• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

Un gesto antes de la cumbre para reducir las emisiones

Un desafío critico para el planeta - Foto: Iglesia

Un desafío critico para el planeta - Foto: Iglesia

La encíclica del Papa forma parte de los gestos que preceden a la cumbre de París de diciembre, donde se debe aprobar el protocolo que sustituirá a Kioto para la reducción de las emisiones y cuyo objetivo final es limitar el aumento de la temperatura global a dos grados Celsius a final de siglo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

MANUEL PLANELLES, Madrid 

Que el Papa ponga el foco en este asunto no ha sentado bien a todo el mundo. “No me dejaré dictar la política económica por mis obispos, mis cardenales o mi Papa”, ha dicho Jeb Bush, aspirante a presidente de EE UU. El candidato republicano (y católico) puso voz a un sector de la economía que no está dispuesto a prescindir de las energías fósiles, como propone el Papa. A principios de mes, seis grandes grupos petroleros europeos reconocían en una carta abierta que el cambio climático “es un desafío crítico” para el planeta. Los gigantes estadounidenses del sector declinaron ratificar aquel escrito.

La implicación del sector privado en la lucha contra el cambio climático parece básica. Pero, también, la coherencia de las principales economías. El G-7, en su reciente declaración de Elmau, apostaba por “la eliminación de subsidios a los combustibles fósiles ineficientes”. Pero, paralelamente, Oxfam alertaba de que cinco de los siete miembros del G-7 han incrementado el uso del carbón desde 2009.

El futuro protocolo de París se basará en gran medida en los compromisos voluntarios de reducción de gases de efecto invernadero que los casi 200 países deben presentar. De momento, 39 Gobiernos ya lo han hecho, entre ellos la Unión Europea y EE UU. Pero, según han alertado ya varios expertos y organismos —como la ONU o la Agencia Internacional de la Energía—, las reducciones de las emisiones que se están poniendo sobre la mesa no son suficientes para limitar el aumento de la temperatura a dos grados.