• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Mi mérito fue tener una dedicación profunda”

Jacinto Convit continúa activo en el Instituto de Biomedicina | WILLIAM DUMONT

Jacinto Convit continúa activo en el Instituto de Biomedicina | WILLIAM DUMONT

Jacinto Convit recibió el doctorado honoris causa de la Universidad Nororiental Gran Mariscal de Ayacucho 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para el médico venezolano Jacinto Convit, conocido por sus trabajos para desarrollar vacunas contra la lepra y la leishmaniasis, la clave para resolver los problemas de la salud está en el esfuerzo. El científico de 99 años de edad recibió ayer el doctorado honoris causa de la Universidad Nororiental Gran Mariscal de Ayacucho, como reconocimiento por sus aportes a la investigación en Medicina.

“Creo que hay que hacer un esfuerzo para evitar el deterioro que la salud en Venezuela. No me siento como un modelo. Mi mérito fue tener una dedicación profunda, que trajo como consecuencia lo que se logró contra las enfermedades”, afirmó al recibir la distinción.

Señaló que el país necesita de más y mejor educación para construir la república. Insistió en la necesidad de trabajar para lograr el tratamiento de enfermedades que aún se consideran incurables.

Ana Federica Convit, nieta y miembro del equipo de investigación del médico, recordó la entrega del científico para el mejoramiento de la calidad de vida de quienes padecen alguna enfermedad. “Él se internó en Cabo Blanco y dijo que no se retiraba de ahí hasta no lograr una cura contra la lepra. Hace cinco años se propuso conseguir una solución terapéutica alternativa contra el cáncer”, expresó.

Recordó que pese a su edad avanzada, Convit encabeza una investigación que desarrolla el Instituto de Biomedicina para buscar una vacuna contra el cáncer, especialmente contra el de mama. Señaló que aún están en fase experimental y de documentación. Desmintió que haya necesidad de voluntarios para probar el tratamiento. Sin embargo, no descartó que se soliciten en el futuro.

“Estamos investigando y comprando equipos para seguir trabajando. Hay que tener paciencia, respetar los protocolos de investigación y las normas. Trabajamos con mucha fe en lo que propone mi abuelo para ofrecer un tratamiento terapéutico para cáncer de mama y, posteriormente, en vías digestivas”, destacó.

Agregó que el instituto también desarrolla un proyecto de atención médica, asistencia social y educación en general para las comunidades warao que habitan en el Delta del Orinoco.

Por unanimidad

El rector de la Universidad Nororiental Gran Mariscal de Ayacucho, Edgar Ortiz, destacó que el otorgamiento del doctorado honoris causa a Jacinto Convit fue una decisión unánime de las autoridades de esa casa de estudios con motivo del 25º aniversario de su fundación.

El docente destacó el espíritu de lucha y la sensibilidad del médico venezolano para abordar el estudio de la Medicina. “Se requiere conocimiento científico y la calidad humana para hacer lo que hizo, Trabajó con mucha escasez de recursos en un medio dificultoso, sin posibilidades tecnológicas. Aún así se dedicó e incorporó a médicos venezolanos a su investigación. Gracias a Dios y a su investigación se logró encontrar la vacuna contra la lepra”, dijo.