• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

El Papa se llevó a 12 refugiados

El Papa, el 1er. Ministro Tsipras y el arzobispo  Bartholomeo I. REUTERS

El Papa, el 1er. Ministro Tsipras y el arzobispo Bartholomeo I. REUTERS

Doce, como los apóstoles. Papa Francisco llevó consigo a doce refugiados desde la isla de Lesbos al Vaticano. Son seis adultos y seis menores de edad, de nacionalidad siria, y serán alojados en Roma por la Comunidad de Sant’Egidio. 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras el Papa saludaba a los refugiados del campo de Mòria, se iba difundiendo una noticia que ahora ya ha sido confirmada: Francisco se lleva consigo a Roma, al Vaticano, a 12 refugiados que han llegado a la isla de Lesbos.

«El Papa ha querido dar un signo de acogida a los refugiados acompañando a Roma en su mismo avión a tres familias de refugiados, doce personas, de las cuales seis menores de edad. Se trata de personas que estaban ya en los campos de acogida de Lesbos antes del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía», indica una nota del Vaticano.

«La iniciativa del Papa –continúa el texto– se ha realizado a través de los contactos de la Secretaría de Estado con las autoridades competentes, griegas e italianas.

Los miembros de las tres familias son musulmanes.

Dos de ellas vienen de Damasco y una de Deir Azzor (en la zona ocupada por el Daesh). Sus hogares han sido bombardeados».

«La acogida y la manutención de las tres familias –concluye– correrá a cargo del Vaticano. La hospitalidad inicial estará garantizada por la Comunidad de San Egidio».

Durante su breve visita a la isla de Lesbos, en Grecia, donde cientos de refugiados esperan conocer su destino (probablemente Turquía, a la luz del acuerdo entre la UE y ese país para la devolución de los solicitantes de asilo), el papa Francisco dijo este sábado (16.04.2016) que busca, con el acto  en el que estuvo acompañado por el patriarca de la Iglesia ortodoxa de Constantinopla, Bartolomé I, y el primado de la Iglesia ortodoxa griega, Jerónimo II, llamar la atención internacional sobre la dramática situación de las personas estacionadas allí.

Francisco. “Hemos venido para atraer la atención del mundo ante esta grave crisis humanitaria y para implorar la solución de la misma”, agregó, en referencia a sus acompañantes.

Cientos de refugiados esperaban al líder católico en el campo de Moria, con carteles con inscripciones como “queremos libertad” y “eres nuestra esperanza”. Jorge Mario Bergoglio saludó a una decena de niños, la mayoría de los cuales hicieron solos el peligroso viaje por mar desde Turquía a Grecia y consoló a una mujer que se echó a llorar y le rogó que se la llevara con él.

Muchos relataron al religioso las terribles experiencias que han vivido hasta ahora.

Llamado a Europa

Durante su visita, Francisco, Bartolomé I y Jerónimo II firmaron una declaración conjunta en la que piden una respuesta más solidaria ante la crisis de los refugiados. En esta declaración describen la situación como “una de las más graves crisis humanitarias desde el final de la Segunda Guerra Mundial” y solicitan a la comunidad internacional que responda con “solidaridad, compasión, generosidad y un inmediato compromiso efectivo de recursos”.

Asimismo, Francisco hizo un llamado a Europa a respetar y defender los derechos humanos y entender que los refugiados son, ante todo, seres humanos y no números. “La preocupación de las instituciones y de la gente, tanto aquí en Grecia como en otros países de Europa, es comprensible y legítima. Sin embargo, no debemos olvidar que los emigrantes, antes que números son personas, son rostros, nombres, historias”, dijo el pontífice católico.

Francisco: «Este es un viaje marcado por la tristeza»

- «Este es un viaje un poco diferente de los demás. Está marcado por la tristeza». Es lo que Papa Francisco dijo al saludar a los periodistas que lo acompañan en el vuelo desde Roma a Lesbos esta mañana.

«En los viajes apostólicos se hacen muchos encuentros, pero este es un viaje marcado por la tristeza, un viaje triste. Nosotros vamos a encontrar la catástrofe humanitaria más grande después de la Segunda Guerra Mundial».

Francisco “Este es un viaje triste”

«Veremos a mucha gente que sufre —continuó Francisco—, que es obligada a huir y no sabe a dónde ir. Vamos a visitar también un cementerio en el mar en el que se ha ahogado tanta gente».

«Esto no lo digo para amargar —concluyó el Papa— sino para que su trabajo de hoy pueda transmitir en sus medios el estado de ánimo con el que hago este viaje».

Papa Francisco, al bajar del avión, fue recibido con un apretón de manos por el primer ministro griego, Alexis Tsipras. También lo recibieron en el aeropuerto internacional de Mytilene el Patriarca Ecuménico de Constantinopla, Bartolomeo, y el arzobispo de Atenas y de toda Grecia, Hieronymus. Estaba presente el presidente de la Conferencia Episcopal de Grecia, mons. Fragkiskos Papamanolis.

En el encuentro privado con el Pontífice en el aeropuerto, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, agradeció al Papa por sus «mensajes contra la guerra» y por sus palabras «de acogida en un momento en el que otros líderes cristianos en Europa levantan barreras».