• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Hasta seis meses esperan por una cita

En el Hospital Los Magallanes de Catia protestan con pancartas la crisis / Foto William Dumont

En el Hospital Los Magallanes de Catia protestan con pancartas la crisis / Foto William Dumont

Médicos y trabajadores alegan que no hay especialistas ni material suficiente para atender la demanda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Las citas se dan para enero del año que viene” es la respuesta que reciben las madres que piden una fecha para que atiendan a sus hijos en Control de Niño Sano en el Hospital J. M. de los Ríos. Cualquier infante que presente una enfermedad de base que requiera ser vigilada por un especialista debe esperar cerca de seis meses para ser atendido.

La espera no es exclusiva de ese servicio, tampoco del centro asistencial. En Caracas la mayoría de los hospitales tipo IV, que deben brindar atención médica especializada, no pueden recibir pacientes hasta 2014.

En el centro de salud de San Bernardino, un niño con alguna enfermedad hematológica debe aguardar hasta octubre para obtener una cita. Si es paciente de Nefrología se encontrará con que no hay cupos en lo que resta de año.

La situación se repite en el Hospital Jesús Llerena, de Lídice. William Santana, jefe del Servicio de Traumatología del centro asistencial, explica que no hay suficientes especialistas para cubrir la demanda. Por eso pospusieron las citas por el resto del año.

“La Clínica de Columna, por ejemplo, no tiene cupos en 2013. Solo hay un especialista. Aquí se atienden 16 pacientes diarios, pero a veces llegan hasta 30 en una mañana. Solo se están atendiendo a los postoperados, a ellos se les da prioridad”, explicó.
Santana refirió que el déficit de médicos en el área quirúrgica también hace mella en el otorgamiento de una cita para consulta. El hospital prácticamente no tiene cirujanos y el déficit de residentes está cerca de 50%.

La situación del Hospital General del Oeste José Gregorio Hernández, de Los Magallanes de Catia, es la misma. Rosa Torrealba, presidente de la Sociedad Médica, indicó que en el Servicio de Urología paralizaron la consulta externa por lo que resta de 2013.

“Cuando tienes tantos pacientes en espera, cierras para no acumular más. Ellos ya tienen en lista todos los que pueden operar este año. Por eso no recibirán a más nadie”, dijo.

Dennis Guédez, presidente del sindicato de trabajadores del Hospital Universitario de Caracas, asegura que otra de las causas por las cuales las citas se posponen o no se otorgan a quienes requieren del control de sus enfermedades es la falta de suministros. Allí, los servicios de Traumatología, Cardiología y Urología no atienden pacientes porque no hay materiales para operarlos.“No tenemos gas para la esterilización del material médico que se usa en el quirófano, no tenemos material como gasas, alcohol, jeringas. Los pacientes deben traer sus materiales. Eso pasa en Otorrinolaringología, en Oftalmología y en Cirugía”, denunció.

Desde hace tres semanas están suspendidas las consultas externas en el edificio anexo del Hospital Vargas. Los servicios de Cirugía Plástica, Ginecología, Nefrología y Medicina Interna, entre otros, no tienen agua. Hidrocapital no ofreció explicaciones sobre la suspensión del servicio.

El Militar desbordado. El Hospital Militar Carlos Arvelo también presenta retrasos en el otorgamiento de citas. Una especialista, que pidió la reserva de su identidad, indicó que la institución es uno de los pocos que cuenta con suministros y por ello tiene una alta demanda.

“La congestión en los servicios se debe a que hay pocos médicos para atender la demanda. No dan cargos ni contratos desde hace años y todo el mundo quiere verse en el hospital porque suponen que tiene todos los tratamientos, lo cual es verdad, hay antibióticos, alcohol, gasas y todos los exámenes son gratuitos”, señaló.

La especialista informó que la ministra de Salud, Isabel Iturria, hizo una oferta especial a los médicos civiles adjuntos para que se asimilen. A cambio recibirán altos rangos en la Fuerza Armada Nacional.

“Para mí, es una manera de asegurar que haya talentos para adiestrar a los médicos integrales comunitarios que van a hacer pasantías. Los civiles no quieren hacerse cargo ni adiestrarlos”, dijo