• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

"Torpeza política", las medidas de Maduro

Monseñor Luis Augusto Castro

Monseñor Luis Augusto Castro

BOGOTÁ.-EFE – El presidente de la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Roberto Lückert, calificó este jueves como "una torpeza política" del presidente de su país, Nicolás Maduro, las medidas que desencadenaron la crisis fronteriza con Colombia.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"De que es torpeza es torpeza (...) en la frontera hay sicarios, hay sinvergüenzas, vagabundos, ladrones y contrabandistas, eso no lo podemos negar, pero generalizar y decir que todos los que están allí, todos los que deportaron son sicarios y son vagabundos eso es una grosería", manifestó el prelado en una rueda de prensa en Bogotá.

 Maduro ordenó el pasado 19 de agosto el cierre del paso fronterizo entre Cúcuta (Colombia) y San Antonio (Venezuela) para combatir el contrabando y a supuestos paramilitares, y días después declaró el estado de excepción en una franja del estado Táchira, con lo cual comenzó la deportación masiva de colombianos establecidos en esa zona.

 Lückert, que también es arzobispo de la ciudad de Coro, en el estado Falcón, agregó que con lo que está sucediendo en la frontera los que están pagando "el plato roto" son las personas pobres.

 "El Gobierno venezolano les dio luz, agua, consejos comunales, alimentos, y ahora esos señores son expuestos al vilipendio público y los saca de mi país como animales, por eso es una torpeza política que le va a costar a él (a Maduro)", señaló el arzobispo venezolano.

 LEA TAMBIÉN: Capriles pide a Santos “no caer en el juego de Maduro

 Los deportados 

El prelado señaló que muchos de los más de mil colombianos deportados o de los cerca de 10.000 que han salido de Venezuela por miedo a correr la misma suerte, llegaron a su país en los últimos años atraídos por promesas de ayuda a cambio de votos por el entonces presidente Hugo Chávez.

 "El cardumen de colombianos que llevaron allá para votar por Chávez y por Maduro ya no van a votar ante esta actitud de atropello a los más pobres de Colombia", comentó Monseñor Lückert en referencia a las elecciones para la Asamblea Nacional de Venezuela que se celebrarán el próximo 6 de diciembre.

 "En este momento el trasfondo de toda esta actitud dura, beligerante y violenta de Maduro y su equipo, es precisamente mirando a las próximas elecciones que, según dicen los encuestadores de Venezuela, las tiene perdidas", añadió.

 Finalmente recordó que en su tierra dicen que la espada de Bolívar recorre América Latina, "pero no, la chequera bolivariana petrolera recorre América Latina", dijo.

 Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Luis Augusto Castro, explicó algunas de las conclusiones de la reunión realizada hoy con los representantes de la iglesia de Venezuela en relación con la crisis fronteriza.

 El prelado colombiano manifestó que se hizo énfasis en la unidad entre colombianos y venezolanos, y en ese sentido invitó a evitar cualquier gesto de xenofobia, "porque actitudes de este tipo no tiene razón de ser y no aportan a la solución del problema", afirmó.

 Procesos de paz 

Castro fue enfático al criticar a "aquellos que han dicho que Venezuela salga del proceso de paz" en el que hace la labor de país acompañante en los diálogos del Gobierno colombiano con las FARC, junto con Chile, mientras que Cuba y Noruega son países garantes.

 "Eso es sencillamente una gran estupidez, no podemos ensanchar el problema, sino trabajar por la unidad", dijo ante las voces que reclaman la salida de Venezuela del proceso de paz.

Agregó que esta crisis "no solo va a fortalecer el proceso de paz, sino que va a llegar a fortalecer a las dos naciones y a toda el área fronteriza".

 Monseñor Castro dijo también que en ese sentido es importante que se reúnan cuanto antes los presidentes de Colombia y Venezuela para hablar del problema y para superar todas las dificultades que llevan hacia una mayor división.

"Hay que volver a la integración de las dos economías, de las dos vidas sociales de todas las familias para que verdaderamente se construya un futuro de unidad y no de división", dijo.

 En la reunión estuvieron presentes también el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Rafael Padrón; el cardenal colombiano Rubén Salazar Gómez, el obispo de Cúcuta, Víctor Ochoa, y el de San Cristóbal, Mario Moronta.