• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Los jerbos se pueden entrenar como mascotas

Su fisionomía se asemeja a la ardilla de árbol, pero los miembros de esta especie provienen del desierto y deben vivir en clanes de al menos dos ejemplares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los perros y gatos ocupan los primeros lugares cuando se trata de elegir una mascota. Sin embargo, hay otras encantadoras especies que son ideales para hacer compañía.

Una de ellas son los jerbos: pequeños roedores de cola larga, con un mechón de pelos en la punta, parecida a un pincel.

Sus miembros están muy bien desarrollados por la evolución y tienden a saltar con mucha facilidad.

Apariencia y estilo de vida. Este mamífero proviene del desierto de Mongolia y la característica que los diferencia, a simple vista, es la longitud de sus patas traseras que recuerdan las de un canguro. Su tamaño desde la base del hocico hasta la de la cola es, generalmente, de 10 centímetros. Su cola tiene el mismo largo.

Los jerbos comparten sus facciones con la ardilla de árbol y alternan períodos de sueño y de actividad durante el día y la noche. Esto los convierte en una mascota ideal, pues se puede compartir con ellos en muchas oportunidades, dice Jorge De Freitas, criador de la especie. Además, los diferencia de los hámsters: roedores nocturnos que también fungen de mascotas.

Convivencia. Domesticar a los jerbos es una tarea sencilla si se tiene paciencia. Pueden llevarse a casa luego de seis semanas de nacidos. Esto, según el portal especializado www.jerbosvenezuela.com.ve, les dará el tiempo suficiente para sociabilizar con sus padres y para aceptar el contacto con los humanos. Al llegar a su nuevo hogar, se debe introducir en el terrario para que se familiarice con el entorno. "Se pueden entrenar tanto como si fueran perros", asegura De Freitas.

El portal especializado recomienda tener contacto con el animal periódicamente. Se deben manipular con cuidado para evitar que se asuste.

"Es normal que mordisqueen un poco al explorar y examinar la mano", explican. Cuando lo hacen se les debe soplar la cara como si se apagara una vela para que se alejen un poco.

Los jerbos se alimentan de semillas secas. "Les gusta el maíz, el garbanzo, la caraota, el alpiste y las de girasol les fascinan, pero los engorda mucho", dice De Freitas. Aconsejan suministrarles estas últimas como premio para entrenarlos y no como dieta regular.

También comen insectos vivos como grillos, pero no se recomiendan más de una vez a la semana.

Cuidados generales. De Freitas explica que los jerbos son animales muy aseados. "Es importante saber que no pueden estar solos. Siempre debe haber 2 o más porque están diseñados para vivir en compañía", expone el criador. Los terrarios para una pareja deben tener una dimensión mínima de 50 por 50 centímetros.

De Freitas asegura que el momento en que los jerbos interactúan es digno de ver.

Se acicalan como forma de estructura social y esto permite la estabilidad en el clan. "Es importante también porque los ayuda a mantenerse siempre limpios y a evitar tensiones entre ellos", dice el criador.

La esperanza de vida de estas ardillas de desierto va de 3 y 4 años. Su proceso reproductivo es complejo, pues la hembra decide cuándo estará fértil y la gestación tiene duraciones entre 21 a 45 días.