• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Se mantienen estables precios de ingredientes para las hallacas

Las aceitunas subieron en menos proporción, por eso cuentan 80 bolívares el kilo la grande y entre 50 y bolívares la pequeña | Foto: Antonio Rodríguez

Las aceitunas subieron en menos proporción, por eso cuentan 80 bolívares el kilo la grande y entre 50 y bolívares la pequeña | Foto: Antonio Rodríguez

Comerciantes de Quinta Crespo afirman que el Indepabis los obliga a vender con mínimo de ganancia o a pérdida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las severas inspecciones del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios han tenido su impacto en los comerciantes de Quinta Crespos. Los precios de los ingredientes para las hallacas se han mantenido estables desde octubre hasta la fecha.

Comerciantes de ese mercado municipal y de los supermercados, que solicitaron no mencionar sus nombres, señalaron que la estabilidad de precios es artificial porque funcionarios del Indepabis los presionan entre cerrar el establecimiento o vender con una mínima ganancia o a pérdida.

Indicaron que cada semana fiscales los visitan y les exigen las facturas de la mercancía comprada a los proveedores y mayoristas. “Uno se las entrega porque allí está la prueba del incremento de precio de los productos, que se importan a dólar libre”, dijo un vendedor.

Francisco Pita, que atiende un puesto de frutos secos y especies en Quinta Crespo, afirmó que venderá pasas hasta que se le agote la existencia porque no podrá mantener el precio al público de 200 bolívares el kilo si aumenta al por mayor. Explicó que las aceitunas subieron en menos proporción, por eso cuestan 80 bolívares el kilo la grande y entre 50 y 60 bolívares la pequeña con hueso y rellena.

La alcaparra y el encurtido están en 80 bolívares el kilo. Igual que las aceitunas tienen el mismo precio de octubre, situación que también se observa en los supermercados. Las hojas conservan el precio, entre 18 y 20 bolívares el kilo y a 70 bolívares las empaquetadas para 50 unidades, mientras que el pabilo pasó de 25 a 35 bolívares el rollo. El comerciante José Antonio Contreras aseguró que no han tenido problemas con el suministro y el precio al por mayor del envoltorio de la hallaca.

 

Carne y vegetales. En los 22 puestos de carne de Quinta Crespo los precios están muy controlados, dijeron comerciantes La carne de res de segunda, donde está la de guisar utilizada en las hallacas, cuesta 18,46 bolívares el kilo, pero solo expenden 2 kilos a cada persona de la cola, organizada por la comuna, y a la que le entrega un número.

“Tendrán que buscar otro procedimiento, pues la gente debe decidir si destina la carne a las hallacas o al consumo familiar”, expresó un carnicero. El cochino no tiene límite y su precio es 105 de bolívares el kilo frente a 80 bolívares de octubre.

En los supermercados y carnicerías la carne de guisar y el cochino se comercializan entre 70 y 100 bolívares el kilo. El precio del pollo entero sigue entre 46 y 52 bolívares, pero como escasea cada vez que llega se forman colas y dura pocas horas. La gallina se consigue entre 75 y 78 bolívares el kilo.

En Quinta Crespo, el pimentón, la cebolla, el tomate se han mantenido entre 50 y 60 bolívares el kilo. Los precios del ajoporro, el cebollín y el ají dulce también siguen entre 30 y 40 bolívares el kilo, además del ajo nacional en 80 bolívares el kilo. Los precios en supermercados y fruterías son similares, excepto la cebolla que está entre 90 y 100 bolívares y el pimentón a 80 bolívares.

La harina de maíz precocida, regulada a 7,41 bolívares el kilo, se sigue vendiendo a 2 paquetes por persona cuando llega. La opción del maíz pilado cuesta 25 bolívares el kilo.  

Especias se disparan

El precio de las especias se incrementó exponencialmente desde 2012. La pimienta blanca y la negra que se vendía a 180 bolívares el kilogramo subió a 1.400 bolívares. La roja está en 1.800 bolívares. “Las especias siempre han sido costosas porque son exóticas, pero nunca antes las tuvimos a estos precios”, dijo el comerciante Francisco Pita.

Agregó que estos rubros ya son caros en la India, su lugar de origen, y en Venezuela se importan a dólar libre. “El público compra ahora mucho menos gramos que antes”, refirió. El clavo de olor que costaba 40-50 bolívares el kilo en diciembre pasado, aumentó a 1.400 y la nuez moscada pasó de 40 bolívares a 850 bolívares.