• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

El Papa pidió detener la violencia en Venezuela

Exhorto a todos a rechar la violencia / Foto: Iglesia

Exhorto a todos a rechar la violencia / Foto: Iglesia

El papa Francisco destacó este domingo la dramática situación que está viviendo  Irak y Siria,  y también lo que sucede en Venezuela, país que confió a la especial protección de la Virgen María, bajo la invocación de Nuestra Señora de Coromoto.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

(Zenit.org)  Lo hizo después de la oración del ángelus, que rezó desde la ventana de su estudio que da hacia la Plaza de San Pedro, donde se encontraban miles de personas, fieles y peregrinos.

“Queridos hermanos y hermanas, lamentablemente --dijo el Papa-- no dejan de llegar noticias dramáticasdesde Siria e Irak, relativas a violencias, secuestros de personas y abusos contra los cristianos y otros grupos. Queremos asegurar a quienes son afectados por esta situación que no los olvidamos, sino que estamos cercanos a ellos y rezamos insistentemente para que lo antes posible se ponga fin a la intolerable brutalidad de la cual son víctimas”.

El Santo Padre indicó además que “junto a los miembros de la Curia Romana he ofrecido con esta intención la última santa misa de los ejercicios espirituales que realicé el viernes pasado”. Y pidió “a todos, de acuerdo a sus posibilidades, preocuparse para aliviar los sufrimientos de los hermanos que están en la prueba, muchas veces solamente debido a la fe que profesan”.

"Recemos --añadió el Papa dejando unos instantes de silencio-- por estos hermanos que sufren por la fe en Siria y en Irak. Recemos en silencio". 

El Pontífice recordó también que reza por otra situación dramática, la que está viviendo Venezuela.

“Deseo recordar también --dijo Francisco-- a Venezuela, que está viviendo nuevamente momentos de aguda tensión”. Y precisó: “Rezo por las víctimas, en particular por el joven asesinado pocos días atrás en San Cristobal.

“Exhorto a todos --reiteró el Santo Padre-- a rechazar la violencia, a respetar la dignidad de cada persona y la sacralidad de la vida humana, y les animo a que retomen un camino común para el bien del país, reabriendo espacios de encuentro y de diálogo sincero y constructivo”.

El Papa concluyó sus palabras poniendo bajo la protección de María al país: “Confío aquella querida Nación, a la materna intercesión de Nuestra Señora de Coromoto”. |  TEXTO COMPLETO