• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La maquinaria de Santa en las calles sumó a 600 voluntarios esta Navidad

Voluntrios de Santa en las Calles | Foto: Archivo El Nacional/Leonardo Guzmán

Voluntarios de Santa en las Calles | Foto: Archivo El Nacional/Leonardo Guzmán

En una jornada maratónica se reciben cientos de donativos de ropa, regalos y comida que son llevados a personas en situación de calle y a 20 albergues del área metropolitana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Decenas de Santa Claus, con sus respectivos duendes, organizaron ayer un “taller de regalos” en el Colegio Don Bosco de Altamira. Eran alrededor de 600 personas, voluntarias del programa Santa en las Calles, que integraban de manera perfecta una relojería humana. Se movían presurosos para clasificar las donaciones que, en menos de 12 horas, llegarían hasta 10.000 personas y 20 albergues de la capital y el estado Miranda. Una iniciativa de Carlos De Veer, quien decidió regalar abrazos, sonrisas y esperanzas en una Navidad de hace 8 años, se convirtió en tradición.

La dinámica era sencilla, pero de un alcance infinito. A la entrada del estacionamiento del colegio aguardaban los voluntarios con sus gorros rojos y blancos para recibir las donaciones. Si se trataba de ropa, esta era clasificada por sexo y tamaño en unos mesones largos. También se seleccionó el calzado y los juguetes.

Mientras los duendes escogían, doblaban y guardaban la ropa en cajas, seguían entrando voluntarios con ganas de contribuir en la experiencia. Todos se saludaban entre sí, como una familia querida que tiene tiempo sin visitarse.

Carlos De Veer, creador de Santa en la Calle, asegura que no fue nada rebuscado el proceso de imaginar este programa. Sencillamente quería ayudar y así se lo planteó a su amigo Andrés Emilio Velutini. “A él le pareció loco, pero se involucró”, admite De Veer. “Me gusta ayudar. Se me parte el corazón cuando veo a personas que andan sin rumbo y agarran comida en los basureros. Lo que sucede es que a mí me gusta hacer las cosas de manera divertida, por eso salió este programa”, cuenta el creador de Santa en la Calle.

Aquél sábado 9 de diciembre de hace 8 años, cuando solo lograron repartir 40 paquetes de ropa y 3 panes de jamón, fue el inicio. Luego vendría la feliz ocurrencia de colgar un video de esta experiencia en Youtube, y de allí la onda expansiva de la solidaridad en Navidad logró sumar a 600 voluntarios, quienes ayer dedicaron un sábado a las personas que se encuentran en situación de calle.

Una de esas “duendes” voluntarias fue la modelo y animadora Norelys Rodríguez. Era una más en la fábrica de esperanza instalada en el colegio. Ayer confesó que el regalo era una simple excusa, pues lo importante era compartir con las comunidades el valor de la solidaridad.