• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

El Papa y Venezuela

Rogó por el destino de nuestro país / Foto: Iglesia

Rogó por el destino de nuestro país / Foto: Iglesia

El papa Francisco se ocupa de Venezuela. Luego del ángelus, desde la plaza de San Pedro en el Vaticano hizo un llamado “por la dignidad de cada persona y por la sacralidad, o sea, por el carácter sagrado de cada vida humana”.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Eduardo Fernández 

También pidió la intercesión de Nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela, a quien le rogó por el destino de nuestro país. Se refirió a la situación venezolana después de condenar la persecución y el asesinato de cristianos en Siria y en Irak.

Me permito insertar el texto de la mención de S.S. el papa Francisco sobre Venezuela: el pontífice aseveró que reza por otra situación dramática, la que está viviendo Venezuela. “Deseo recordar también -dijo Francisco- a Venezuela, que está viviendo nuevamente momentos de aguda tensión”. Y afirmó: “Rezo por las víctimas, en particular por el joven asesinado pocos días atrás en San Cristóbal”. Por supuesto, se refería al caso de Kluiverth Roa, cuya muerte ha conmovido la conciencia de todos los venezolanos.

“Exhorto a todos -expresó el santo padre- a rechazar la violencia y a respetar la dignidad de cada persona y la sacralidad de la vida humana, y los animo a que retomen un camino común para el bien del país, reabriendo espacios de encuentro y de diálogo sincero y constructivo”.

El Papa concluyó sus palabras poniendo bajo la protección de María al país: “Confío aquella querida nación a la materna intercesión de Nuestra Señora de Coromoto”.

Ojalá todos le prestemos atención a la palabra del santo padre y ojalá todos nos dispongamos a acatarla y a actuar en consecuencia.

Desde hace 15 años prevalece en nuestro país la cultura de la confrontación. La estrategia del actual gobierno desde el primer día fue la de confrontar, la de dividir a los venezolanos entre buenos y malos hijos de la patria, entre revolucionarios y contrarrevolucionarios, entre amigos del imperio y enemigos del imperio.

Todo el tiempo se nos ha ido en una infecunda pelea mientras la economía se convierte en un desastre e irrumpe el desabastecimiento, la inflación y la inseguridad.

¡Ya basta de pleitos inútiles! Es el momento de recuperar un sentimiento de unidad nacional y retomar, como lo pide el santo padre, “un camino común para el bien del país reabriendo espacios de encuentro y de diálogo sincero y constructivo”. Seguiremos conversando. | Correo del Caroní