• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La incertidumbre del servicio eléctrico

Foto: Twitter @LMOTTAD

La cota del Guri está enj 242,07 metros sobre el nivel del mar | Foto: Luis Motta Domínguez

Garantizar la electricidad depende de la llegada de las lluvias, que, de acuerdo con el ministro Luis Motta Domínguez, llegarán con el "favor de Dios" a mediados de mayo. El plan de racionamiento energético consiste en interrumpirle el servicio a cada usuario durante cuatro horas diarias, lo que permitirá aliviar el descenso del embalse del Guri. José Aguilar, consultor internacional de sistemas eléctricos, indicó que no racionar en Caracas afectará más a las poblaciones del interior

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El plan de racionamiento para las residencias llegó tarde. La cota del embalse del Guri es de 242,07 metros sobre el nivel del mar. La esperanza del gobierno está en la llegada de las lluvias, que iniciarán a mediados de mayo con el "favor de Dios", como dice Luis Motta Domínguez, ministro de Energía Eléctrica.

El Plan de Administración de Carga empieza el lunes 25 de abril y tendrá una duración de 40 días, lo que podría extenderse si no hay precipitaciones en el lapso previsto. Motta Domínguez explicó ayer que a cada usuario se le suspenderá el servicio de electricidad por cuatro horas diarias. La medida estará dividida en cuatro horarios: 8:00 am a 12:00 pm, 12:00 pm a 4:00 pm, 4:00 pm a 8:00 pm y de 12:00 am a 4:00 am. En el lapso de 8:00 pm a 12:00 am no habrá cortes de energía.

Los horarios por sector serán dados a conocer a partir del sábado a través de un diario de circulación nacional, periódicos regionales y páginas web de los ministerios.

"Estas interrupciones serán programadas y controladas. Pueden haber interrupciones fortuitas por situaciones no programadas como un corto circuito, una rama que caiga en las líneas de tensión o por malas intenciones producto del sabotaje", indicó. Señaló que la demanda nacional es de 15.500 megavatios. Según él, "fácilmente" se puede cubrir con una generación hidroeléctrica de 9.500 megavatios y 7.000 térmicos.

"Esto es patriotismo. Todos debemos estar unidos para combatir y minimizar este efecto climático que tanto afecta al país", expresó el ministro. A juicio de Miguel Lara, ex gerente de la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis), el nombre de la medida debería ser "plan de deterioro de la calidad de vida". Dijo que perderá efectividad por lo tarde que se aplicó. A pesar de que aliviaría un poco el descenso del embalse, no resolverá la situación y mantiene todavía al país en espera de las lluvias.

El plan perjudicará el desenvolvimiento de los ciudadanos, quienes, al no tener servicio eléctrico durante los horarios estipulados, se verán limitados con otros recursos como el agua, el internet o los alimentados refrigerados. "No debería racionarse a ningún usuario en ninguna ciudad. Salvo aquellos que no pagan el servicio. Los usuarios no provocaron la crisis (...) El gobierno no cumplió con su obligación legal de garantizar el servicio", agregó Lara. Aseveró que la no aplicación del plan en Caracas obedece a motivos políticos.

José Aguilar, consultor internacional de sistemas eléctricos, explicó que en realidad diariamente se interrumpirá el servicio por 16 horas, si se multiplican los cuatro horarios por las cuatro horas que ordenó Motta Domínguez. En términos de energía, si se multiplican 2.000 megavatios por 16, serían en total 32.000 megavatios – hora.

"Conservadoramente, tenemos 20 de las 24 horas racionando el país. Estaríamos hablando de 48 gigavatios – hora, 1,3 veces el consumo diario de toda la Gran Caracas o Maracaibo", añadió el ingeniero. Indicó que el plan sí moderará el descenso del Guri, pero acotó que debió hacerse antes.

El ministro informó hoy que en Caracas no se harán racionamientos por ser la sede de la administración pública. Aunque detalló que en el Plan de Administración de Carga está contemplado un anexo "A", el cual incluirá cortes eléctricos en los municipios capitalinos que consuman excesiva energía.

En opinión del ingeniero Aguilar, si no se raciona en la capital, las localidades del interior se verán más perjudicadas. Además, no se ahorrará lo suficiente en el Guri.

"Ellos sabían que esto iba a pasar"

José Aguilar reiteró que el gobierno sabía que el nivel del Guri iba a llegar a niveles críticos por la insuficiencia de la energía térmica. "Es una vergüenza que se diga que tenemos 15.500 megavatios de demanda en promedio, o un máximo de 16.200 cuando hace un año teníamos 18.121".

Explicó que el país requiere 350 gigavatios – hora diarios. El parque hidroeléctrico solo puede aportar 160 al día con los 9.500 megavatios que Motta Domínguez nombró. Agregó que eso implica que, para que no se haga el racionamiento, el parque térmico debería producir 190 gigavatios – hora al día.

"Él dice que tiene 7.000 megavatios térmicos disponibles. Si realmente los tuviera, deberían producirse, por lo menos, 168 gigavatios – hora diarios", indicó. Sostuvo que si realmente son 7.000 megavatios, entonces la suma de 170 gigavatios – hora de energía hidroeléctrica y 168 de la térmica daría como resultado 338 gigavatios – hora por día. Es decir, solo se racionarían 12 gigavatios – hora y no 48, como se estima.

"Además, los 7.000 megavatios térmicos disponibles son de papel. En vez de producir 168 gigavatios – hora diarios, logran 140".