• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Sin medicinas mi hijo puede convulsionar hasta morir”

De darse la incorporación de Venezuela al Fondo Rotatorio-Estratégico de Medicinas, los fármacos llegarían al país en 20 días | Foto Williams Marrero

Foto Williams Marrero

La tardanza en la publicación de la sentencia impide a Cecodap acudir a la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia para que se reconsidere el fallo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Maximiliano Dagosto tiene 8 años de edad y vive con parálisis cerebral. Hace 5 años su mamá dejó de conseguir el ácido valproico que lo mantenía estable y libre de convulsiones. El cambio del medicamento lo hizo atravesar una crisis en la que podía tener hasta 150 convulsiones en un día.

“No quiero que eso se repita, y como no consigo sus medicinas aquí desde hace un año, las estoy trayendo de afuera y es muy costoso. Toma Keppra y topiramato. Sin medicinas mi hijo puede convulsionar hasta morir”.

El de Maximiliano es uno de los 60 casos que han recopilado en una encuesta web los Centros Comunitarios de Aprendizaje, Cecodap, luego de que el Tribunal Superior Tercero de Protección del Niño, Niña y Adolescente alegó que todas las pruebas presentadas por el abogado Carlos Trapani provenían de medios de comunicación y, por tanto, negó una medida de protección para hacer frente al desabastecimiento de medicinas pediátricas. Hoy se cumple un mes de que el mismo tribunal declarara nuevamente sin lugar la apelación de esa decisión y aún no se conoce la sentencia con las razones.

Yatzaiddi Gómez, madre de Diego, un niño diabético, cree que las autoridades del gobierno no entienden que “una gota de sangre puede salvar la vida”. Desde hace más de un año tiene dificultades para conseguir las insulinas y las bandas reactivas para medir la glucemia.

“He cambiado 4 veces de glucómetro. Tengo banditas para 20 días porque una amiga en Lecherías me consiguió”. Diego usa 6 bandas diarias desde que cambió la insulina que consumía. “Él usaba Lantus y no se consiguió más. Hace 2 meses lo cambié a Levemir y todavía está estabilizándose. Ha tenido la glucemia en 40, que es una baja de azúcar severa. El cambio ha sido complicado porque antes tenía una insulina de acción prolongada de 24 horas y ahora una de 12 horas”.

La escasez también afecta a Julia Carrabs, cuyos morochos, Bárbara y Francisco, de 8 años, sufren de hipertiroidismo y necesitan tomar diariamente Euthyrox. “Tengo 2 meses buscando. Vecinas y amigas me han dado cajitas de ellas que tienen alguna que les sobra, pero no puedo seguir pidiéndoles. Es imposible comprarlo afuera, son dos niños, es una pastilla diaria y una caja de 25 pastillas cuesta 25 dólares”.

La tardanza en la publicación de la sentencia impide a Cecodap acudir a la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia para que se reconsidere el fallo.

La protección no labora

La suspensión de actividades decretada por el presidente Nicolás Maduro que ha afectado también el sistema judicial “conlleva a la desprotección de las víctimas, aumentando los niveles de revictimización”, advirtió la Red por los Derechos Humanos de Niños, Niñas y Adolescentes en un comunicado.

Explican que la medida contradice el Principio de Prioridad Absoluta de la Lopnna, que establece que ninguna medida del Estado puede limitar, restringir u obstaculizar el ejercicio y protección de los derechos ciudadanos, en especial de los menores de edad. Exigen que se exceptúe al Sistema Rector Nacional para la Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes.