• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

26 iglesias, víctimas del hampa

Violencia en ascenso - Foto: Iglesia

Violencia en ascenso - Foto: Iglesia

Destinos “chéveres” de MinTurismo en la mira en el 2014

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

ORIANA FAOROCORREO DEL CARONÍ

Aseguran que ninguna fuerza policial o estatal se ha reunido con la Iglesia católica de Guayana para coordinar acciones de protección a los templos

Sacerdotes y el vicario general de la Diócesis de Ciudad Guayana reiteran llamado a los cuerpos de seguridad para frenar ola de robos que asedia a templos católicos de Caroní.

 

La iglesia Inmaculada Concepción, en el centro de San Félix, es uno de los atractivos que destaca el folleto “Ciudad Guayana, el destino más chévere” que repartió la Alcaldía de Caroní para estos carnavales.

La Plaza Bolívar y el malecón son otros de los sitios que figuran en el material; más lo que olvida el Ministerio de Turismo es que estos “destinos chéveres” son blanco permanente de la inseguridad.

Los incontables atracos que ha sufrido la iglesia Inmaculada Concepción y sus feligreses son prueba de ello.

Han sido tantos en 2015 que el párroco del templo y rector del santuario, Humberto Merchán, convocó a la ciudadanía a una “marcha silenciosa” el domingo pasado para, no solo llamar la atención de las autoridades para que refuercen la seguridad, sino también para concienciar a la ciudadanía sobre la falta de valores.

Este miércoles en la mañana la iglesia vuelve a alzar su voz en señal de alarma. Sacerdotes y el vicario general de la Diócesis de Ciudad Guayana, Luis Boll, se pronunciaron para rechazar, una vez más que “la gente no puede ir ni siquiera a misa con tranquilidad”, en la voz de Boll.

Mientras Alta Vista fue tomada por una marcha de trabajadores que culminó con la intervención del presidente Nicolás Maduro, los párrocos de Caroní reiteraron el llamado de atención a los cuerpos de seguridad y al Gobierno “para que hagan más, más de lo que se está haciendo”, considerando insuficientes los esfuerzos del Estado por garantizar la paz ciudadana.

Así lo pidió el padre Carlos Guzmán, párroco de la iglesia Nuestra Señora de Fátima, del Centro Cívico de Puerto Ordaz, que en 2015 ha sufrido dos robos que dejaron al recinto sin equipos de sonido.

“Lo peor no es que se lleven las cosas, lo peor es que nuestra comunidad no se siente segura donde debería estar segura”, reflexionó el padre Guzmán, describiendo el clima de zozobra que viven los guayacitanos al salir a la calle “con temor que los roben en cualquier momento”.

Sin respuestas El padre Merchán reveló que tras la protesta pacífica del domingo -día en el que a uno de los asistentes le fue robada la batería de su vehículo, estacionado en la Plaza Bolívar- se dirigió al Centro de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) “y enviaron un funcionario a la parroquia a hacer sus investigaciones. También la policía quedó de estar más vigilante”.

Los funcionarios de Patrulleros de Caroní han estado presentes en la Plaza Bolívar estos últimos días, “pero ya hemos tenido esas experiencias en años anteriores. No queremos que sea por unos días nada más, queremos que sea siempre” señaló Merchán.

Más allá de eso, ni la Gobernación de Bolívar, la Alcaldía de Caroní, o alguno de los jefes de los cuerpos de seguridad del estado se ha acercado a la Diócesis ante los llamados de atención de sucesos como el de la iglesia Virgen del Valle, en la urbanización Mendoza de Puerto Ordaz, que contabiliza ocho robos este año, uno de ellos en el que resultó atracado el Obispo de Ciudad Guayana, Mariano Parra Sandoval.

Merchán refirió que las 14 iglesias católicas que hacen vida en San Félix han sido blanco del hampa en lo que va de 2015, y que de las 14 de Puerto Ordaz, “solo se han salvado dos”, pero prefirió no nombrarlas para “evitar hechos lamentables”.

Violencia en ascenso

El director de la vicaría de Derechos Humanos de la Diócesis de Ciudad Guayana, Juan Campos, consideró que “tanta impunidad ha seguido aumentando los niveles de violencia” en Caroní, refiriendo que en febrero de 2014 hubo 26 asesinatos en la urbe, mientras este año se han registrado 38.

“No es una cuestión de la iglesia, a todos nos compete” subrayó. Todos los sacerdotes comunicaron que la feligresía ha disminuido su asistencia a los templos, resguardándose de atracos, resignados a que “la policía no haga nada”.

El pronunciamiento de la Diócesis y los recientes acontecimientos de inseguridad en iglesias y centros educativos propician un clima en el que, tener un día sin robos, sería la verdadera noticia.