servicios de emergencia, toxicología y medicina no están operativos.

“A pesar de que el Servicio de Toxicología fue inaugurado hace dos meses por la anterior ministra, no hay médicos de guardia ni hospitalización en las madrugadas. Si nos llega un paciente con picadura de araña, escorpión o culebra, hay que remitirlo a otro centro de salud. El Servicio de Cirugía de la Mano funciona solo en 50% y el tomógrafo prometido por el presidente Nicolás Maduro desde febrero no ha sido instalado. También nos faltan gasas, alcohol, agua oxigenada, guantes, yeso, vendas y la sierra que teníamos para retirar yesos”, precisó.

La situación se agudiza en ambos centros de salud por problemas con el suministro de agua. En el caso del J. M. de los Ríos varias áreas han sido inhabilitadas cuando se registran botes de aguas negras, mientras que en el Periférico de Coche hay inconvenientes con la dotación de agua potable, por lo que algunas veces no se pueden hacer rayos X.