• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

"El camino del odio no resuelve el problema de la Humanidad"

"No faltan en nuestros días, calamidades naturales y humanas"

"No faltan en nuestros días, calamidades naturales y humanas"

El Papa en el Ángelus: "Utilizar el nombre de Dios para justificar la violencia es una blasfemia" "Que la Virgen proteja y vele sobre la querida Nación francesa, la primogénita de la Iglesia"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

(José M. Vidal).-Ángelus del Papa Francisco tras la masacre yihadista de París. Desde la cátedra de la ventana, Bergoglio, tras echar por tierra las interpretaciones "fatalistas" de la Historia, denuncia la masacre de París.

Con voz grave y solemne reitera que "el camino de la violencia y del odio no resuelve el problema de la Humanidad y utilizar el nombre de Dios para justificar este camino es una blasfemia".

Algunas frases de la alocución papal

"El Evangelio propone una parte del discurso de Jesús sobre los acontecimientos últimos de la Historia humana"

"Un discurso que Jesús hizo a Jerusalén, antes de su última Pascua"

"Contiene algunos elementos apocalípticos...el sol se oscurecerá...las estrellas caerán del cielo..."

"Estos elementos no son lo esencial del mensaje. El núcleo esencial es Él mismo, el misterio de su persona y de su muerte y Resurrección, y su vuelta al final de los tiempos"

"Nuestra meta final es el encuentro con el Señor Resucitado"

"¿Cuántos de vosotros pensáis en esto, en el día que encontrarás cara a cara al señor?"

"No esperamos un lugar, sino que vamos al encuentro de una persona"

"El problema es estar listos para el encuentro"

"¿Cómo debemos comportanos hoy en la espera de esos días?"

"La parábola de la higuera que brota"

"La esperanza es una virtud muy difícil de vivir. La más pequeña de las virtudes, pero la más fuerte"

"Nuestra esperanza tiene el rostro del Señor resucitado"

"Señor Jesús no es sólo el punto de llegada de la peregrinación terrena, sino una presencia constante en nuestra vida. Siempre está anuestro lado, siempre nos acompaña"

"Nos advierte contra los falsos profetas y los videntes, que prevén vecina la fin del mundo, y contra los fatalismos"

"Concentra nuestra atención sobre el hoy de la Historia"

"Me da vergúenza preguntarlo. Responded por dentro. ¿Cuántos de vosotros leen el horóscopo del día"

"Cuando tengas ganas de leerlo, mira a Jesús, que está contigo y te irá mejor"

"No faltan en nuestros días, calamidades naturales y humanas"

"Todo pasa, sólo permanece su Palabra, que nos perdona siempre, porque está a nuestro lado. Sólo hay que mirarlo y nos cambia el corazón"

 

Saludos tras el ángelus

"Queridos hermanos y hermanas, deseo expresar mi dolor, por los ataques terroristas que el viernes ensangrentaron Francia, causando numerosas víctimas"

"Al presidente de la República francesa y a todos los ciudadanos les envió la expresión de mi más profundo duelo.

"Estoy cercano sobre todo a los familiares, a cuantos perdieron la vida y a los heridos"

"Tanta barbarie nos deja consternados y nos hace preguntarnos cómo el corazón del hombre pueda idear y realizar actos tan horribles, que han asolado no solamente a Francia sino también al mundo entero. Ante tales hechos intolerables, no se puede no condenar la incualificable afrenta a la dignidad de la persona humana. Deseo volver a afirmar con vigor que el camino de la violencia y del odio no resuelve los problemas de la humanidad y utilizar el nombre de Dios para justificarlo es una blasfemia”

“No es humano, no hay justificación”

El Papa en una conversación con Tv2000: «Estoy conmovido, adolorado, no comprendo y rezo». El ataque fue «un pedazo» de esa «tercera guerra mundial» en capítulos

iacopo scaramuzzi- Vatican Insider

No hay ninguna justificación, ni religiosa ni humana, para los atentados en París. Palabra de Papa Francisco, que hizo algunas declaraciones vía telefónica a la televisora italiana Tv2000. El Pontífice se dijo «conmovido y dolido», e indicó que lo que sucedió en la capital francesa ayer por la noche fue «un pedazo» de esa «tercera guerra mundial» en capítulos de la que ha hablado en tantas ocasiones.

«Estoy conmovido y adolorado», dijo Francisco en la entrevista telefónica con el director de televisión de la Conferencia Episcopal de Italia, Lucio Brunelli, que fue transmitida a medio día. «No comprendo, pero estas cosas son difíciles de entender, hechas por seres humanos. Por ello estoy conmovido, adolorado y rezo. Estoy muy cerca del pueblo francés, tan querido, estoy cerca de los familiares de las víctimas y rezo por todos ellos». Y, respondiendo a otra pregunta, el Papa indicó: «Este -respondió- es un pedazo, no hay justificaciones para estas cosas».

Sobre todo, inquirió Brunelli, ¿puede haber una justificación religiosa? «Ni religiosa ni humana. Esto no es humano. Por ello estoy cerca de toda Francia, que quiero tanto», concluyó el Papa, agradeciendo al director de la televisión de los obispos italianos por su llamada telefónica.
Francisco recibió alrededor del medio día en el Vaticano al Jesuit Refugee Service, el servicio internacional de los jesuitas para los refugiados.

El anuncio fue hecho por el cardenal italiano Francesco Montenegro.

“Tengo el placer de comunicar que el papa me informó que desea enviar como regalo a Lampedusa, ese crucifijo, fabricado con madera de barcos y cuya cruz está formada por dos remos”, explicó el religioso.

“Representa el Cristo del Mediterráneo, sus brazos abiertos hacia el mar hablan del deseo de la Iglesia de ser el faro de esperanza para todos”, comentó.

“Es un gesto más del amor del papa por los últimos”, afirmó.

El crucifijo, de 3,6 metros de altura y 2,75 metros de ancho, es una obra de arte realizada por el artista cubano contemporáneo Alexis Leyva Machado, mejor conocido como “Kcho”, y fue regalado en septiembre pasado por Castro al papa.

El crucifijo será expuesto en la Iglesia de la Santa Cruz de Agrigento con ocasión de la apertura el 8 de diciembre del Jubileo y será transportado en peregrinación a cinco parroquias de Sicilia antes de llegar finalmente a Lampedusa.

En ocasión de la entrega del regalo en La Habana, el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, explicó que los remos del crucifijo simbolizaban también a los migrantes cubanos, muchos de los cuales murieron en el mar tratando de llegar a las costas de Estados Unidos.

Momento del regalo:

El drama de la migración se ha agravado en Cuba. Más de 43 000 cubanos llegaron a EE.UU. en el último año fiscal que terminó el pasado 30 de septiembre, lo que supone un aumento de más del 77 % con respecto al periodo anterior. También es crítica la situación en Europa, con la llegada el último año, tras cruzar el Mediterráneo, de 700 000 migrantes y refugiados y la muerte de más de 3 000 de ellos en el mar.