• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Rithmomachia promueve la enseñanza numérica a través del juego

Rithmomachia | WILLIAM DUMONT

Rithmomachia | WILLIAM DUMONT

Método lúdico de aprendizaje sólo requiere el conocimiento de las cuatro operaciones aritméticas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer se realizó el primer torneo de Rithmomachia, un juego de mesa antiquísimo cuyo nombre y apariencia podrían sonar complicados. No obstante, la disciplina ha atraído poco a poco la atención de jóvenes alrededor del mundo como una valiosa herramienta para el aprendizaje numérico.

Keinny Cristóbal, de 20 años de edad, se incorporó al Club Venezolano de Rithmomachia seducido por la idea del profesor Tomas Guardia, que interpretó junto a Douglas Jiménez las reglas medievales de este juego.

 “Me gustó porque te pone a pensar. En el ajedrez te limitas a mover piezas, aquí en cambio tienes que sacar cálculos. Es muy interesante y retador”, comenta el estudiante de cuarto semestre de Matemáticas en la UCV.

Al comienzo pocos muchachos se acercaron a los tableros llenos de fichas en círculos, triángulos y cuadrados, dispuestas en tres mesas de la plaza La Langosta en la Facultad de Ciencias. Sólo una pareja de estudiantes se aventuró a practicar antes de iniciar la competencia.

 “Nosotros empezamos a jugar en el año 2012”, ironiza entre risas Daniel Brito, estudiante de Física, que por primera vez probó la Rithmomachia. “No es tan fácil”, asegura en medio de su concentración, sin desviar la mirada del tablero.

Los curiosos llegaron casi al mediodía. “¿Cómo se mueve el triángulo?”, preguntó una muchacha mientras fijaba la mirada en las jugadas de sus compañeros. Algunos apenas dejaron asomar sus cabezas y sacaban en voz alta sus cálculos. “Yo sólo observo y los animo”, dice divertida otra chica. Al final, diez decidieron apuntarse al torneo que finalizó en la tarde y lo ganó Cristóbal.

No hay límite de edad para jugar. Sólo se necesita manejar las cuatro operaciones aritméticas elementales: suma, resta, multiplicación y división. “El nivel de conocimiento de matemática que tengas no influye en tu capacidad para jugar”, asegura el estudiante Edgar Gomero.

El club —compuesto por alumnos y profesores universitarios del país— se fundó en diciembre de 2012 como un grupo de extensión de la Facultad de Ciencias que se interesó por su carácter educativo y lúdico. “Es una alternativa a los juegos de azar, como el truco, algo que suelen jugar ahora los muchachos”, dice Guardia.


¿Cómo se juega?

Rithmomachia es un juego medieval. Se ideó entre el siglo X y XI d.C., inspirado en un libro que escribió el filósofo y matemático Boecio. El texto era empleado en la época para enseñar aritmética de forma lúdica.

Dos jugadores compiten sobre un tablero de 8 x 16 cuadros. Los números pares y los impares que posee cada ficha quedan enfrentados. La forma de la pieza (triángulo, círculo o cuadrado) determina su movimiento.

La idea es capturar las piezas del contrincante a través de operaciones aritméticas entre los números y los espacios que separan los números. El objetivo es similar a cualquier juego de mesa: gana el que obtenga un mayor puntaje al final.