• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

La iglesia más peligrosa del mundo

Peligrosa iglesia

Peligrosa iglesia

En los años 60, soldados israelíes plantaron minas antipersonales en las iglesias que están alrededor de uno de los sitios más sagrados para el cristianismo en Cisjordania.El sitio es Qsar el Yahud, en el río Jordán, donde se cree que fue bautizado Jesús de Nazareth.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de 300.000 peregrinos acuden cada año a la ribera del río desde su reapertura en 2011. Pero, a unos cientos de metros, hay varias iglesias abandonadas debido a que en la zona hay más de 1.000 minas.

Ahora, la ONG británica Halo Trust se propone quitar los explosivos y volver a transformar este sitio sagrado en un lugar de encuentro para todas las religiones.

Se estima que el trabajo puede tomar hasta unos 20 años.

Para los cristianos es uno de los lugares más importantes para peregrinar, ya que al templo se le conoce como el lugar en el que fue bautizado Jesús hace más de 2.000 años.

VIDEO: Qasr el Yahud, la iglesia más peligrosa del mundo 

 

La iglesia de Qasr el Yahud está ubicada en el río Jordán, en Cisjordania (Palestina) y se la conoce como el Castillo de los Judíos. Para los cristianos es uno de los lugares más importantes para peregrinar, ya que al templo se le conoce como el lugar en el que fue bautizado Jesús hace más de 2.000 años, según publica 'The Wall Street Journal'. Pero esta iglesia no es un lugar seguro, al contrario.

 

Se puede considerar como el templo más peligroso del mundo porque los soldados israelíes escondieron minas antipersonas en todas las iglesias situadas en el lugar después de tomar el control de Qasr el Yahud en la guerra de 1967 contra sus vecinos árabes.

Más de 300.000 peregrinos acuden cada año a este peligroso lugar en la ribera del río Jordán desde su reapertura en el año 2011. Pero alrededor hay varias iglesias abandonadas con todos su perímetros minados.

 

Ahora, Israel y Palestina han acordado que la ONG HALO Trust, con sede en Reino Unido, pueda limpiar la zona de explosivos para que vuelva a ser nuevamente en un lugar de encuentro de todas las religiones.

 

La UNESCO ha designado oficialmente el 2 de febrero de 2016, como Patrimonio de la Humanidad, la ubicación del bautismo de Jesucristo en la orilla oriental del río Jordán, optándolo por sobre la pretensión israelí  de Qasr al-Yehud.

Sin embargo los arqueólogos dicen que no se sabe si la ubicación exacta cae en el lado jordano o israelí del río.

 

Dos naciones no cristianas, Israel y Jordania compiten a quien tiene el lugar donde fue bautizado Jesús por Juan el Bautista. El 12 de julio de 2011 Israel abrió al público “Qasr al-Yehud”, el sitio bautismal de Jesús que se encuentra en la ribera occidental del río Jordán.

 

Mientras que los jordanos reivindican el sitio en la ribera oriental del río Jordán, que parecería tener los favores de la Iglesia católica porque lo visitaron Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora Francisco.

 

El río Jordán es como una grieta verde que con la vegetación de sus riberas rompe la monotonía ocre del desierto de Judea, atravesándolo de norte a sur desde el mar de Galilea hasta el mar Muerto, y marcando la línea fronteriza entre Israel, los territorios palestinos y Jordania.

Unos kilómetros antes de desembocar en el mar Muerto se encuentra el lugar del bautismo de Jesús.

Según algunos estudiosos, se trata del tercer santuario para el mundo cristiano, junto a la Iglesia del Santo Sepulcro, en Jerusalén, y la Basílica de la Natividad, en Belén.

 

Una disputa política y turística

Associated Press informó que aunque la agencia cultural de la ONU declaró a la ribera oriental del Jordán como el sitio real del bautismo de Jesús, y aunque la mayoría de las iglesias cristianas creen que el lado jordano sea la ubicación del bautismo de Jesús por Juan, como se encuentra en Mateo 3 y otros pasajes, los eruditos dicen que no hay manera de estar seguro qué lado del río fue el lugar preciso.

 

Jodi Magness, arqueólogo de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, dijo que la decisión de la UNESCO “no tiene nada que ver con la realidad arqueológica.”

Tanto Israel como Jordania compiten por el turismo de su lado del río Jordán, y podría muy bien ser afectado por la decisión de la UNESCO.

El Wall Street Journal  dijo en un informe la semana pasada que Israel y los territorios palestinos han estado disfrutando de fuerte turismo basado en la religión en los últimos años a pesar de los ataques terroristas en todo el Oriente Medio y la región circundante.

Los cristianos representan un número significativo de turistas, representaron el 56 por ciento de todo el turismo a Israel en 2014.

El sitio israelí del bautismo atrae a multitudes más grandes que el homólogo jordano, con funcionarios israelíes informando que medio millón de turistas visitaron su sitio el año pasado, frente a decenas de miles de personas en Jordania.

 

Sin embargo el lado jordano ha recibido el respaldo de los católicos romanos, griegos ortodoxos y luteranos, y tres papas han visitado desde el año 2000.

 

Betania en Transjordania

El lugar de Jordania está a 40 kilómetros de Ammán, en la ribera oriental del río Jordán, y fue desarrollado por esta nación en 1997 tras el acuerdo de paz con Israel, en 1994, después de 50 años de hostilidades.

 

Entre las iglesias que han reconocido ya este lugar están la Anglicana, la Luterana, la Ortodoxa Copta de Egipto y la Ortodoxa de Jerusalén.

En la actualidad se están construyendo 13 iglesias y monasterios, pertenecientes a diferentes ramas del cristianismo, en un área de 10 kilómetros cuadrados en el Lugar del Bautismo.

Benedicto XVI, en su visita en 2009, puso la primera piedra para dos iglesias en este sitio, una de la Iglesia Católica Griega y otra de la Iglesia Católica Romana.

Hasta hace poco, visitar este lugar no era posible, pues era una zona militarizada: el río marca la frontera entre Jordania e Israel. Hoy, sin embargo, la zona está abierta al público y habilitada para el acceso de peregrinos, aunque sigue habiendo soldados jordanos a poco más de un tiro de piedra de los soldados israelíes en la orilla de enfrente.

 

A diferencia del lado israelí, en la orilla jordana podemos encontrar lo que parecen ser multitud de restos arqueológicos que demuestran que “su” lugar del bautismo, en Betania de Transjordania, fue un punto de peregrinación cristiana desde los comienzos del cristianismo.

Betania de Transjordania ya era un lugar santo antes de los tiempos de Jesús: en esta área se encuentra la llamada colina de Elías, donde la tradición sitúa el punto donde Elías subió al cielo en un carro de fuego. Por eso no es coincidencia que fuera aquí donde bautizaba Juan el Bautista.

 

En las excavaciones arqueológicas emprendidas desde mediados de los años noventa del siglo XX, se han encontrado restos de cinco iglesias bizantinas construidas a partir del siglo V, como la de san Juan el Bautista, construida en tiempos del emperador Anastasio (491-518 d.C.).

De ella parte una escalera de piedra que desciende hasta una piscina que recibe agua del Jordán, donde los peregrinos se sumergían para recibir el bautismo. En las cercanías de estas cinco iglesias podemos encontrar otras piscinas bautismales y cuevas en las que vivían los ermitaños.

También san Juan Bautista vivía en una cueva excavada en la piedra, muy cerca de la colina de Elías. La cueva de san Juan Bautista, a la que con frecuencia acudía Jesús, se ha podido identificar gracias a los restos de una iglesia bizantina construida junto a ella en el siglo V y cuyo ábside está curiosamente excavado en la roca. La iglesia, la primera construida al Este del río Jordán, pertenecía a un conjunto monástico del que formaban parte otras iglesias, un de las cuales ha recibido recientemente el nombre del Papa Juan Pablo II.