• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Un jardín en Petare busca sumar buenas voluntades

El Goethe-Institut impulsó la iniciativa para recordar los valores que construyen los primeros vínculos sociales: confianza y respeto 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un jardín de ocho metros de diámetro ocupa los espacios de la plaza Sucre, ubicada en el casco histórico de Petare. Para poder entrar se necesita la ayuda de alguien más, preferiblemente un desconocido que decida unirse a la idea de retomar el contacto y propiciar la interacción entre los miembros de la comunidad.

“Necesitas ayuda para poder entrar. Dos desconocidos debes ubicar, que tiren de las cuerdas mientras te aventuras a ingresar”, esa es la primera instrucción que reciben los ciudadanos. Al abrirse la compuerta de la pieza, llamada Paradiso, aquellos que se adentran encuentran un bosque elaborado con plantas que en las semanas anteriores estuvieron bajo el cuidado de los estudiantes de las escuelas municipales de Sucre.

Dentro también hay un subibaja para los niños, que deben ponerse de acuerdo para levantarse porque de lo contrario corren el riesgo de caerse. Michell Rodríguez, de 10 años de edad, y José Andrés Díaz, de 9 años de edad, fueron los primeros en utilizarlo. “Esto nos pertenece a todos, tenemos que cuidarlo. Yo me divertí mucho ayudando a poner las plantas dentro del jardín”, aseguró Michell.

La intervención la propició el Goethe-Institut con el apoyo de la Alcaldía de Sucre, la Galería Abra, las oficinas Incursiones y Central Arquitectura; junto con Provita que fue la ONG responsable de dar las charlas en las escuelas sobre el cuidado de las plantas.

“El jardín está inspirado en el concepto del kínder, que proviene de Alemania, con el objetivo de generar los valores que crean los primeros vínculos sociales”, explicó Andrea Angione, encargada de la programación cultural del instituto que fomenta las relaciones entre el país germano y Venezuela. “Queremos romper el miedo a estar en la calle”, agregó Angione.

La pieza se mantendrá en la plaza hasta el 18 de junio. “Todo lo que hacemos tiene un impacto, sea en el otro, en la ciudad o en el ambiente. Esta es una estructura para que recordemos eso e interactuemos, con la idea de sumar buenas voluntades y propiciar el contacto entre nosotros”, explicó María Valentina González, una de los arquitectos que diseñó Paradiso.